Otra ‘ro­me­ría’ irá a Rohr­mo­ser pa­ra pe­dir el sí a Ós­car Arias

AVo­ce­ro: sec­to­res se unie­ron pa­ra con­ven­cer­lo de que acep­te pos­tu­la­ción

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Gerardo Ruiz R. gerardo.ruiz@na­cion.com

En agos­to ha­brá dos ro­me­rías: la tra­di­cio­nal, rum­bo a la ba­sí­li­ca de la Vir­gen de los Án­ge­les, y la po­lí­ti­ca, que se en­ca­mi­na­rá ha­cia Rohr­mo­ser, a la ca­sa del ex­pre­si­den­te Ós­car Arias.

Allí irán re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sos sec­to­res del Par­ti­do Li­be­ra­ción Na­cio­nal (PLN) y gru­pos de jóvenes a so­li­ci­tar­le a Arias que aban­do­ne su vi­da de con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les, doc­to­ra­dos ho­no­ris causa de uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras y lec­tu­ras re­po­sa­das, pa­ra que dis­pu­te, por ter­ce­ra vez, la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 2018.

Por ahora, el No­bel de la Paz 1987 ali­men­ta el enig­ma y las an­sias del aris­mo, al ne­gar­se a res­pon­der si des­pués de cin­co me­ses de meditación, se acer­ca más al sí o al no a una nue­va cam­pa­ña po­lí­ti­ca.

Eso sí, es­te lu­nes afir­mó con cla­ri­dad que no le ce­rra­rá la puer­ta de su ca­sa a na­die que le so­li­ci­te una ci­ta pa­ra pe­dir­le que eva­lúe en­trar otra vez a la lu­cha por la si­lla de Za­po­te, co­mo lo hi­zo, con éxi­to, en las cam­pa­ñas de 1986 y el 2006.

Miguel Gui­llén, aris­ta de años y ami­go personal del ex­pre­si­den­te, co­men­tó a La Na­ción­que ya han so­li­ci­ta­do ci­ta pa­ra ha­blar con Arias los de­le­ga­dos de los sec­to­res más tra­di­cio­na­les de Li­be­ra­ción Na­cio­nal.

Gui­llén ci­tó, en­tre es­tos, los mo­vi­mien­tos so­li­da­ris­ta, coope­ra­ti­vis­ta y co­mu­nal. Tam­bién di­jo que va­rios em­pre­sa­rios se sen­ta­rán a la me­sa, con la in­ten­ción de con­ven­cer a Arias Sánchez de que dé el sí a la can­di­da­tu­ra.

Ae­sos gru­pos, se­gún Gui­llén, se su­mó un mo­vi­mien­to “fuerte” de jóvenes pro­fe­sio­na­les que se ar­ti­cu­ló a tra­vés de re­des so­cia­les y que vi­si­ta­rá a Arias el 13 de agos­to, pa­ra co­mu­ni­car­le que lo con­si­de­ran el único po­lí­ti­co ca­paz de sa­car a Cos­ta Ri­ca de la in­go­ber­na­bi­li­dad.

Fe­de­ri­co Ruiz Wil­son, uno de los ac­ti­vis­tas en fa­vor de una nue­va can­di­da­tu­ra de Arias, di­jo lo si­guien­te: “(La vi­si­ta) no es un asun­to del PLN, sino que in­vo­lu­cra a gen­te que, sin ne­ce­sa­ria­men­te te­ner co­lor po­lí­ti­co o par­ti­da­rio, tie­ne preo­cu­pa­cio­nes por el país y con­si­de­ra que don Ós­car es el único po­lí­ti­co con pro­ba­da ca­pa­ci­dad de go­ber­nar”.

El ex­dipu­tado y ex­pre­si­den­te del PLN, Francisco Antonio Pacheco, di­jo que a es­tas al­tu­ras, no sabe “ab­so­lu­ta­men­te na­da” so­bre los mo­vi­mien­tos que se es­tán coor­di­nan­do pa­ra so­li­ci­tar­le a Ós­car Arias que em­pu­ñe la ban­de­ra del PLN de nuevo. Pacheco es una de las fi­gu­ras de Li­be­ra­ción más cer­ca­nas a Arias y a su her­mano, Ro­dri­go Arias.

Ós­car Arias lle­ga­ría a un par­ti­do pla­ga­do de pre­can­di­da­tos. Él se­ría el cuar­to en una lis­ta en la que ya en­tra­ron José María Fi- gue­res, Enrique Rojas Fran­co y Si­gi­fre­do Ai­za. Igual que Arias, el dipu­tado Rolando González me­di­ta su­mar­se a los as­pi­ran­tes a la no­mi­na­ción verdiblanca.

No obs­tan­te, las en­cues­tas de opi­nión si­guen co­lo­can­do a Ós­car Arias co­mo el po­lí­ti­co me­jor eva­lua­do por los cos­ta­rri­cen­ses y el ex­go­ber­nan­te ha he­cho alar­de de ese apo­yo.

En una en­tre­vis­ta con La Nación, en abril pa­sa­do, Arias afir­mó que uno de los obs­tácu­los que hay en­tre él y otra can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia es, pre­ci­sa­men­te, la in­go­ber­na­bi­li­dad.

El po­lí­ti­co, de ca­si 77 años, re­co­no­ció con cier­ta frus­tra­ción que te­me no poder lle­var a ca­bo sus ob­je­ti­vos en un ter­cer man­da­to a causa de la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca que pa­de­ce el país.

“En mi pri­mer go­bierno, lo­gré la pa­ci­fi­ca­ción de Cen­troamérica; en el se­gun­do, lo­gré in­ser­tar a la pe­que­ña eco­no­mía cos­ta­rri­cen­se en el mer­ca­do mun­dial y lo­gré aca­bar con los mo­no­po­lios.

”Ahora, ha­bría que ha­cer re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les muy pro­fun­das pa­ra poder ha­cer que la de­mo­cra­cia fun­cio­ne otra vez, pero ese no es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra pos­tu­lar­me, por­que creo que mu­chas de las co­sas que hay que cam­biar no las pue­do cam­biar.

”Se­ría muy lin­do vi­vir en un país don­de los par­ti­dos perdedores res­pe­ten lo que el can­di­da­to triun­fa­dor ofre­ce, pero Cos­ta Ri­ca no es así”, de­cla­ró en aque­lla oca­sión.

Esas du­das per­mean a un sec­tor del aris­mo que no lan­za las cam­pa­nas al vue­lo to­da­vía.

Pe­se a su cau­te­la, Pacheco elo­gió a Arias por ba­sar su de­ci­sión en un pro­ce­so de meditación que anun­ció des­de fe­bre­ro pa­sa­do.

“To­do po­lí­ti­co res­pon­sa­ble de­be­ría me­di­tar sus de­ci­sio­nes y, en ese sen­ti­do, pues lo único que hay que ha­cer es elo­giar la pru­den­cia, así co­mo la ra­cio­na­li­dad con la que don Ós­car ha pro­ce­di­do”, di­jo Pacheco.

“ES GEN­TE JO­VEN, QUE NO TIE­NE EM­PLEO, QUE VE DIS­MI­NUI­DAS SUS ES­PE­RAN­ZAS DE UN PLAN DE VI­DA, QUE A PE­SAR DE QUE LA IN­FLA­CIÓN ES­TÉ EN 0%, SIEN­TE QUE LAS CO­SAS SE EN­CA­RE­CEN. ESA GEN­TE ES LA QUE BUS­CA UN ES­PA­CIO CON DON ÓS­CAR. Miguel Gui­llén Pi­dió ci­ta a Ós­car Arias “TO­DO PO­LÍ­TI­CO RES­PON­SA­BLE DE­BE­RÍA ME­DI­TAR SUS DE­CI­SIO­NES Y, EN ESE SEN­TI­DO, PUES LO ÚNICO QUE HAY QUE HA­CER ES ELO­GIAR LA PRU­DEN­CIA ASÍ CO­MO LA RA­CIO­NA­LI­DAD CON LA QUE DON ÓS­CAR (ARIAS SÁNCHEZ) HA PRO­CE­DI­DO. Francisco A. Pacheco Ex­dipu­tado PLN

DIANA MÉN­DEZ/ARCHIVO

El ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ós­car Arias Sánchez ana­li­za si lan­zar­se por una even­tual can­di­da­tu­ra en Li­be­ra­ción Na­cio­nal, pero ha di­cho que le preo­cu­pa la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca que pa­de­ce el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.