Par­ches al IVM

La Nacion (Costa Rica) - - EDITORIAL -

La “me­sa de diá­lo­go”

es­ta­ble­ci­da por el go­bierno para exa­mi­nar la cri­sis de las pen­sio­nes del Régimen de In­va­li­dez, Ve­jez y Muer­te (IVM) de la Caja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial re­pro­du­ce el es­que­ma de go­bierno de la ins­ti­tu­ción. Re­pli­ca, tam­bién, sus ma­les, di­rec­ta­men­te res­pon­sa­bles de años de pa­rá­li­sis fren­te a la cri­sis.

La me­sa, co­mo la Jun­ta Di­rec­ti­va de la Caja, es­tá in­te­gra­da por sin­di­ca­lis­tas, em­pre­sa­rios y re­pre­sen­tan­tes del go­bierno. El diá­lo­go con­sis­tió en ne­go­ciar lí­mi­tes a la afec­ta­ción de esos in­tere­ses sec­to­ria­les, más que en lo­grar una ver­da­de­ra so­lu­ción para el sis­te­ma de pen­sio­nes fun­da­men­tal del país, con 238.644 ju­bi­la­dos y 1,4 mi­llo­nes de co­ti­zan­tes.

La me­sa en­con­tró for­mas de com­par­tir cos­tos, res­trin­gir­los y di­fe­rir­los sin ha­cer olas. Ac­to se­gui­do, ad­mi­tió, en pa­la­bras de Luis Me­sa­lles, re­pre­sen­tan­te de la Unión de Cá­ma­ras, “que las pro­pues­tas tam­po­co so­lu­cio­nan el pro­ble­ma es­truc­tu­ral a lar­go pla­zo. Evi­den­te­men­te, co­mo país, ten­dre­mos que vol­ver a con­vo­car la me­sa de diá­lo­go den­tro de cin­co años para ver qué ha pa­sa­do y ahí vol­ver a ana­li­zar las soluciones al pro­ble­ma es­truc­tu­ral”.

En otras pa­la­bras, na­da se re­sol­vió. Solo se ga­nó tiem­po y ni si­quie­ra hay cer­te­za de cuán­to. Ro­dri­go Arias, ac­tua­rio de la Universidad de Cos­ta Ri­ca, ad­vier­te que al “pa­tear la bo­la para ade­lan­te” se va ha­cien­do más gran­de y, al fi­nal, las soluciones se­rán más do lo­ros as. Éd­gar Ro­bles, ex su­pe­rin­ten­den­te de pen­sio­nes, se mues­tra preo­cu­pa­do por­que, pa­sa­dos sie­te me­ses y 20 reunio­nes, las pro­pues­tas son “cos­mé­ti­cas”. El ac­tua­rio Eduar­do Me­linsky, en su mo­men­to con­tra­ta­do por la Caja, se pro­nun­cia en el mis­mo sen­ti­do.

Solo hay sa­tis­fac­ción en los sec­to­res re­pre­sen­ta­dos en la me­sa de diá­lo­go. Los pa­tro­nos se sal van de un au­men­to ma­yor en las cuo­tas. Tam­bién los sin­di­ca­tos que, ade­más, se li­bran de una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los be­ne­fi­cios. El go­bierno sa­le del tran­ce, a po­cos me­ses de en­tre­gar el po­der, y no solo apa­ren­ta el cum­pli­mien­to de sus res­pon­sa­bi­li­da­des; tam­bién se guar­da el re­cur­so de des­viar cual­quier crí­ti­ca ha­cia el ejer­ci­cio “de­mo­crá­ti­co” de la me­sa de diá­lo­go.

Esa “re­pre­sen­ta ti vid ad de­mo­crá­ti­ca ”, co­mo lo se­ña­la­mos en un edi­to­rial a ini­cios del año, es cues­tio­na­ble: “Los de­le­ga­dos sec­to­ria­les sur­gen de nom­bra­mien­tos he­chos en el ám­bi­to ce­rra­do de sus or­ga­ni­za­cio­nes. Re­pre­sen­tan, an­te to­do, a gru­pos de in­te­rés. Los del go­bierno de­pen­den de que el Eje­cu­ti­vo ba­je el de­do y su in­cues­tio­na­ble le­gi­ti­mi­dad na­ce de la ley y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, no de al­gún es­pe­cia­lí­si­mo me­ca­nis­mo de­mo­crá­ti­co”.

La su­pues­ta re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de­mo­crá­ti­ca de la Caja –es­cri­bía­mos en­ton­ces– “no le evi­tó al IV Mdes­li­zar­se ha­cia la gra­ve cri­sis de la ac­tua­li­dad y más bien sir­vió para ocul­tar­le al país la reali­dad de fon­do du­ran­te más de una dé­ca­da, pe­se a los es­fuer­zos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes” de aquel en­ton­ces.

El pro­ble­ma de es­tas fic­cio­nes “de­mo­crá­ti­cas” es la sus­ti­tu­ción del cri­te­rio téc­ni­co por el “diá­lo­go” en­tre par­tes in­tere­sa­das y or­ga­ni­za­das. A na­die de­be sor­pren­der la pro­tes­ta de los téc­ni­cos. El re­sul­ta­do de la me­sa de diá­lo­go es inacep­ta­ble para Ro­bles, Me­linsky y Arias, más allá de las dis­cre­pan­cias pun­tua­les en­tre sus es­tu­dios y con­clu­sio­nes. To­dos va­ti­ci­nan la tor­men­ta fu­tu­ra, que tras­cen­de­rá el régimen de pen­sio­nes para afec­tar la ver­da­de­ra go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca, co­mo ha su­ce­di­do en tan­tos paí­ses con sis­te­mas de ju­bi­la­ción fa­lli­dos.

La úni­ca ins­tan­cia téc­ni­ca sa­tis­fe­cha es, sor­pren­den­te­men­te, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes, no por­que dis­cre­pe de los de­más crí­ti­cos, sino por­que su ca­be­za eli­gió, des­de el ini­cio, ju­gar a la po­lí­ti­ca y no pe­lear­se con na­die, a di­fe­ren­cia de su an­te­ce­sor. El su­pe­rin­ten­den­te Ál­va­ro Ra­mos ofre­ció “pa­ra­bie­nes” a la me­sa de diá­lo­go. En un “en­torno po­lí­ti­co in­cier­to”, sus in­te­gran­tes “to­ma­ron al­gu­nas de­ci­sio­nes”. “Pu­die­ron ha­ber he­cho más”, di­ce el su­pe­rin­ten­den­te, “pe­ro so­mos un país al cual le cues­ta to­mar mu­chas de­ci­sio­nes”.

Co­mo el go­bierno, la Su­pe­rin­ten­den­cia res­pi­ra ali­via­da por el par­che, que le per­mi­ti­rá, a cor­to pla­zo, eva­dir el pe­li­gro de to­mar el to­ro por los cuer­nos. Una Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes cu­ya vi­sión no su­pera los cin­co años pue­de re­par­tir pa­ra­bie­nes en­tre los gru­pos or­ga­ni­za­dos, pe­ro le ha­ce al país un fla­co ser­vi­cio.

La ‘me­sa de diá­lo­go’ es­ta­ble­ci­da por el go­bierno en­con­tró for­mas de com­par­tir cos­tos, res­trin­gir­los y di­fe­rir­los sin ha­cer olas, pe­ro no de re­sol­ver el pro­ble­ma de fon­do

El diá­lo­go con­sis­tió en ne­go­ciar lí­mi­tes a la afec­ta­ción de los in­tere­ses sec­to­ria­les re­pre­sen­ta­dos, más que en lo­grar una ver­da­de­ra so­lu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.