UN­TA­DA DE ACEI­TE

NE­CE­SI­TO UR­GEN­TE­MEN­TE APREN­DER A DE­JAR PA­RA MA­ÑA­NA LAS CO­SAS QUE PUE­DO HA­CER HOY.

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

Ún­te­se de acei­te y que to­do le res­ba­le”, me de­cía y me di­ce mi tía Yi­pi ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad, ca­da vez que me ve an­gus­tia­da por al­go. Yo la es­cu­cho, me sé la fra­se de me­mo­ria, pe­ro qué po­ca ca­pa­ci­dad ten­go pa­ra po­ner­la en prác­ti­ca.

A mí me en­can­ta­ría vi­vir un­ta­da de acei­te. Me en­can­ta­ría que las co­sas me im­por­ta­ran un po­co me­nos y que mis preo­cu­pa­cio­nes se re­du­je­ran so­lo a sa­car­le son­ri­sas a mi hi­ja.

Sin em­bar­go, per­dí tres ki­los en una se­ma­na sin ha­cer nin­gún es­fuer­zo; se com­bi­nó el es­trés del tra­ba­jo, las an­gus­tias dia­rias, la dis­cu­sión ma­ri­tal, la ro­pa que ten­go sin la­var.

Tres ki­los, se­ño­res y se­ño­ras. La gen­te que me ve más fla­ca me fe­li­ci­ta. Yo no sé si dar las gra­cias o ex­pli­car­les que fue sin in­ten­ción, que no so­lo per­dí pe­so; se­gu­ra­men­te tam­bién se me fue­ron años de vi­da, me es­tán sa­lien­do arru­gas y mi vi­ti­li­go se vol­vió a al­bo­ro­tar. Así las co­sas, a mí que me de­vuel­van mi gra­si­ta cor­po­ral.

Ne­ce­si­to ur­gen­te­men­te apren­der a de­jar pa­ra ma­ña­na las co­sas que pue­do ha­cer hoy. Ne­ce­si­to ur­gen­te­men­te apren­der a ha­cer una sies­ta sin le­van­tar­me ca­da diez mi­nu­tos a ano­tar los pen­dien­tes en un pa­pe­li­to, pa­ra que no se me ol­vi­den. Qui­tar­me, de una vez por to­das, la pé­si­ma ma­ña de que­rer te­ner­lo to­do ba­jo con­trol.

Ten­go una men­te hi­per­ac­ti­va. Dí­gan­me si a us­te­des no les pa­sa es­to: van por un va­so de agua, el agua les re­cuer­da que hay que echar­le agua a las ma­tas; a las ma­tas hay que abo­nar­las, las abo­nan; el abono es­tá a la par del ja­bón, en­ton­ces apro­ve­chan pa­ra la­var la ro­pa; la ro­pa hay que sa­car­la al sol y se to­pan con una caca del pe­rro, re­co­gen la caca; echan las ca­cas a la ba­su­ra y de una vez sa­can la bol­sa de ba­su­ra fue­ra pa­ra que la ca­sa no se pon­ga he­dion­da...

Du­ré dos ho­ras y, al fi­nal, ni si­quie­ra to­mé agua. ¿Les su­ce­de?

Ima­gí­nen­se lo que sig­ni­fi­ca pa­ra mí sa­lir de la ca­sa. An­tes de cru­zar la puer­ta ten­go que de­jar ab­so­lu­ta­men­te to­do re­co­gi­do, lis­to, lim­pio y oja­lá ade­lan­ta­das las ta­reas de la no­che.

Je­fe­ci­ta: no lle­go tar­de a la ofi­ci­na por irres­pon­sa­ble, to- do lo con­tra­rio: la ama de ca­sa res­pon­sa­ble se apo­de­ra de mí. Por suer­te, mi je­fa sa­be que tam­bién soy así en el tra­ba­jo: es­toy ade­lan­tan­do los te­mas de agos­to. ¡Agos­to! Es­ta­mos en abril. Sí, qui­zá soy ob­se­si­va. No pue­do te­ner no­ti­fi­ca­cio­nes pen­dien­tes en el ce­lu­lar, ja­más co­rreos elec­tró­ni­cos sin leer, nun­ca guar­do con­ver­sa­cio­nes de What­sApp que no sean los chats del día, bo­rro to­das las fo­tos que me pa­rez­can in­ne­ce­sa­rias. Lim­piar, lim­piar, bo­rrar, bo­rrar, por­que en el or­den es­tá Dios; y eso, se­ño­res y se­ño­ras, en épo­ca de to­ne­la­das de ba­su­ra di­gi­tal, es una ar­dua ta­rea dia­ria. ¿Ven qué fuer­te ca­ló ha­ber­me me­ti­do en la co­mi­sión de aseo y or­na­to en cuar­to gra­do de la es­cue­la? Al­guien que le di­ga a la ni­ña Ro­si­ta que po­ner a los ni­ños a lim­piar, pu­pi­tre por pu­pi­tre, pue­de te­ner con­se­cuen­cias gra­ves a lar­go pla­zo. ¡Ay, tía Yi­pi, có­mo me gus­ta­ría vi­vir un­ta­da de acei­te! Que to­do me res­ba­le, ser más va­le­ver­guis­ta, apren­der a dor­mir ple­na­men­te e in­terio­ri­zar que los pro­ble­mas que no se re­suel­ven hoy, se re­sol­ve­rán ma­ña­na. Vi­vir el aquí y el aho­ra, hun­dir­me en las son­ri­sas de Ju­lia­na sin que nin­gún otro rui­do men­tal in­ter­fie­ra. Iró­ni­ca­men­te, hay al­go que sí ven­go de­jan­do pa­ra ma­ña­na a pe­sar de que lo pue­do ha­cer hoy: me­di­tar. ¿Se­rá es­ta mi me­di­ci­na? Ma­ña­na em­pie­zo, lue­go les cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.