¿Tie­ne Trump cap­tu­ra­da a la Re­ser­va Fe­de­ral?

La Nacion (Costa Rica) - - EDITORIAL - Jo­seph E. Sti­glitz

Trump rom­pió otra tra­di­ción: eli­gió director de la Fed a al­guien que no es eco­no­mis­ta

NUE­VA YORK – Una de las fa­cul­ta­des má­sim­por­tan­tes que tie­ne cual­quier pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos es el po­der para de­sig­nar miem­bros y je­fes de las mu­chas agen­cias que son res­pon­sa­bles de im­ple­men­tar las le­yes y re­gla­men­tos del país y, en mu­chos ca­sos, de go­ber­nar la eco­no­mía. Qui­zás, nin­gu­na otra ins­ti­tu­ción es más im­por­tan­te en ese sen­ti­do que la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed).

Enel ejer­ci­cio de es­ta fa­cul­tad, Do­nald Trump ha ro­to un pa­trón de lar­ga da­ta, que se re­mon­ta a ca­si me­dio si­glo atrás, se­gún el cual el pre­si­den­te re­nue­va el man­da­to (de ma­ne­ra no par­ti­dis­ta) del director eje­cu­ti­vo del Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral, si se ha vis­to que di­cho director o di­rec­to­ra ha es­ta­do rea­li­zan­do un buen tra­ba­jo. Es muy pro­ba­ble que nin­gún otro director se ha­ya desem­pe­ña­do me­jor en su tra­ba­jo, du­ran­te un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil, que Ja­net Ye­llen.

Te­nien­do pre­sen­te que sus dos pre­de­ce­so­res in­me­dia­tos em­pa­ña­ron de gran ma­ne­ra la repu­tación de la Fed al ha­cer­se de la vis­ta gor­da cuan­do se acu­mu­la­ba un ries­go ma­si­vo –y se pro­du­cía un frau­de ma­si­vo– den­tro del sec­tor fi­nan­cie­ro, se pue­de afir­mar que Ye­llen res­tau­ró la repu­tación de la Fed. Su mano tran­qui­la y equi­li­bra­da nu­trió un am­plio con­sen­so den­tro de una Jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral que se ca­rac­te­ri­za por te­ner den­tro de ella fi­lo­so­fías eco­nó­mi­cas di­ver­gen­tes, y ella na­ve­gó la eco­no­mía a tra­vés de una len­ta re­cu­pe­ra­ción en un pe­río­do en el que la po­lí­ti­ca fis­cal se res­trin­gía in­ne­ce­sa­ria­men­te, ya que re­pu­bli­ca­nos hi­pó­cri­tas exa­ge­ra­ban los pe­li­gros de los dé­fi­cits. El com­pro­mi­so su­per­fi­cial de los re­pu­bli­ca­nos con la rec­ti­tud fis­cal aho­ra sa­le a luz, ya que ellos pro­pug­nan re­cor­tes im­po­si­ti­vos ma­si­vos para cor­po­ra­cio­nes y mul­ti­mi­llo­na­rios que agre­ga­rán uno y me­dio mi­llón de mi­llo­nes de dó­la­res al dé­fi­cit du­ran­te el trans­cur­so de la pró­xi­ma dé­ca­da.

Para ser jus­tos, Trump eli­gió a una per­so­na mo­de­ra­da, cuan­do mu­chos en su par­ti­do pre­sio­na­ban por un ex­tre­mis­ta. Trump, que nun­ca sea­ver­güen­za de los con­flic­tos de in­tere­ses, tie­ne una ex­tra­ña ha­bi­li­dad para adop­tar po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, co­mo las re­duc­cio­nes de im­pues­tos pro­pues­tas, que lo be­ne­fi­cian per­so­nal­men­te. Trump se dio cuen­ta de que un ex­tre­mis­ta ele­va­ría las ta­sas de in­te­rés, lo que se cons­ti­tu­ye en la peor pe­sa­di­lla de cual­quier desa­rro­lla­dor de bie­nes raí­ces.

Trump rom­pió, tam­bién, con la tra­di­ción de otra ma­ne­ra: eli­gió co­mo director de la Fed a una per­so­na que no es un eco­no­mis­ta. La Fed en­fren­ta­rá gran­des desafíos en los pró­xi­mos cin­co años, a me­di­da que se des­pla­za ha­cia po­lí­ti­cas más nor­ma­les. Las ta­sas de in­te­rés más al­tas po­drían dar lu­gar a una tur­bu­len­cia en el mer­ca­do, ya que los pre­cios de los ac­ti­vos su­fri­rán una “co­rrec­ción” sig­ni­fi­ca­ti­va. Y, mu­chos es­pe­ran una caí­da eco­nó­mi­ca im­por­tan­te du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años; de lo con­tra­rio, la eco­no­mía ex­pe­ri­men­ta­ría una dé­ca­da de ex­pan­sión prác­ti­ca­men­te sin pre­ce­den­tes. Si bien el con­jun­to de herramientas de la Fed se ha ex­pan­di­do enor­me­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da, las ta­sas dein­te­rés ba­jas y el enor­me ba­lan­ce de la Fed – así co­mo el po­si­ble au- men­to ma­si­vo de la deuda, en ca­so de que Trump ob­ten­ga los re­cor­tes de im­pues­tos que quie­re– se cons­ti­tui­rían en un re­to, in­clu­so para el eco­no­mis­ta me­jor ca­pa­ci­ta­do.

Lo que es más im­por­tan­te, ha ha­bi­do un es­fuer­zo bi­par­ti­dis­ta (y mun­dial) a fa­vor de des­po­li­ti­zar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. La Re­ser­va Fe­de­ral, a tra­vés de su con­trol de la ofer­ta mo­ne­ta­ria, tie­ne un enor­me po­der eco­nó­mi­co, y ese po­der pue­de ser fá­cil­men­te uti­li­za­do con fi­nes po­lí­ti­cos, po­de­mos de­cir, por ejem­plo, que po­dría ser usa­do para ge­ne­rar más em­pleos a cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, la fal­ta de con­fian­za en los ban­cos cen­tra­les, en un mun­do de di­ne­ro fi­du­cia­rio (don­de los ban­cos cen­tra­les pue­den crear di­ne­ro a vo­lun­tad), de­bi­li­ta el desem­pe­ño eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo, en par­te de­bi­do a te­mo­res a la in­fla­ción.

Pe­ro, in­clu­so en au­sen­cia de una po­li­ti­za­ción di­rec­ta, la Fed siem­pre en­fren­ta un pro­ble­ma de “cap­tu­ra cog­ni­ti­va” por par­te de Wall Street. Eso es lo que su­ce­dió cuan­do Alan Greens­pan y Ben Ber­nan­ke es­ta­ban a car­go. To­dos co­no­ce­mos las con­se­cuen­cias: la ma­yor cri­sis en tres cuar­tos de si­glo, mi­ti­ga­da solo por la in­ter­ven­ción ma­si­va del go­bierno.

No obs­tan­te, de al­gu­na ma­ne­ra, la ad­mi­nis­tra­ción Trump pa­re­ce ha­ber ol­vi­da­do lo que su­ce­dió ha­ce me­nos de una dé­ca­da. ¿De qué otro mo­do se po­dría ex­pli­car sus es­fuer­zos para re­vo­car las re­for­mas nor­ma­ti­vas Dodd-Frank del año 2010, que se di­se­ña­ron para evi­tar una re­cu­rren­cia? El con­sen­so más allá de Wall Street es que Dodd-Frank no fue lo su­fi­cien­te­men­te le­jos. La­to­ma de ries­gos ex­ce­si­va y el com­por­ta­mien­to pre­da­to­rio si­guen sien­do pro­ble­mas reales, co­mo se nos es re­cor­da­do con fre­cuen­cia (por ejem­plo, por los in­for­mes so­bre el cre­cien­te vo­lu­men de prés­ta­mos de al­to ries­go para com­pra de au­to­mó­vi­les). En uno de los ca­sos re­cien­tes más in­si­dio­sos de he­chos de­lic­ti­vos, los ban­que­ros de Wells Far­go sim­ple­men­te abrie­ron cuen­tas en nom­bre de clien­tes, sin que di­chos clien­tes ten­gan co­no­ci­mien­to de ello, con el pro­pó­si­to de co­brar car­gos adi­cio­na­les.

Na­da de es­to mo­les­ta a Trump, por su­pues­to, quien en su ca­li­dad de hom­bre de ne­go­cios no ha si­do ajeno a prác­ti­cas ne­fas­tas. Afor­tu­na­da­men­te, pa­re­ce que Po­well re­co­no­ce la im­por­tan­cia de las re­gu­la­cio­nes fi­nan­cie­ras bien di­se­ña­das.

Sin em­bar­go, la po­li­ti­za­ción de la Fed de­be­ría ver­se sim­ple­men­te co­mo una par­te más de la ba­ta­lla que libra Trump con­tra lo que su exes­tra­te­ga en je­fe, Ste­ve Ban­non, de­no­mi­nó co­mo el “Es­ta­do ad­mi­nis­tra­ti­vo”. Esa ba­ta­lla, a su vez, de­be­ría ver­se co­mo par­te de una gue­rra de ma­yo­res pro­por­cio­nes, una gue­rra con­tra el le­ga­do de la ilus­tra­ción de la cien­cia, la go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca y el Es­ta­do de de­re­cho. De­fen­der ese le­ga­do im­pli­ca em­plear la ex­pe­rien­cia necesaria, y crear, co­mo ha en­fa­ti­za­do Ed­ward Sti­glitz de la Fa­cul­tad de Le­yes de la Universidad Cor­nell, con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Hoy, una gran can­ti­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes res­pal­dan la idea de que las so­cie­da­des fun­cio­nan más de­fi­cien­te­men­te sin di­cha con­fian­za.

Ca­da cier­to nú­me­ro de días, Trump ha­ce al­go para des­ga­rrar el te­ji­do de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se e in­fla­mar sus ya pro­fun­das di­vi­sio­nes so­cia­les y par­ti­dis­tas. El pe­li­gro cla­ro y pre­sen­te es que el país es­tá tan acos­tum­bra­do a los atro­pe­llos de Trump que aho­ra es­tos apa­ren­tan ser he­chos “nor­ma­les”. Du­ran­te más de sie­te dé­ca­das, Es­ta­dos Uni­dos ha ba­ta­lla­do –a me­nu­do de for­ma es­po­rá­di­ca, sin lu­gar a du­da– para res­ca­tar sus va­lo­res es­ta­ble­ci­dos, lu­chan­do con­tra la in­to­le­ran­cia, fas­cis­mo y na­ti­vis­mo en to­das sus for­mas. Aho­ra, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos es un mi­só­gino, ra­cis­ta y xe­nó­fo­bo cu­yas po­lí­ti­cas en­car­nan un pro­fun­do des­pre­cio por la cau­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

Uno pue­de apro­bar o des­apro­bar las pro­pues­tas fis­ca­les de los re­pu­bli­ca­nos, sus es­fuer­zos para “re­for­mar” la aten­ción mé­di­ca (que no to­man con­cien­cia de las de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas que po­drían per­der su cobertura de se­gu­ro) y su com­pro­mi­so con la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra (que ig­no­ra las con­se­cuen­cias de la cri­sis del año 2008).

Pe­ro, si bien la Re­ser­va Fe­de­ral pue­de que es­té a sal­vo por el mo­men­to, to­dos los po­si­bles be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que es­ta agen­da pu­die­se traer con­si­go pa­li­de­cen cuan­do se les com­pa­ra con la mag­ni­tud de los ries­gos po­lí­ti­cos y so­cia­les plan­tea­dos por los ata­ques de Trump a las ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res más pre­cia­dos de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.