Nues­tra si­guien­te gran erup­ción

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Ge­rar­do J. Soto

Se cum­ple me­dio si­glo sin que Cos­ta Ri­ca ten­ga una erup­ción vol­cá­ni­ca de gran mag­ni­tud o de ca­rac­te­rís­ti­cas ca­tas­tró­fi­cas por sus da­ños y muer­tes (aun­que no sea una erup­ción enor­me). No es que las gran­des erup­cio­nes sean tan fre­cuen­tes, em­pe­ro, la cre­cien­te ocu­pa­ción del te­rri­to­rio y las vul­ne­ra­bi­li­da­des que he­mos cons­trui­do, pue­den pa­sar­nos una fac­tu­ra in­de­sea­da has­ta con una erup­ción mo­de­ra­da.

No es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a las tra­ge­dias vol­cá­ni­cas, ex­cep­to a la ce­ni­za del Ira­zú, o bien cuan­do la ce­ni­za se mez­cló con llu­vias to­rren­cia­les y ori­gi­nó laha­res le­ta­les en los su­bur­bios de Car­ta­go a fi­nes de 1963, has­ta que el Are­nal ex­plo­tó la ma­ña­na del 29 de ju­lio de 1968, y nos man­tu­vo mu­chos días en vi­lo y te­me­ro­sos de otra tra­ge­dia ma­yor, que por di­cha no se dio.

Apren­di­za­je con fue­go.

En las cin­co dé­ca­das que nos se­pa­ran de aquel te­rri­ble even­to, el Are­nal nos en­se­ñó mu­cho so­bre có­mo fun­cio­nan los vol­ca­nes, qué es­pe­rar de ellos, có­mo ma­pear­los, có­mo es­tu­diar su his­to­ria erup­ti­va e in­ten­tar com­pren­der su com­por­ta­mien­to. Cons­trui­mos ma­pas de pe­li­gros pa­ra va­rios vol­ca­nes y los usa­mos pa­ra tra­tar de or­de­nar el te­rri­to­rio, así co­mo apren­di­mos a aus­cul­tar los vol­ca­nes en sus tiem­pos de quie­tud o in­quie­tud, y po­co a po­co he­mos en­se­ña­do a las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y a la po­bla­ción que con­vi­vir con los vol­ca­nes en un te­rri­to­rio geo­ló­gi­ca­men­te ac­ti­vo im­pli­ca cons­tan­cia, pa­cien­cia, es­tu­dio, in­ver­sión y edu­ca­ción.

En gran par­te por ese apren­di­za­je, los otros vol­ca­nes que han erup­cio­na­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, co­mo el Tu­rrial­ba (2010hoy), Rin­cón de la Vie­ja (2011hoy) y Poás (2017) no han sor­pren­di­do ni mo­les­ta­do mu­cho.

Cier­to es que no han pro­vo­ca­do gran­des erup­cio­nes co­mo el Are­nal, po­si­ble­men­te por­que, por su co­lo­sal ta­ma­ño, la ma­yor par­te del mag­ma en­cuen­tra di­ver­sos ca­mi­nos en­tre frac­tu­ras den­tro de la pi­la vol­cá­ni­ca y aca­ba den­tro del “edi­fi­cio”, ha­cién­do­lo cre­cer des­de den­tro; so­lo apa­re­ce y erup­cio­na una par­te del mag­ma.

Pre­vi­sio­nes.

No nos ca­be du­da de que ten­dre­mos vol­ca­nes en erup­ción en el fu­tu­ro. Has­ta lo ha­rán los que no lo ha­cen ha­ce si­glos o mi­le­nios. Al­gu­nos han tra­ta­do de res­pon­der si es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar una nue­va emer­gen­cia co­mo la del Are­nal en 1968 o la re­cien­te del vol­cán Fue­go en Gua­te­ma­la. Hay seis as­pec­tos fun­da­men­ta­les que de­ben te­ner una aten­ción prio­ri­ta­ria.

Pri­me­ro, sa­be­mos que se han desa­rro­lla­do sis­te­mas de mo­ni­to­reo efi­cien­tes en los prin­ci­pa­les vol­ca­nes ac­ti­vos, pe­ro in­com­ple­tos e in­su­fi­cien­tes en vol­ca­nes que po­drían cau­sar­nos mu­chos pro­ble­mas, co­mo el Bar­va o el Pla­ta­nar.

Se­gun­do, si bien se ha avan­za­do en el ma­peo geo­ló­gi­co de va­rios vol­ca­nes y la car­to­gra­fía de sus ame­na­zas (co­mo Are­nal, Tu­rrial­ba, Ira­zú, Poás, y Rin­cón de la Vie­ja), es­tos de­ben ac­tua­li­zar­se y uni­for­mar­se con los nue­vos co­no­ci­mien­tos, tec­no­lo­gías, mo­de­los compu­tacio­na­les, soft­wa­re y ma­pas to­po­grá­fi­cos.

Ter­ce­ro, fal­ta tra­ba­jar en ma­pas geo­ló­gi­cos y de ame­na­zas en de­ta­lle pa­ra otros vol­ca­nes (co­mo Pla­ta­nar y Bar­va) por un so­lo en­te rec­tor que de­be­ría ser el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co Na­cio­nal, el cual se ha plan­tea­do fun­dar des­de ha­ce más de me­dio si­glo.

Cuar­to, el te­rri­to­rio de­be ser reor­de­na­do con ba­se en las con­clu­sio­nes de esos nue­vos ma­peos geo­ló­gi­cos y de ame­na­zas (co­mo se hi­zo con el Are­nal y par­cial­men­te con el Tu­rrial­ba), pues no se de­be con­fiar en que, al ser los de­rre­do­res de los crá­te­res prin­ci­pa­les par­ques na­cio­na­les, eso nos sal­va­guar­da.

Quin­to: in­clu­so los par­ques na­cio­na­les de­ben evo­lu­cio­nar en el ma­ne­jo de sus pro­pios te­rri­to­rios. A prin­ci­pios de los no­ven­ta ha­bía­mos so­li­ci­ta­do la cons­truc­ción de al­ber­gues de pro­tec­ción tem­po­ral an­te ex­plo­sio­nes en el Poás y es has­ta aho­ra que se lo­gran em­pe­zar a cons­truir. ¿Qué me­di­das pre­ven­ti­vas he­mos to­ma­do y cuá­les de­be­ría­mos con­tem­plar en áreas de vi­si­ta­ción tu­rís­ti­ca? De­be­rían exis­tir pla­nes de ma­ne­jo y ac­ción más avan­za­dos pa­ra los vol­ca­nes ac­ti­vos e inac­ti­vos, a par­tir de ma­pas y si­mu­la­cio­nes ac­tua­li­za­dos res­pec­to a las que ya exis­ten. En el Poás es­tán tra­ba­jan­do en ello, pe­ro fal­tan otros par­ques con vol­ca­nes en se­guir el ejem­plo.

Sex­to, de­ben re­for­zar­se los pro­gra­mas de es­tu­dio en cien­cias pa­ra que to­dos los ni­ños y jó­ve­nes se­pan as­pec­tos bá­si­cos de có­mo se com­por­tan los vol­ca­nes y en ge­ne­ral el pla­ne­ta Tie­rra. Y ese co­no­ci­mien­to de­be pro­yec­tar­se a las co­mu­ni­da­des pe­ri­fé­ri­cas de los vol­ca­nes, las cua­les de­ben ser ca­pa­ci­ta­das una y otra vez con simulacros en que los go­bier­nos lo­ca­les y los ciu­da­da­nos es­tén in­vo­lu­cra­dos jun­to con los en­tes na­cio­na­les.

Es­tos seis pun­tos pri­mor­dia­les im­pli­can tra­ba­jo, tiem­po y di­ne­ro y, en par­ti­cu­lar, una coor­di­na­ción ca­si fa­raó­ni­ca a car­go de un ca­pi­tal hu­mano y equi­po muy es­pe­cia­li­za­dos. Ca­be con­ca­te­nar es­to con in­ves­ti­ga­cio­nes si­mi­la­res y pa­ra­le­las res­pec­to a fa­llas ac­ti­vas y otros as­pec­tos geo­ló­gi­cos que aún des­co­no­ce­mos, pe­ro que nos ha­rá mu­cho bien so­cial y eco­nó­mi­co co­no­cer­los bien y pron­to.

El te­rri­to­rio de­be ser reor­de­na­do con ba­se en nue­vos ma­peos geo­ló­gi­cos y de ame­na­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.