Mi ma­dre, la re­li­gión y yo

¿ 51*+&, 5á' $3 (*.5, 8#$ $3 ,5*+> ¿ 51*+&, 5á' 3, 3)4$+&,( 8#$ $3 +$'1$&*> %, 6)'&*+), 1$+'*%,3 ($ 1#%&*' )%&$+5$()*'

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS - E 8

a úl­ti­ma vez que in­ten­té re­zar fue el día en que fa­lle­ció mi ma­dre, ha­ce ca­si seis años. Mien­tras las má­qui­nas de la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos a las que es­ta­ba co­nec­ta­da la man­te­nían vi­va, yo deam­bu­lé por los pa­si­llos del Hos­pi­tal Max Pe­ral­ta, de Car­ta­go, has­ta to­par con la ca­pi­lla.

In­gre­sé, más mo­vi­do por la de­s­es­pe­ran­za que por la fe, me hin­qué en una ban­ca y di­ri­gí mi mi­ra­da ha­cia el al­tar.

En si­len­cio, con la voz en mi ca­be­za, in­ten­té ar­mar ora­cio­nes y re­zos que re­cor­da­ba de otras épo­cas de mi vi­da. No lo­gré ter­mi­nar nin­gu­na, no por­que no las re­cor­da­ra, sino por­que no se sen­tían ge­nui­nas.

Re­me­mo­ré en­ton­ces lo que me di­je­ron, durante años, dis­tin­tas autoridades de mi crian­za ca­tó­li­ca: maes­tras de ca­te­cis­mo, la se­ño­ra del cur­so de con­fir­ma­ción, el pro­fe­sor de re­li­gión de co­le­gio, mi pro­pia ma­dre, to­dos en al­gún mo­men­to u otro me di­je­ron que re­zar no te­nía que ser, ne­ce­sa­ria­men­te, se­guir al pie de la le­tra una ple­ga­ria; po­día, sim­ple­men­te, ha­blar con Dios.

In­ten­té eso. In­ten­té, in­clu­so, ra­zo­nar con Dios, muy ins­pi­ra­do en lo que ha­bía visto en de­ce­nas de pe­lí­cu­las o se­ries de te­le­vi­sión: “Ho­la, Dios. Tan­to tiem­po”. No hu­bo ca­so. Pron­to, me re­sig­né y re­gre­sé la UCI. Allí, en com­pa­ñía de mi fa­mi­lia, me pre­pa­ré pa­ra re­ci­bir el gol­pe más sig­ni­fi­ca­ti­vo de mi vi­da: mi ma­dre se iba a mo­rir y eso no lo po­día evi­tar na­die, ni yo ni nin­gún otro ser, te­rre­nal o no.

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.