A la car­cel por un men­sa­je en Fa­ce­book ( 2

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

n su mo­men­to de ma­yor pre­sen­cia me­diá­ti­ca, Mar­tin Sh­kre­li fue lo más pa­re­ci­do a un su­per­vi­llano sa­li­do de una pe­lí­cu­la o un có­mic.

Sh­kre­li, de 34 años de edad, fue bau­ti­za­do co­mo el hom­bre más odia­do de Es­ta­dos Uni­dos en se­tiem­bre del 2015 cuan­do la com­pa­ñía pa­ra la que tra­ba­ja­ba, Tu­ring, ad­qui­rió los de­re­chos pa­ra pro­du­cir el me­di­ca­men­to Da­ra­prim –un fár­ma­co ne­ce­sa­rio en los tra­ta­mien­tos de cier­tos pa­cien­tes son sida– y au­men­tó su pre­cio en un 5.000%; la me­di­ci­na pa­só de cos­tar $13,5 por pas­ti­lla a $750.

En di­ciem­bre de ese año, Sh­kre­li fue de­te­ni­do por las au­to­ri­da­des, que lo acu­sa­ban de va­rios car­gos por frau­de du­ran­te un tra­ba­jo an­te­rior co­mo ges­tor en la em­pre­sa MSMB Ca­pi­tal y di­rec­tor de la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca Re­trop­hin.

El hom­bre más odia­do de Es­ta­dos Uni­dos se de­cla­ró inocen­te y que­dó en li­ber­tad, lue­go de can­ce­lar una fian­za mul­ti­mi­llo­na­ria.

El mes pa­sa­do, sin em­bar­go, la jus­ti­cia lo de­cla­ró cul­pa­ble de tres acu­sa­cio­nes de frau­de –lo exo­ne­ró de otras cin­co, eso sí–; se es­pe­ra co­no­cer su sen­ten­cia en enero pró­xi­mo. Sin em­bar­go, su más re­cien­te en­fren­ta­mien­to con la ley na­da tie­ne que ver con sus jui­cios por frau­de, sino con Fa­ce­book y el ca­be­llo de Hi­llary Clin­ton.

Una jue­za or­de­nó poner tras las re­jas a Sh­kre­li lue­go de que es­te pu­bli­có un men­sa­je en Fa­ce­book ofre­cien­do $5.000 a quien le con­si­guie­ra un me­chón del ca­be­llo de la ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial de­mó­cra­ta.

El men­sa­je fue pu­bli­ca­do el pa­sa­do 4 de se­tiem­bre, jus­to des­pués de que Clin­ton co­men­za­ra una gi­ra pro­mo­cio­nal de su más re­cien­te libro, ti­tu­la­do What hap­pe­ned, una cró­ni­ca de su de­rro­ta en las elecciones pre­si­den­cia­les an­te Do­nald Trump.

La juez con­si­de­ró que el men­sa­je de Sh­kre­li cons­ti­tuía un pe­li­gro pa­ra la ciu­da­da­nía, re­cha­zan­do sus ar­gu­men­tos de que sus pa­la­bras es­ta­ban am­pa­ra­das por la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Sh­kre­li ha­bía ma­ni­fes­ta­do, en su de­fen­sa, que la pu­bli­ca­ción –que por su­pues­to des­apa­re­ció de su cuen­ta– fue es­cri­ta en tono sa­tí­ri­co.

Su abo­ga­do, Ben­ja­min Braf­man, di­jo que es­ta­ban de­cep­cio­na­dos con la de­ci­sión ju­di­cial pe­ro que ten­drán que re­sig­nar­se a su cum­pli­mien­to.

7 8

3 ),5 ó á

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.