Danny bre­nes

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - ENVISTA EDICION -

n oc­tu­bre del 2012, la vi­da de Jos­hua Boy­le y Caitlan Co­le­man se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla di­fí­cil de creer.

La pa­re­ja, oriun­da de Ca­na­dá –Boy­le– y Es­ta­dos Uni­dos –Co­le­man– se en­con­tra­ba de via­je por el cen­tro y sur de Asia, una úl­ti­ma aven­tu­ra an­tes de que Caitlan die­ra a luz al pri­me­ro de sus hi­jos.

No era la pri­me­ra vez que se lan­za­ban a la ca­rre­te­ra, mo­chi­la en mano. Sien­do ado­les­cen­tes, se co­no­cie­ron en fo­ros de In­ter­net de­di­ca­dos a Star Wars y, en el 2011, en me­dio de un via­je de seis me­ses por Cen­troa­mé­ri­ca, se ca­sa­ron en Cos­ta Ri­ca.

Al año si­guien­te, se mar­cha­ron a Asia; lle­va­ban va­rios me­ses en ca­rre­te­ra cuan­do la des­gra­cia se cru­zó en su ca­mino.

Du­ran­te un des­vío en Af­ga­nis­tán, la pa­re­ja fue se­cues­tra­da por mer­ce­na­rios del Ta­li­bán mien­tras ha­cía una pa­ra­da breve en la pro­vin­cia de War­dak, a 40 ki­ló­me­tros de Ka­bul, la ca­pi­tal del país.

Allí, sus vi­das pron­to des­cen­die­ron a una ex­pe­rien­cia su­rreal y cruel. Du­ran­te sus cin­co años de se­cues­tro, la pa­re­ja fue so­me­ti­da a in­fi­ni­dad de tor­tu­ras, tan­to fí­si­cas co­mo psi­co­ló­gi­cas. Los te­rro­ris­tas vio­la­ron a Caitlan fren­te a su es­po­so y ma­ta­ron a su hi­ja re­cién na­ci­da –la pa­re­ja tie­ne dos ni­ños que na­cie­ron en cau­ti­ve­rio–; tam­bién fue­ron víctimas de un abu­rri­mien­to en­lo­que­ce­dor, pri­va­dos de cual­quier for­ma de dis­trac­ción. Pe­se al de­s­es­pe­ran­za­dor pa­no­ra­ma, hu­bo un dato en par­ti­cu­lar que Boy­le y Co­le­man no pu­die­ron creer, que fue de­ma­sia­do irra­cio­nal co­mo pa­ra sos­pe­char que era cier­to.

Mien­tras gra­ba­ban, a fi­na­les del año pa­sa­do un vi­deo di­ri­gi­do a sus fa­mi­lia­res, pro­ban­do que es­ta­ban vi­vos, Boy­le le pre­gun­tó a uno de sus cap­to­res quién ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do el se­cues­tra­dor le di­jo que Do­nald Trump, Boy­le cre­yó que se tra­ta­ba de una men­ti­ra.

“No cru­zó por mi ca­be­za la po­si­bi­li­dad de que estuviera hablando en se­rio”, di­jo al dia­rio ca­na­dien­se To­ron­to Star, una se­ma­na des­pués de que él y su es­po­sa fue­ran li­be­ra­dos y res­ca­ta­dos.

Tras su res­ca­te, la fa­mi­lia fue tras­la­da­da a Ca­na­dá, don­de ape­nas es­tán adap­tán­do­se a su nue­va vi­da en li­ber­tad, y a la nue­va ca­ra del lí­der del mun­do oc­ci­den­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.