BE­NI­TO FLO­RO

EL HOM­BRE DE­TRÁS DEL TÉC­NI­CO QUE CAU­SÓ RE­VUE­LO

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - PERSONAJES NOTICIOSOS 2017 - ) **+ ,+ Í +

Su ros­tro se­rio no so­lía cam­biar; el ba­jo tono de voz que com­pli­ca­ba des­ci­frar sus pa­la­bras au­men­tó en al­gu­nos mo­men­tos, ca­si dan­do la im­pre­sión de ser un mal­hu­mo­ra­do.

Du­ran­te su pe­ri­plo por el país, Be­ni­to Flo­ro siem­pre fue un hom­bre de po­cas son­ri­sas. La pri­me­ra, la apre­cia­mos en to­do su es­plen­dor el 26 de di­ciem­bre del 2016, cuan­do arri­bó al Ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, con el país en­vuel­to aún en ai­res na­vi­de­ños, y fue re­ci­bi­do en ese mo­men­to co­mo la gran es­pe­ran­za de sal­va­men­to pa­ra un Ala­jue­len­se que, con la his­to­ria de Be­ni­to ya fi­ni­qui­ta­da, aún si­gue su­mi­do en un mar de du­das.

Aho­ra bien, su es­ti­lo par­co a la ho­ra de di­ri­gir y con­ver­sar con la pren­sa, es so­lo eso, su es­ti­lo. In­clu­so, una vez que ter­mi­na­ba de di­ri­gir un par­ti­do, se le po­día apre­ciar des­de le­jos son­rien­te y dis­ten­di­do, a pe­sar de que ra­ra vez los nú­me­ros de su equi­po ju­ga­ran a su fa­vor.

Sus alle­ga­dos den­tro y fue­ra del ám­bi­to fut­bo­lís­ti­co en el país, lo con­fir­man. Va­rias fuen­tes co­men­ta­ron lo mis­mo: “Tie­ne un gran sen­ti­do del hu­mor”.“Es una per­so­na jo­vial”. “En la me­sa es el que po­ne los chis­tes”.“Uno se mue­re de ri­sa cuan­do es­tá con él”, nos con­ta­ron.

Pe­ro ya se sa­be que las apa­rien­cias en­ga­ñan y la nu­be ne­gra que cu­brió su es­ta­día en el ban­qui­llo li­guis­ta, en cuan­to

a re­sul­ta­dos, tam­po­co le gran­jea­ba sim­pa­tías ni de ro­ji­ne­gros ni de la ma­yor par­te de la afi­ción. So­so, lo ha­brían per­ci­bi­do mu­chos.

Eso sí, lle­gó a sa­car el to­re­te que lle­va den­tro en va­rias opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do cuan­do los dar­dos de los pe­rio­dis­tas in­sis­tían en su sa­li­da del equi­po o re­pa­ra­ban en las cláu­su­las de su con­tra­to.

En un pro­yec­to en el que no lo­gró cum­plir ni el 30% del pla­zo tra­za­do (tres años), tu­vo po­cas emo­cio­nes, o al me­nos la ma­yo­ría del tiem­po las vi­vió sin evi­den­ciar­las.

No le gus­ta­ba de­jar na­da al azar, in­clu­so pre­vio a las con­fe­ren­cias de pren­sa es­tu­dia­ba con Fer­lin Fuen­tes, en­car­ga­do de co­mu­ni­ca­ción ala­jue­len­se, cuál se­ría un po­si­ble es­ce­na­rio y an­te qué pre­gun­tas se en­fren­ta­ría.

“Es una per­so­na con un gran do­mi­nio del mo­men­to, con ecua­ni­mi­dad pa­ra in­ten­tar lle­var ade­lan­te lo que en ese mo­men­to po­dría lla­mar­se un pro­ble­ma”, afir­ma Ale­jan­dro Vi­lle­gas, pre­pa­ra­dor fí­si­co de la Li­ga y ami­go cer­cano.

Nin­gu­na per­so­na con­sul­ta­da se atre­ve a de­cir si el es­tra­te­ga se fue tris­te o de­si­lu­sio­na­do del país, pe­ro sí sa­ben que a sus 65 años, la ex­pe­rien­cia flo­re­ce en es­ce­na­rios de ten­sión.

/ ) , + )+ Ó Ñ+

El pe­so de su cu­rrícu­lo, aun­que añe­jo, lo hi­zo co­brar al­tas su­mas de di­ne­ro, pe­ro tam­bién trans­mi­tir uno que otro apren­di­za­je o con­se­jo so­bre la gra­mi­lla del Mo­re­ra So­to.

Ale­jan­dro Vi­lle­gas lo de­fi­ne co­mo un pe­da­go­go del fút­bol. “Mu­chas ve­ces lo vi en la can­cha qui­tán­do­se un ta­co y que­dan­do en me­dia, o sin me­dia, pa­ra ex­pli­car­le al ju­ga­dor co­mo po­ner los pies, có­mo po­ner el ar­co...”.

Esa siem­pre ha si­do su pre­fe­ren­cia: ser un for­ma­dor. Ya lo ha­bía re­co­no­ci­do a es­te dia­rio en 1996, cuan­do La Na­ción le hi­zo una en­tre­vis­ta por­que so­na­ba co­mo can­di­da­to pa­ra di­ri­gir a la Se­lec­ción Na­cio­nal.

“El fút­bol es la ma­yor mo­ti­va­ción de mi vi­da y mi otra pro­fe­sión es la de pro­fe­sor de es­cue­la. Por eso me en­can­ta en­se­ñar al fut­bo­lis­ta jo­ven... esa es mi ma­yor vo­ca­ción”.

Du­ran­te es­te tiem­po na­da cam­bió. Su en­torno gi­ra al­re­de­dor de ello, en su ca­sa de­di­ca ho­ras al es­tu­dio y edi­ción de vi­deos. Cuan­do lo ocu­pa otra ac­ti­vi­dad, se ol­vi­da por com­ple­to de la pe­lo­ta, so­bre to­do si se re­fie­re a mú­si­ca o gas­tro­no­mía.

Flo­ro no tras­la­da el tra­ba­jo a sus con­ver­sa­cio­nes. Iró­ni­ca­men­te, ha­bla po­co de fút­bol.

Cuan­do no es­ta­ba di­ri­gien­do, le­yen­do un li­bro o co­ci­nan­do pa­ra él y sus in­vi­ta­dos, era fá­cil en­con­trar­lo en el res­tau­ran­te Co­mo en Ca­sa, en Ala­jue­la.

Ese fue su lu­gar fa­vo­ri­to pa­ra co­mer un sal­món, el pla­to que más le so­li­ci­tó a Cris­ti­na Gu­tié­rrez, la pro­pie­ta­ria del es­ta­ble­ci­mien­to.

Uno de sus pla­ce­res es dis­fru­tar de la bue­na co­mi­da, pe­ro sin ex­ce­sos. Su fí­si­co de­la­ta los há­bi­tos ali­men­ti­cios.

La car­ne no es­tá den­tro de su die­ta; nun­ca so­li­ci­tó un pos­tre, pe­ro la por­ción de cho­co­la­te ne­gro y la ta­za de té de man­za­ni­lla eran in­fal­ta­bles después de co­mer.

Du­ran­te mu­chas de esas ce­nas so­nó el fla­men­co an­te su pe­ti­ción y de es­ta dan­za po­día con­ver­sar por ho­ras.

La úl­ti­ma vez que re­gre­só a ese res­tau­ran­te lo hi­zo pa­ra des­pe­dir­se, por­que el em­pe­dra­do ca­mino en Ala­jue­len­se lle­gó a un fi­nal tan es­pe­ra­do co­mo ne­ce­sa­rio.

No era di­fí­cil de pre­sen­tir­lo, aun­que él no men­cio­nó pa­la­bra al­gu­na al res­pec­to, y fue has­ta ese lu­nes, cuan­do lle­gó a un arre­glo con la Li­ga, que em­pe­zó a des­pe­dir­se.

“Al ra­to de ha­ber to­ma­do una de­ci­sión me lla­mó y me di­jo: ‘Ya no voy más, se ter­mi­nó”’, re­cuer­da Vi­lle­gas.

A ca­si cua­tro me­ses des­de esa lla­ma­da, no ol­vi­da Cos­ta Ri­ca. A 8.700 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia con­ser­va el víncu­lo que em­pe­zó ha­ce más de 20 años atrás.

Su amis­tad con los ex­por­te­ros Ga­be­lo Co­ne­jo y Frank Ca­ri­llo siem­pre lo man­tu­vie­ron li­ga­do al país y las nue­vas re­la­cio­nes crea­das du­ran­te su es­ta­día en el 2017 lo re­for­za­ron.

Des­de Si­lla, Va­len­cia, ciu­dad don­de per­ma­ne­ce al la­do de su es­po­sa y dis­fru­ta de la eta­pa co­mo abuelo, ha con­sul­ta­do por los co­lo­res ro­ji­ne­gros y por la Se­lec­ción Na­cio­nal.

“Siem­pre ha­bla­mos y pre­gun­ta có­mo le va (al equi­po)”,

LE­JOS DE LA IMA­GEN QUE PO­DRÍA PER­CI­BIR­SE, SUS ALLE­GA­DOS LO DES­CRI­BEN CO­MO JO­VIAL Y CON SEN­TI­DO DEL HU­MOR

cuen­ta Vi­lle­gas.

Él ase­gu­ra que el es­tra­te­ga guar­da ca­ri­ño por el club del que sa­lió lue­go de ocho me­ses sin en­con­trar los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, lleno de crí­ti­cas y con un sin­fín de cues­tio­na­mien­tos por su sa­la­rio.

De eso no que­ría sa­ber más. Pa­ra es­ta re­se­ña no acep­tó ser en­tre­vis­ta­do. Den­tro de su có­di­go di­ce te­ner una re­gla de no ha­blar so­bre los equi­pos en los que ya no es­tá, se­gún me hi­zo sa­ber me­dian­te un men­sa­je de What­sApp.

Por esa mis­ma vía le di­jo a Juan Vi­cen­te Car­va­jal, su ami­go y agen­te de ju­ga­do­res, sen­tir­se fe­liz por la cla­si­fi­ca­ción de la Tri­co­lor al Mun­dial 2018.

“Me pi­dió que le trans­mi­tie­ra un sa­lu­do y fe­li­ci­ta­ción a Ós­car Ra­mí­rez”, re­cor­dó Car­va­jal.

Pro­ba­ble­men­te ese in­te­rés de­mues­tre que el pa­so tur­bu­len­to de téc­ni­co y di­rec­tor de­por­ti­vo es­tu­vo le­jos de su es­tan­cia en un país que se le hi­zo fa­mi­liar en po­co tiem­po.

+* -+ +,. +

- 0 +, +

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.