Le­che ma­ter­na en la pri­me­ra ho­ra de vi­da re­sul­ta cru­cial

→Ries­go de que be­bé su­fra una enfermedad ba­ja 22% y pe­li­gro de muer­te se re­du­ce 33% →‘Cuan­do se tra­ta de co­men­zar a ama­man­tar, el tiem­po es oro’, afir­ma directora de Uni­cef

La Nacion (Costa Rica) - - ALDEA GLOBAL - Ire­ne Ro­drí­guez S. iro­dri­guez@na­cion.com

Los be­bés de­be­rían re­ci­bir la pri­me­ra to­ma de le­che ma­ter­na en su pri­me­ra ho­ra de vi­da, pues esa sim­ple ac­ción re­du­ce en 22% el ries­go de que el re­cién na­ci­do su­fra al­gún ti­po de enfermedad y ba­ja en 33% las po­si­bi­li­da­des de que mue­ra.

Ade­más, se ge­ne­ra ma­yor ape­go en­tre ma­dre y ni­ño, en­tre otra se­rie de be­ne­fi­cios.

Así lo se­ña­la el re­por­te Capturar el mo­men­to, di­fun­di­do es­te lu­nes por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef), en el mar­co de la Se­ma­na Mun­dial de la Lac­tan­cia Ma­ter­na, que se ce­le­bra en los pri­me­ros días del mes de agos­to de ca­da año.

“Cuan­do se tra­ta del co­mien­zo de la lac­tan­cia, el tiem­po es oro. En mu­chos paí­ses pue­de ser un asun­to de vi­da o muer­te”, se­ña­ló Hen­riet­ta Fo­re, directora eje­cu­ti­va de Uni­cef.

“Ama­man­tar des­de el ini­cio da a los ni­ños la me­jor po­si­bi­li­dad de co­men­zar la vi­da”, agre­gó Te­dros Ad­ha­nom Ghe­bre­ye­sus, di­rec­tor de la OMS.

No obs­tan­te, mu­chos me­no­res es­tán le­jos de esa po­si­bi­li­dad. El in­for­me re­co­gió da­tos de 76 paí­ses y vio que unos 78 mi­llo­nes (ca­si tres de ca­da cin­co) no re­ci­ben es­te ali­men­to en su pri­me­ra ho­ra de vi­da.

Cos­ta Ri­ca par­ti­ci­pó de es­te aná­li­sis y se evi­den­ció que el 40,1% de los be­bés no re­ci­ben le­che ma­ter­na en sus pri­me­ros 60 mi­nu­tos. No obs­tan­te, los da­tos pa­ra nues­tro te­rri­to­rio –a di­fe­ren­cia de los pre­sen­ta­dos pa­ra otros paí­ses– da­tan del 2011, por lo cual po­drían es­tar desac­tua­li­za­dos.

Be­bés pro­te­gi­dos. ¿Por qué la pri­me­ra ho­ra es tan im­por­tan­te? Si se pu­die­ra re­su­mir en un pa­la­bra, es­ta se­ría “pro­tec­ción”. Una de las ra­zo­nes es que se au­men­ta la pro­duc­ción de ca­los­tro, una sus­tan­cia ama­ri­llen­ta ri­ca en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­cuer­pos que el cuer­po de las glán­du­las ma­ma­rias ge­ne­ra días an­tes y des­pués del par­to. Es­ta sus­tan­cia cons­ti­tu­ye la pri­me­ra “va­cu­na” del me­nor, ya que lo pro­te­ge de to­do ti­po de en­fer­me­da­des y po­ten­cia su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

La cos­ta­rri­cen­se In­grid Broit­man, nu­tri­cio­nis­ta y ase­so­ra en lac­tan­cia ma­ter­na, ex­pli­có: “Cuan­do un be­bé se ‘pren­de’ del pe­cho, es­te arranca con ca­los­tro, no pier­de tiem­po de al­go tan va­lio­so. Es­to le per­mi­te re­gu­lar me­jor su tem­pe­ra­tu­ra, los ni­ve­les de azú­car en san­gre, el oxí­geno en las cé­lu­las. Ade­más, sur­ge un ma­yor ape­go en­tre la ma­má y el be­bé, y la lac­tan­cia flu­ye de ma­ne­ra más na­tu­ral. To­do eso es im­por­tan­te”.

Aña­dió: “En ese mo­men­to, la ma­má re­ci­be una se­rie de es­tí­mu­los hor­mo­na­les que la lle­van a que el úte­ro es­té en su lu­gar y a pro­du­cir me­jor le­che”.

Pe­ro la pro­tec­ción va más allá. Por ejem­plo, du­ran­te los pri­me­ros 28 días de vi­da, el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de los se­res hu­ma­nos es­tá in­ma­du­ro y dé­bil. Las po­si­bi­li­da­des de su­frir en­fer­me­da­des, prin­ci­pal­men­te res­pi­ra­to­rias, es mu­cho ma­yor que en los si­guien­tes 15 años de vi­da. Sin em­bar­go, el re­ci­bir lac­tan­cia ma­ter­na en la pri­me­ra ho­ra, ese ries­go ba­ja.

Los cien­tí­fi­cos han vis­to que un be­bé ama­man­ta­do de for­ma na­tu­ral tie­ne 14 ve­ces más pro­tec­ción con­tra vi­rus y bacterias que si to­ma­ra le­che de fór­mu­la.

Es­tos pri­me­ros días tam­bién son cla­ves pa­ra la su­per­vi­ven­cia del re­cién na­ci­do. Aun­que mu­chos mue­ren en es­te pe­rio­do por­que ya traen de­fec­tos con­gé­ni­tos, quie­nes no tie­nen es­tos pro­ble­mas u otros pa­de­ci­mien­tos de fon­do, ven dis­mi­nui­do el ries­go de muer­te en un 33%, si to­man le­che de sus ma­más du­ran­te su pri­me­ra ho­ra de vi­da.

Aho­ra, si no re­ci­ben es­te be­ne­fi­cio du­ran­te las pri­me­ras 48 ho­ras, el ries­go de mor­ta­li­dad se ele­va al 50%.

En paí­ses con un sis­te­ma de sa­lud es­ta­ble, la mor­ta­li­dad tem­pra­na es muy ba­ja y no lle­ga al 2%; no obs­tan­te, se ha vis­to que la lac­tan­cia sí ha­ce una gran di­fe­ren­cia en la ca­li­dad de vi­da de es­tos pe­que­ños.

“De­be­mos, ur­gen­te­men­te, au­men­tar el apo­yo a las mu­je­res pa­ra que pue­dan dar­les a sus hi­jos el ini­cio de vi­da que me­re­cen. Se re­quie­re apo­yo en to­dos los ni­ve­les: de los tra­ba­ja­do­res en hos­pi­ta­les y ma­ter­ni­da­des, de los Go­bier­nos, de los si­tios de tra­ba­jo y de las fa­mi­lias”, ase­gu­ró Ad­ha­nom al pre­sen­tar el do­cu­men­to de OMS y Uni­cef.

¿Qué pa­sa des­pués de la pri­me­ra ho­ra? Las re­co­men­da­cio­nes de la OMS son que el ni­ño ten­ga co­mo úni­co ali­men­to la le­che de su ma­dre du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da.

Pos­te­rior­men­te, lo que se re­co­mien­da es com­ple­men­tar la die­ta con otros ali­men­tos, ca­da vez más com­ple­jos, du­ran­te 18 me­ses más.

“La le­che ma­ter­na es nu­tri­cio­nal­men­te per­fec­ta. Más allá de to­dos los nu­trien­tes que con­tie­ne, es un flui­do bio­ló­gi­co lleno de hor­mo­nas, fac­to­res de cre­ci­mien­to y sus­tan­cias in­mu­no­ló­gi­cas que ayu­dan al bie­nes­tar fí­si­co, men­tal y emo­cio­nal del be­bé”, en­fa­ti­zó la nu­tri­cio­nis­ta Broit­man.

“La na­tu­ra­le­za es sa­bia; la le­che va cam­bian­do. No es la mis­ma al na­cer que a los dos me­ses. No es la mis­ma si el be­bé es pre­ma­tu­ro que si es­tá de tér­mino; in­clu­so no es la mis­ma le­che en la ma­ña­na que en la no­che.

”La le­che se adap­ta se­gún las ne­ce­si­da­des del me­nor”, agre­gó la es­pe­cia­lis­ta.

MAR­CE­LA BERTOZZI / AR­CHI­VO

Lo ideal es que la le­che ma­ter­na sea el úni­co ali­men­to del be­bé des­de la pri­me­ra ho­ra de na­ci­do has­ta que cum­pla los seis me­ses de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.