Su­mi­te­ru Ta­ni­gu­chi

ERA UN CAR­TE­RO Em­ble­má­ti­co su­per­vi­vien­te de bom­ba ató­mi­ca

La Nacion (Costa Rica) - - OBITUARIO -

Su­mi­te­ru Ta­ni­gu­chi, AFP- que en 1945 es­ta­ba re­par­tien­do el co­rreo en Na­ga­sa­ki cuan­do EE. UU. lan­zó la bom­ba ató­mi­ca so­bre la ciu­dad, mu­rió es­te miér­co­les a los 88 años.

Con­si­de­ra­do du­ran­te un tiem­po can­di­da­to al Pre­mio No­bel de la Paz, Ta­ni­gu­chi mu­rió en un hos­pi­tal del su­r­oes­te de Ja­pó­na cau­sa de un cán­cer, in­for­mó Nihon Hi­dank­yo, un or­ga­nis­mo que re­pre­sen­ta a los so­bre­vi­vien­tes de las bom­bas ató­mi­cas lan­za­das so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki.

Te­nía 16 años cuan­do, el 9 de agos­to de 1945 a las 11:02 a. m., un bom­bar­de­ro es­ta­dou­ni­den­se B-29 de­jó caer el ar­ma ató­mi­ca so­bre su ciu­dad, en el sur de Ja­pón. Tres días des­pués del pri­mer ata­que nu­clear de la his­to­ria, en Hi­ros­hi­ma, la ex­plo­sión des­tru­yó el 80% de los edi­fi­cios de Na­ga­sa­ki, in­clui­da su fa­mo­sa ca­te­dral de Ura­ka­mi, y cau­só unos 74.000muer­tos, por el im­pac­to de la bom­ba y por las ra­dia­cio­nes que le si­guie­ron.

“Sen­tí el sue­lo tem­blar du­ran­te un mo­men­to y creí que iba a des­apa­re­cer. Pe­ro me con­ven­cí de que no po­dría mo­rir así. Cuan­do eso se cal­mó, me di cuen­ta de que la piel de mi bra­zo iz­quier­do, des­de el hom­bro has­ta la pun­ta de mis de­dos, se caía a ti­ras”, con­tó en un­vi­deo gra­ba­do en el 2015 en el hos­pi­tal de la Cruz Ro­ja de Na­ga­sa­ki.

“Co­mo no sen­tía nin­gún do­lor, to­qué mi es­pal­da y vi que mi ca­mi­sa ha­bía des­apa­re­ci­do. Ha­bía al­go ne­gro y vis­co­so en to­da mi mano. Mi bi­ci­cle­ta es­ta­ba com­ple­ta­men­te re­tor­ci­da”, re­la­tó. Pa­só más de tres años en el hos­pi­tal des­pués del ata­que.

Ta­ni­gu­chi, de si­lue­ta es­bel­ta, ras­gos fi­nos y es­pe­sa ca­be­lle­ra blan­ca, te­nía mar­cas de las que­ma­du­ras en to­da la es­pal­da y pro­fun­das he­ri­das en el tó­rax, a la al­tu­ra del co­ra­zón y en las cos­ti­llas.

El so­bre­vi­vien­te lu­chó por trans­mi­tir su ex­pe­rien­cia. “Pe­ro te­mo que la gen­te, en par­ti­cu­lar las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, em­pie­cen a de­sin­te­re­sar­se”, di­jo a la AFP en 2003.

AFP

Ta­ni­gu­chi, en una fo­to del pa­sa­do 9 de agos­to en Na­ga­sa­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.