Mar­ce­lo Sar­vas: ‘En Ala­jue­len­se me re­ti­ra­ría con­ten­to’

▶ Vo­lan­te aún no se re­ti­ra y no des­car­ta vol­ver al club por el que di­ce sen­tir ‘amor’

La Nacion (Costa Rica) - - PURO DEPORTE - Fanny Tay­ver M. fanny.tay­ver@na­cion.com

ALA­JUE­LA.- El bra­si­le­ño Mar­ce­lo Sar­vas vi­si­tó Cos­ta Ri­ca pa­ra ju­gar el par­ti­do de des­pe­di­da de su gran ami­go Pa­blo An­to­nio Ga­bas, el pa­sa­do 25 de ju­lio en el Mo­re­ra Soto.

Em­pe­ro, tam­bién lo lle­na­ba de ilu­sión dar­les la po­si­bi­li­dad de vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca a los ni­ños de 13 y 14 años que ac­tual­men­te di­ri­ge en el equi­po es­ta­dou­ni­den­se Ar­ling­ton Soccer As­so­cia­tion.

“Las dos co­sas ca­mi­na­ron jun­tas. Yo siem­pre tu­ve la ilu­sión de traer equi­pos pa­ra acá, prin­ci­pal­men­te equi­pos pro­fe­sio­na­les pa­ra en­tre­nar y ju­gar en el Pro­yec­to Gol, pe­ro aho­ra que es­toy sa­lien­do del fút­bol, no es na­da oficial, pe­ro es el si­guien­te pa­so y pu­de traer a los ni­ños y que tu­vie­ran la ex­pe­rien­cia de ver có­mo es la vi­da de un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal du­ran­te una se­ma­na”, con­tó el bra­si­le­ño a La Na­ción.

Du­ran­te es­tos días se en­cuen­tran ins­ta­la­dos en el Pro­yec­to Gol, don­de uti­li­zan la pis­ci­na, las can­chas, el res­tau­ran­te y el ho­tel.

“Es una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta pa­ra es­tos 25 ni­ños de Es­ta­dos Uni­dos que tra­ji­mos; tam­bién nos acompañan ocho pa­pás. Yo, co­mo es­toy enamo­ra­do de Cos­ta Ri­ca, in­ten­to mos­trar­les lo que más me gus­tó en el año que vi­ví acá”, di­jo.

Por eso lle­vó a la co­mi­ti­va al Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to de Ala­jue­len­se en Tu­rrú­ca­res, don­de ju­ga­ron con­tra los ca­cho­rros de la Li­ga.

Tam­bién se mi­die­ron con He­re­diano y acu­die­ron al Mo­re­ra Soto pa­ra pre­sen­ciar el par­ti­do en­tre los ro­ji­ne­gros y Pé­rez Ze­le­dón, el sá­ba­do.

“Los lle­va­ré, ade­más, a is­la Tor­tu­ga y a la Chi­cha­rro­ne­ra Ac­se­rí, que es lo que más me gus­ta­ba ha­cer aquí”, aña­dió.

No pier­de la es­pe­ran­za. En la ac­tua­li­dad, Sar­vas no es­tá ju­gan­do, pe­ro en ese par­ti­do de Ga­bas, el cen­tro­cam­pis­ta de 36 años mos­tró que su ta­len­to y ca­li­dad se man­tie­nen in­tac­tos. Aún no se de­cla­ra re­ti­ra­do, por­que él man­tie­ne vi­va una es­pe­ran­za.

“Pa­ra que yo re­tor­ne a ju­gar fút­bol, de co­ra­zón me gus­ta­ría re­gre­sar a Ala­jue­len­se; aquí me re­ti­ra­ría con­ten­to y se­gui­ría mi vi­da, o en un equi­po en el que es­té ins­ta­la­do en EE. UU.”, di­jo.

Sar­vas tie­ne ca­si 12 años de vi­vir fue­ra de Bra­sil y ya su fa­mi­lia quie­re es­ta­bi­li­dad.

“Los ni­ños y mi es­po­sa Ca­mi­la no pue­den más (...), no es bueno ir­nos a cual­quier par­te. Tie­ne que ser o por amor a la Li­ga o por­que sal­ga una op­ción don­de ya es­toy ins­ta­la­do”, ex­pre­só.

Él sa­be que en es­te mo­men­to Ala­jue­len­se tie­ne lle­nas sus pla­zas de ex­tran­je­ros, pe­ro si­gue con la es­pe­ran­za de que en al­gún mo­men­to pue­da vol­ver.

“Yo es­toy en­tre­nan­do por­que te­nía la ilu­sión de po­der es­tar en la Li­ga, pe­ro no se dio por el te­ma de los ex­tran­je­ros o tal vez por la Co­mi­sión Téc­ni­ca, que no me co­no­cía. Si las puer­tas se lle­ga­ran a abrir, es por­que Dios lo hi­zo. Si la Li­ga ne­ce­si­ta un cen­tro­cam­pis­ta, aquí voy a es­tar”, in­sis­tió.

COR­TE­SÍA

Mar­ce­lo Sar­vas, de 36 años (iz­quier­da, atrás), di­ri­ge ac­tual­men­te al U-13 y U-14 del equi­po es­ta­dou­ni­den­se Ar­ling­ton Soccer As­so­cia­tion. Con ellos vino a Cos­ta Ri­ca y com­par­tió con fi­gu­ras de Ala­jue­len­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.