á 2

3 ó & $ ' " ó ) ó ! $

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN - 9,-Í2 CÁ0D,3E

Diay, las le­yes del ‘ta­bo’”, me con­tes­ta Da­niel cuan­do le pre­gun­to por el sig­ni­fi­ca­do de los ta­tua­jes que cu­bren su bra­zo iz­quier­do. “Ver, oír, ca­llar”.

Las di­ce co­mo quien re­ci­ta de me­mo­ria los man­da­mien­tos. Apren­der a “ca­near” im­pli­ca co­no­cer sus re­glas, asu­mir­las y en su ca­so, lle­var­las en su piel en for­ma de ca­la­ve­ras pa­ra no ol­vi­dar­las nun­ca.

Da­niel tie­ne la tez mo­re­na, ci­ca­tri­ces en sus bra­zos, ca­ra de ni­ño y su ho­ja de de­lin­cuen­cia man­cha­da. Ape­nas ha des­con­ta­do en pri­sión dos de los quin­ce años que dic­ta su con­de­na.

“Es­te es el nom­bre de mi ma­má que es­tá muer­ta, una rosa y amor por siem­pre”, con­ti­núa mien­tras se­ña­la la pa­la­bra ‘Mag­da­le­na’ en su pe­cho des­cu­bier­to. Más aba­jo, dos ci­ca­tri­ces en su ab­do­men ates­ti­guan que una ba­la en­tró y sa­lió. Con seis pa­la­bras lo re­su­me: “Pro­ble­mas de ban­das en la ca­lle”.

“Es­te el nom­bre de mi hi­jo, que tie­ne dos años. Es­te es de la vi­da a la muer­te en menos de un mi­nu­to por una vez que nos pa­sa­ron pa­ra má­xi­ma du­ran­te 24 ho­ras. Es­te es un sol­da­do es­par­tano, siem­pre pa­ra ade­lan­te y lis­to pa­ra lu­char”. La lis­ta con­ti­núa. Al in­gre­sar al Cen­tro Es­pe­cia­li­za­do Ofe­lia Vin­cen­zi (ám­bi­to de Adul­to Jo­ven de La Re­for­ma), el ve­cino de San Se­bas­tián de 20 años no te­nía nin­gún ta­tua­je. Aho­ra su pe­cho y bra­zos son un lien­zo de di­bu­jos in­mor­ta­li­za­dos que cuen­tan his­to­rias.

La ma­yo­ría de los mu­cha-

“chos con los que con­ver­so ese día me cuen­tan que fue has­ta que ca­ye­ron pri­va­dos de li­ber­tad que co­men­za­ron a “ra­yar­se”. Los ta­tua­jes en los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios son su es­ca­pe y su for­ma de cal­zar, de per­te­ne­cer a un mun­do di­fe­ren­te al que no los acep­tó es­tan­do li­bres.

Tin­ta y agu­jas les ayu­dan a re­cor­dar y a sa­nar. A lle­var con ellos los nom­bres de esas per­so­nas y ra­zo­nes que los es­pe­ran afue­ra, y los que no. A se­llar men­sa­jes que los man­ten­gan con los pies en la tie­rra en un lu­gar en el que el en­cie­rro los con­su­me por den­tro.

$?2 1-1Ó

La cul­tu­ra del ta­tua­je car­ce­la­rio no es al­go nue­vo, ex­pli­ca Manuel Mo­ra, su­per­vi­sor de Se­gu­ri­dad de la Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de San Se­bas­tián. Siem­pre ha pa­sa­do, pa­sa y se­gui­rá pa­san­do.

“Es­tas co­sas son prohi­bi­das den­tro de los cen­tros pe­na­les. No es de aho­ra, sino de to­da la vi­da. Yo he tra­ba­ja­do 29 años en el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio y siem­pre ha exis­ti­do”, ase­gu­ra.

Re­cuer­da que los años que tra­ba­jó en La Re­for­ma, los pri­va­dos de li­ber­tad los uti­li­za­ban co­mo una for­ma de iden­ti­fi­car­se con al­gu­na ban­da. “En esos tiem­pos mu­chos per­te­ne­cían a pan­di­llas. Ha­bía una que se lla­ma­ba ‘los 300’. Per­te­ne­cer a esa pan­di­lla era ha­cer­se fa­mo­so. Ya con so­lo que le vie­ran el 300 o ‘las hie­nas’ (otra pan­di­lla), eran te­mi­bles”.

Los tiem­pos han cam­bia­do. Los sig­ni­fi­ca­dos de los ta­tua­jes ya no es­tán ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­dos con gru­pos de­lic­ti­vos, pe­ro la tra­di­ción no ha muer­to.

Ta­tuar clan­des­ti­na­men­te

8<$<= 4<% ,?Á

4 ñ ) * 2 4 9 ?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.