Me que­dé sin pla­ta

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

Blas 11 de la ma­ña­na del vier­nes 24 de no­viem­bre, el ta­xis­ta me de­cía que no po­día más con to­do lo que es­ta­ba pa­san­do. Que no lo so­por­ta­ba. Lle­va­ba más de 15 mi­nu­tos atra­pa­do en una hi­le­ra de au­tos que a pe­sar de la luz ver­de, na­da avan­za­ba. Pi­tó y pi­tó co­mo ma­nia­co, y lue­go sa­có de­ba­jo del asien­to una Fan­ta Na­ran­ja que pa­re­cía bu­llir.

“Me la com­pré pa­ra al­mor­zar, pe­ro pa­re­ce que ni eso voy a po­der ha­cer”, di­jo. Mien­tras tan­to, afue­ra la gen­te en­lo­que­cía bus­can­do las me­jo­res ofer­tas.

Se­gún Luis, el ta­xis­ta, des­de las 6 a. m. ya el Black Fri­day te­nía to­ma­da la ciu­dad. Con es­te even­to, que na­ció en Es­ta­dos Uni­dos, se inau­gu­ra ofi­cial­men­te la tem­po­ra­da de com­pras na­vi- de­ñas. Luis me te­nía que lle­var a la Pla­za de la Cul­tu­ra, pe­ro a me­dio ca­mino se rin­dió y me pi­dió que por fa­vor lo de­ja­ra ir. A es­tas al­tu­ras, es di­fí­cil sa­ber si la con­ges­tión es­ta­ba in­fluen­cia­da por el Black Fri­day, o si era lo que ya sa­be­mos que pa­sa to­dos los días en es­te país. De cual­quier for­ma, el es­ce­na­rio era te­rro­rí­fi­co. El caos vial pa­re­cía no ce­sar a me­dio día. De pron­to, las ace­ras no da­ban abas­to. Es­ta­ba atra­pa­da en el par­que de las Ga­ran­tías So­cia­les.

“To­do el mun­do an­da muy ata­ran­ta­do, y es­pé­re­se que sean las seis de la tar­de. Na­die va a ca­ber en San Jo­sé”, ase­gu­ró don Ge­rar­do, un se­ñor que ven­de li­mo­nes por las pa­ra­das de Za­po­te.

La Ave­ni­da Cen­tral pa­re­cía ser tie­rra de na­die. Al­gu­nas tien­das, esas que di­cen “To­do a ¢1000” sa­ca­ron a sus chi­cos más en­tu­sias­tas a me­dia ave­ni­da pa­ra que gri­ta­rán con un mi­cró­fono las me­jo­res ofer­tas. Otros co­mer­cios com­pe­tían por cual po­nía la mú­si­ca más al­to. No im­por­ta­ba si era la mis­ma emi­so­ra. Has­ta la car­ni­ce­rías te­nían ró­tu­los con nú­me­ros fos­fo­res­cen­tes.

El gru­po de señores que to­can con una ma­rim­ba cer­ca de la tienda Uni­ver­sal, pa­re­cían no en­ten­der lo qué pa­sa­ba, y ca­da vez que po­dían al­za­ban el pe­sa­do ins­tru­men­to pa­ra tras­la­dar­se a un es­pa­cio más tran­qui­lo. Huían de unas vo­ces ne­cias –que no sa­bía­mos de don­de sa­lían– ofre­cien­do lí­neas ce­lu­la­res y un chu­rro re­lleno.

En el pri­mer pi­so de esa tienda, las se­ño­ras es­ta­ban vuel­tas locas con los des­cuen­tos en ma­qui­lla­jes y per­fu­mes. Las chi­cas que ofre­cían los pro­duc­tos, se acer­ca­ban pa­ra ofre­cer pol­vos con mi­ne­ra­les, pa­ra es­con­der arru­gas, pa­ra acla­rar la piel, pa­ra re­lle­nar las lí­neas de ex­pre­sión, pa­ra...

En otras tien­das cer­ca­nas a la Uni­ver­sal, el zum­bi­do era el mis­mo. Las per­so­nas que in­gre­sa­ban a los co­mer­cios pa­re­cían lle­var den­tro un cro­nó­me­tro, que les ad­ver­tía que pron­to to­do iba a aca­bar. El ba­rrio Chino tam­bién su­frió las con­se­cuen­cias de la so­cie­dad del con­su­mo. Un co­mer­cio sa­có a la ca­lle te­le­vi­so­res, za­pa­tos, lim­pio­nes, de to­do. Y la tienda de al la­do pu­so afue­ra un par­lan­te que rom­pía con to­dos los pa­rá­me­tros de res­pe­to al pró­ji­mo. En una ban­ca del ba­rrio, un gru­po de se­ño­ras tra­ta­ban de ha­blar, pe­ro gri­tar can­sa. Una de ellas no en­ten­día por qué el vo­lu­men tan al­to; la otra de­cía que era una es­tra­te­gia de mer­ca­do pa­ra atraer clien­tes.

“Ah pe­ro más bien a mí me dan ga­nas de ni en­trar”, re­fu­tó una ter­ce­ra con la que to­das es­tu­vie­ron de acuer­do. No es ne­ce­sa­rio ver per­so­nas aplas­tar a otras per­so­nas por un te­le­vi­sor, ni a mul­ti­tu­des co­rrien­do por el úl­ti­mo modelo del iP­ho­ne pa­ra per­ci­bir la vio­len­cia y el aco­so por par­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les. Es co­mo si a tra­vés de los in­sis­ten­tes sa­lu­dos, ofre­ci­mien­tos, mi­ra­das, la mú­si­ca vul­gar­men­te al­ta, los hom­bres con mi­cró­fo­nos en me­dia ave­ni­da, y los ró­tu­los neón, qui­sie­ran anu­lar cual­quier ca­pa­ci­dad de ra­cio­ci­nio y pen­sa­mien­to. Ca­si siem­pre triun­fan.

A las seis de la tar­de, la pro­fe­cía de don Ge­rar­do se cum­plió. Los ne­go­cios am­bu­lan­tes se be­ne­fi­cia­ron del Black Fri­day y al­gu­nos ven­de­do­res de chan­ces desea­ban que “oja­lá to­dos los días fue­ran así”.

A las 8, ya Jes­si­ca, quien ven­de agua­ca­tes y to­ma­tes por el Co­rreo, es­ta­ba tran­qui­la por­que dos ho­ras an­tes lo ha­bía ven­di­do to­do. Con­tó que aho­ra po­día ir­se tem­prano a su ca­sa. La úni­ca pre­gun­ta que me que­dó en­ton­ces fue:

¿Quién con­su­me a quién? Mien­tras mi­ra­ba a to­das esas per­so­nas, al­go ago­bia-

das y muy in­có­mo­das al­zan­do bol­sas plás­ti­cas con ca­jas de cartón den­tro, mien­tras in­ten­ta­ba no pres­tar­le aten­ción a la claus­tro­fo­bia que to­do me pro­vo­ca­ba, de­jé de en­ten­der to­do lo que me ro­dea­ba. Mi fa­mi­lia no es re­li­gio­sa ni se obli­ga a ce­le­brar la Na­vi­dad, pe­ro siem­pre nos reu­ni­mos el 24, y ce­na­mos y nos ve­mos las ca­ras un ra­to.

Pe­ro jus­to en me­dia ave­ni­da, me di cuen­ta que no ten­go la más mí­ni­ma idea por­qué es­ta ce­le­bra­ción de­man­da tan­to con­su­mo. ¿Por qué to­dos los año hay que com­prar bol­sas ro­jas es­car­cha­das, he­chas de un ma­te­rial que pa­re­ce nun­ca des­com­po­ner­se? ¿Por qué hay ár­bo­les de plás­ti­co con lu­ces den­tro de una sa­la? ¿Por­qué hay ca­rros que tie­nen ca­chos de ve­na­do y na­ri­ces ro­jas?

El año pa­sa­do, se re­por­tó que los cos­ta­rri­cen­ses gas­ta­mos en pro­me­dio ¢196.154 du­ran­te el Black Fri­day.

De acuer­do con La Na­ción, el aná­li­sis lo reali­zó Uni­mer por quin­to año con­se­cu­ti­vo, y se ba­só en una en­cues­ta rea­li­za­da a 800 per­so­nas que vi­ven en la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM) ur­bano y ru­ral, que tie­nen en­tre 18 y 65 años de edad, hom­bre y mu­je­res.

El so­ció­lo­go fran­cés Pie­rre Bour­dieu, so­lía de­cir que pa­ra ser ca­paz de dis­cri­mi­nar los ar­tícu­los de con­su­mo con res­pec­to a su va­lor hay que es­tar edu­ca­do pa­ra ello. Es­to im­pli­ca apren­der há­bi­tos men­ta­les que nos per­mi- ten re­co­no­cer el con­su­mo de­co­ro­so.

“Los in­di­vi­duos si­guen unas prác­ti­cas de con­su­mo que les per­mi­ten ma­ni­fes­tar su per­te­nen­cia a un gru­po so­cial con el que se iden­ti­fi­can, pe­ro que ade­más les per­mi­te ex­pre­sar su uni­ci­dad, sus gus­tos per­so­na­les”, di­jo el fi­ló­so­fo ale­mán Georg Sim­mel. Por es­to, es que a la Na­vi­dad tam­bién le lla­man “la tra­di­ción del con­su­mo”, por­que la ce­le­bra­da fe­cha –al fi­nal del día– ter­mi­na sien­do

3 # ( # ó ; 6 < )1 , ó , . H é á )

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.