Al­ta jue­za sus­pen­di­da Doris Arias de­ci­de ade­lan­tar su pen­sión

→ Re­cha­za ha­ber co­me­ti­do fal­ta al­gu­na que le­sio­ne su ho­nor

La Nacion (Costa Rica) - - SUCESOS - Juan Fer­nan­do Lara S. jla­ra@na­cion.com

La pre­si­den­ta de la Sa­la Ter­ce­ra, Doris Arias Ma­dri­gal, anun­ció es­te lu­nes que se aco­ge a su ju­bi­la­ción con lo cual ade­lan­ta va­rios me­ses su sa­li­da, anunciada ini­cial­men­te pa­ra el mes de no­viem­bre.

“Des­pués de ser­vir­le con ab­so­lu­ta dig­ni­dad, ho­nes­ti­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo du­ran­te 33 años al Po­der Ju­di­cial, hoy (lu­nes) to­mo la de­ci­sión de aco­ger­me a mi de­re­cho de ju­bi­lar­me. Me hon­ra ha­ber si­do ma­gis­tra­da penal y cons­ti­tu­cio­nal, jue­za y fis­cal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y ha­ber ser­vi­do en es­tos car­gos con pro­fun­da leal­tad y dan­do mi ma­yor es­fuer­zo por ha­cer­lo ba­jo los me­jo­res es­tán­da­res de pro­fe­sio­na­lis­mo, ca­li­dad y trans­pa­ren­cia”, se­ña­ló la ma­gis­tra­da en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

Arias agre­gó en su anun­cio: “No voy a acep­tar­le a na­die, ja­más, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, que se di­ga que ha­ya co­me­ti­do al­gu­na fal­ta que le­sio­ne mi ho­nor o la in­ta­cha­ble repu­tación que he cons­trui­do”.

La al­ta jue­za fue una de cua­tro sus­pen­di­dos co­mo res­pon­sa­bles de una fal­ta gra­ve por des­es­ti­mar una cau­sa con­tra dos dipu­tados en el 2017. Lue­go de la san­ción, Arias acu­dió a so­li­ci­tar una me­di­da pro­vi­sio­na­lí­si­ma an­te el Tri­bu­nal Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo y Ci­vil de Ha­cien­da.

Su pe­ti­ción se aco­gió en un lap­so de tres ho­ras, si­tua­ción que in­ves­ti­ga la Fis­ca­lía Ge­ne­ral. A Arias se le si­gue una cau­sa por po­si­ble trá­fi­co de in­fluen­cias, y al juez que re­sol­vió, otra cau­sa por un even­tual pre­va­ri­ca­to.

Con el anun­cio de la ju­bi­la­ción, Arias to­ma el ca­mino de Car­los Chin­chi­lla, ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma y otro de los que re­sul­tó san­cio­na­do, ra­zón por la cual op­tó es­te mis­mo mes por el re­ti­ro, a los 55 años y con po­co más de un año en el al­to car­go ju­di­cial.

Co­mo en su ca­so, la ges­tión de Arias pa­ra pen­sio­nar­se se tras­la­da­rá al Con­se­jo Su­pe­rior don­de se ha­rán los cálcu­los de los mon­tos que le co­rres­pon­den, con­for­me a los re­qui­si­tos de ley, ex­pli­có el área de pren­sa del Po­der Ju­di­cial.

El ca­so. La ma­gis­tra­da fue sus­pen­di­da por dos me­ses, jun­to a Ma­ría E. Gó­mez, Car­los Chin­chi­lla y Jesús Ra­mí­rez, to­dos miem­bros de la Sa­la Ter­ce­ra, por des­es­ti­mar, en fe­bre­ro del 2017, una cau­sa con­tra los en­ton­ces dipu­tados Ot­to Gue­va­ra Guth y Víc­tor Mo­ra­les Za­pa­ta por su­pues­to trá­fi­co de in­fluen­cias en re­la­ción con el ca­so del em­pre­sa­rio del ce­men­to chino Juan Car­los Bo­la­ños.

En esa épo­ca, los in­te­gran­tes de la Sa­la Ter­ce­ra aco­gie­ron la re­co­men­da­ción de des­es­ti­ma­ción que en­vió la en­ton­ces fis­ca­la su­bro­gan­te Be­re­ni­ce Smith. Es­ta úl­ti­ma tam­bién fue san­cio­na­da en un pro­ce­so que se le si­guió por apar­te. En la des­es­ti­ma­ción par­ti­ci­pó el ex­ma­gis­tra­do Cel­so Gam­boa, quien fue des­ti­tui­do ha­ce unos me­ses.

Re­cla­mo. “Mis de­trac­to­res no me­re­cen el be­ne­fi­cio de se­guir ame­na­zan­do mi vi­da, persiguiéndome y señalándome, de se­guir humillando a mi fa­mi­lia y de po­ner­me an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo al­guien que no soy”, aña­de Arias en su men­sa­je, di­fun­di­do por co­rreo.

En otro pun­to, Arias aña­de: “A to­dos aque­llos que hoy me se­ña­lan y ba­jan su ca­be­za al pa­sar jun­to a mí, les di­go: ‘Yo le­van­to la mía, con hi­dal­guía, por­que me so­bra dig­ni­dad pa­ra de­cir­le al pue­blo, mi­rán­do­le a los ojos, que ja­más he co­me­ti­do fal­ta al­gu­na en el ejer­ci­cio de mi car­go, co­mo ma­gis­tra­da; ni en nin­gu­na otra po­si­ción des­de la que he ser­vi­do du­ran­te es­tos 33 años’.

’’He su­fri­do da­ños irre­pa­ra­bles, per­so­na­les con afec­ta­ción a la ima­gen, a la pri­va­ci­dad, al

“MIS DE­TRAC­TO­RES NO ME­RE­CEN EL BE­NE­FI­CIO DE SE­GUIR AME­NA­ZAN­DO MI VI­DA, PERSIGUIÉNDOME Y SEÑALÁNDOME, DE SE­GUIR HUMILLANDO A MI FA­MI­LIA Y DE PO­NER­ME AN­TE LA OPI­NIÓN PÚ­BLI­CA CO­MO AL­GUIEN QUE NO SOY ( .... ). JA­MÁS HE CO­ME­TI­DO FAL­TA AL­GU­NA EN EL EJER­CI­CIO DE MI CAR­GO. Doris Arias Pre­si­den­ta de la Sa­la Ter­ce­ra

buen nom­bre, a la se­gu­ri­dad e in­te­gri­dad fí­si­ca, los he lle­va­do y su­fri­do en lo per­so­nal y con mi fa­mi­lia. No pue­do to­le­rar es­tos abu­sos e in­tro­mi­sio­nes. Me re­sul­ta im­po­si­ble es­pe­rar has­ta no­viem­bre, en que ven­ce mi pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal, por lo que me aco­jo a mi de­re­cho ju­bi­la­to­rio”, ex­pre­sa Arias.

Los cues­tio­na­mien­tos por la de­ci­sión de los ma­gis­tra­dos sur­gie­ron lue­go de que el di­rec­tor del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ), Wál­ter Es­pi­no­za, re­ve­la­ra que esa en­ti­dad pre­sen­tó un in­for­me don­de se re­gis­tra­ban cen­te­na­res de co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas en­tre los le­gis­la­do­res y Bo­la­ños. Por lo tan­to, di­jo, sí ha­bía ele­men­tos pa­ra con­ti­nuar la cau­sa ju­di­cial y no des­es­ti­mar­la. Por eso, se abrie­ron pro­ce­di­mien­tos dis­ci­pli­na­rios, cu­ya con­clu­sión fue que hu­bo fal­ta gra­ve.

Con la sa­li­da de Arias, son ocho las si­llas va­can­tes en la Cor­te Ple­na, com­pues­ta por 22 ma­gis­tra­dos. Los nom­bra­mien­tos de los miem­bros del má­xi­mo ór­gano del Po­der Ju­di­cial es­tán a car­go de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va que tie­ne pen­dien­te ele­gir a nue­vos al­tos jue­ces des­de oc­tu­bre del 2015.

AR­CHI­VO

Doris Arias en una com­pa­re­cen­cia an­te la Asam­blea por el ca­so del ce­men­to chino, el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.