Len­tí­si­mo avan­ce en obras pú­bli­cas

En Cos­ta Ri­ca, la cons­truc­ción de sim­ples au­to­pis­tas de dos vías y po­cos ki­ló­me­tros de lon­gi­tud to­ma dé­ca­das. La ad­mi­nis­tra­ción co­me­te los mis­mos erro­res una y otra vez Lás­ti­ma que los ór­ga­nos en­car­ga­dos no lo­gren apren­der, y guar­dar en la me­mo­ria ins­ti­tu

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO -

Las obras pú­bli­cas

–ca­rre­te­ras, puen­tes, puer­tos, ae­ro­puer­tos– con­tri­bu­yen de­ci­di­da­men­te al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país y, por esa vía, tam­bién al desa­rro­llo so­cial. Los be­ne­fi­cios se ha­cen evi­den­tes des­de la eta­pa cons­truc­ti­va, pe­ro mu­cho más cuan­do pa­san a ser uti­li­za­das por sus be­ne­fi­cia­rios, sean pro­duc­to­res, co­mer­cian­tes, es­tu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res u otros ciu­da­da­nos. En con­se­cuen­cia, las au­to­ri­da­des de­be­rían asig­nar­les gran im­por­tan­cia y eje­cu­tar­las con ce­le­ri­dad. Des­afor­tu­na­da­men­te, ese no es el ca­so en Cos­ta Ri­ca, don­de la cons­truc­ción de sim­ples au­to­pis­tas de dos vías y po­cos ki­ló­me­tros de lon­gi­tud to­ma dé­ca­das. Por eso la ru­ta 27 se hi­zo ob­so­le­ta ca­si des­de el mo­men­to de su inau­gu­ra­ción.

El ca­so de la am­plia­ción de la ca­rre­te­ra San Jo­sé-Sa­nRa­món y ra­ma­les es de an­to­lo­gía. El más re­cien­te es el de la ru­ta a San Car­los, cu­ya cons­truc­ción co­men­zó en el 2005 y a es­tas al­tu­ras no ha ter­mi­na­do, ni se vis­lum­bra cuán­do po­dría ter­mi­nar. Los usua­rios po­ten­cia­les, en par­ti­cu­lar los ha­bi­tan­tes de la zo­na, qui­zá se sien­tan su­mi­dos en una eter­na pe­sa­di­lla bu­ro­crá­ti­ca en que, cual jue­go de pim­pón, se ti­ran la bo­la el Con­se­jo Na­cio­nal de Via­li­dad (Conavi) y la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (CGR), ale­gan­do, por ejem­plo, fa­llas de pro­ce­di­mien­to de la otra par­te.

“Nos en­con­tra­mos de fren­te con una ges­tión in­com­ple­ta pues, pa­ra do­tar de esa fun­cio­na­li­dad al pro­yec­to (ru­ta a San Car­los), se­rían ne­ce­sa­rias otras ac­ti­vi­da­des que no for­man­par­te de es­ta (la aden­da) y que aún se en­cuen­tran pen­dien­tes de de­fi­nir por la Ad­mi­nis­tra­ción”, se­ña­la la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca en una res­pues­ta tí­pi­ca (vea “Cons­truc­to­ra de la ru­ta a San Car­los des­pi­de a 52”, 8 de no­viem­bre del 2017).

Es una lás­ti­ma, una gran lás­ti­ma, que los ór­ga­nos pú­bli­cos en­car­ga­dos no lo­gren apren­der, y guar­dar en la me­mo­ria ins­ti­tu­cio­nal, los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra el di­se­ño, li­ci­ta­ción, con­tra­ta­ción y su­per­vi­sión de obras pú­bli­cas. En­con­se­cuen­cia, an­te­ca­da­nue­va obra­co­mien­zan­ca­si­de­ce­ro. Es de­plo­ra­ble, tam­bién, que pa­ra de­ci­dir se to­men tan­to tiem­po, ha­cien­do ca­so omi­so del in­te­rés ge­ne­ral, que de­man­da eje­cu­ti­vi­dad. Se­di­ce que los en­tes­pú­bli­cos, yquie­nes por ellos ac­túan, es­tán pa­ra ser­vir a los re­pre­sen­ta­dos, pe­ro en de­ma­sia­das opor­tu­ni­da­des se con­fir­ma lo con­tra­rio.

¿Por qué los re­pre­sen­tan­tes téc­ni­cos del Con­se­jo Na­cio­nal de Via­li­dad no se reúnen con su con­tra­par­ti­da en la Con­tra­lo­ría, en una se­sión de uno o va­rios días, y plan­tean uno a uno los pun­tos ne­ce­si­ta­dos de do­cu­men­ta­ción o acla­ra­ción pa­ra lo­grar acuer­dos so­bre trá­mi­tes ex­pe­di­tos? ¿Por qué pre­fie­ren co­mu­ni­car­se me­dian­te car­tas e in­for­mes­que se de­jan un tiem­po en los es­cri­to­rios sin aten­der y cu­ya res­pues­ta to­ma des­de se­ma­nas has­ta me­ses? ¿Por qué no pien­san en lo que los ad­mi­nis­tra­dos real­men­te es­pe­ran de ellos?

Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, la re­vi­sión de los pro­ce­sos en la Con­tra­lo­ría iden­ti­fi­ca los mis­mos erro­res de la ad­mi­nis­tra­ción. Son co­me­ti­dos una y otra vez. Las con­se­cuen­cias pa­ra el desa­rro­llo de obra pú­bli­ca son de to­dos co­no­ci­das. Es ho­ra de uni­for­mar­cri­te­rios y ase­gu­rar­se de su­com­pren­sió­nen­to­dos los ni­ve­les de la ad­mi­nis­tra­ción.

Es­tá muy bien el pla­nea­mien­to cui­da­do­so y la cons­truc­ción de obras pú­bli­cas con ape­go a las nor­mas le­ga­les, pe­ro no es­tá bien que to­do eso sir­va de có­mo­da ex­cu­sa pa­ra los atra­sos. Si “por los fru­tos los co­no­ce­réis”, la co­se­cha de ca­rre­te­ras y otras obras pú­bli­cas des­pier­ta mu­chas du­das so­bre las ins­ti­tu­cio­nes y fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.