“Los ¢10.000 que me pa­gan se­ma­nal­men­te no me al­can­zan pa­ra ca­si na­da, pe­ro al me­nos pue­do ayu­dar­le a ma­má”. JOR­GE ÁLVAREZ, 13 AÑOS 6.° GRA­DO; LA­BO­RA EN LECHERÍA

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Car­los Hernández Corresponsal de GN

LOS CHI­LES, ALA­JUE­LA. - Co­mo a la 1 p. m. de lu­nes a vier­nes, Jor­ge lle­ga de la es­cue­la. Usual­men­te lo es­pe­ra un pla­to de arroz y fri­jo­les, que de­be dar­le la ener­gía su­fi­cien­te pa­ra di­ri­gir­se a la lechería.

Ahí tra­ba­ja unas ho­ras ca­da día, in­clu­so sá­ba­dos y do­min­gos. Aun así, Jor­ge Álvarez Al­ta­mi­rano cum­ple con las ta­reas y el es­tu­dio; ha po­di­do lle­gar has­ta sex­to gra­do en la Es­cue­la San Ra­fael de Los Chi­les, en el cantón ala­jue­len­se.

Lo ha­ce a la luz de una can­de­la, por­que en su ca­sa no hay elec­tri­ci­dad ni tam­po­co agua po­ta­ble. Los in­gre­sos no al­can­zan pa­ra pa­gar ser­vi­cios. “Pa­de­ce­mos una si­tua­ción muy di­fí­cil, muy du­ra”, di­ce el mu­cha­cho de 13 años.

La­ca­sa que ocu­pan es pres­ta­da, tie­ne pi­so de tie­rra y es­tá en muy mal es­ta­do. To­das esas con­di­cio­nes son las que obli­gan a es­te jo­ven a tra­ba­jar y así ayu­dar con al me­nos la com­pra de ali­men­tos pa­ra él, su ma­má y su her­mano.

“Los 10.000 co­lo­nes que me pa­gan se­ma­nal­men­te no me al­can­zan pa­ra ca­si na­da, pe­ro al me­nos pue­do ayu­dar­le a ma­má a com­prar al­gu­nas co­si­tas que sir­ven pa­ra apla­car el ham­bre”, di­ce Jor­ge.

Re­co­no­ce que a ve­ces se sien­te ago­ta­do, pues, cuan­do no es­tá cui­dan­do va­cas, es­tá cha­pean­do, lim­pian­do cul­ti- vos de cu­lan­tro o arran­can­do yu­ca. Lo ha­ce, di­ce, por el bie­nes­tar de su fa­mi­lia.

“Pien­so en mi ma­dre, en mi fu­tu­ro y la gen­te me di­ce que so­lo es­tu­dian­do y tra­ba­jan­do ten­dré éxi­to”, ex­pre­só.

Nor­mal. A pe­sar de sus ar­duas jor­na­das, se con­si­de­ra ‘un ni­ño nor­mal’al que le gus­ta el fút­bol, an­dar en bi­ci­cle­ta y oír mú­si­ca. En me­dio de la po­bre­za, quie­re dis­fru­tar co­mo cual­quier otra per­so­na de su edad.

Su ma­má, Pe­tro­ni­la Al­ta­mi­rano, quien au­to­ri­zó que se pu­bli­ca­ra su his­to­ria, re­fle­ja en el ros­tro la du­re­za con que la ha tra­ta­do la vi­da, pe­ro, cuan­do ha­bla de Jor­ge, lo ha­ce con orgullo. “Es un chi­qui­llo que no se aflo­ja an­te los pro­ble­mas y es muy res­pon­sa­ble”, di­jo. Cuen­ta que su ni­ño quie­re ser in­ge­nie­ro ci­vil.

“Es­toy con­ven­ci­da de que lo lo­gra­rá”, aña­dió la mu­jer.

Tam­bién Ar­ley He­rre­ra Ugal­de, di­rec­tor de la Es­cue­la de San Ra­fael, cree en Jor­ge. Se­gún di­ce, es un alumno de bue­na con­duc­ta y con un gran sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad.

“Es un muy buen ejem­plo”, afir­ma He­rre­ra, quien asu­mió el car­go el pa­sa­do se­tiem­bre.

La es­cue­la tie­ne ape­nas 16 alum­nos, pe­ro mu­chos de­ja­rán el au­la pa­ra ir­se con sus pa­pás a co­ger ca­fé al Va­lle Cen­tral.

Dea­cuer­do con el di­rec­tor, el pue­blo es muy po­bre y eso ex­pli­ca que las fa­mi­lias emi­gren a otras re­gio­nes del país.

CAR­LOS HERNÁNDEZ

Jor­ge Álvarez Al­ta­mi­rano la­bo­ra de lu­nes a do­min­go. Por su tra­ba­jo, re­ci­be ¢10.000 se­ma­na­les pa­ra ayu­dar a su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.