1 de ca­da 4 ho­ga­res re­ci­be ayu­da del Es­ta­do

→De las 1,5 mi­llo­nes de fa­mi­lias en el país, unas 392.000 tie­nen al­gún sub­si­dio →En zo­na ru­ral, el 37% re­ci­be al­gún be­ne­fi­cio; en la ur­ba­na es el 21%

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Silvia Ar­ta­via silvia.ar­ta­via@na­cion.com

A los 75 años y con un des­gas­te en las ro­di­llas que le di­fi­cul­ta asu­mir tra­ba­jos pe­sa­dos, Ro­ber­to Duar­te se en­car­ga de sa­car ade­lan­te a sie­te hi­jos, en­tre los 9 y los 20 años de edad.

Duar­te era car­ni­ce­ro has­ta que, ha­ce ocho años, re­ci­bió una pen­sión del Ré­gi­men No Con­tri­bu­ti­vo, por un mon­to de ¢78.000 men­sua­les.

Hay aprie­tos eco­nó­mi­cos, pe­ro tam­bién lle­ga ayu­da pa­ra es­ta fa­mi­lia de Sa­li­tri­llos de Ase­rrí, en San José.

Tres de los hi­jos es­tu­dian con be­ca, al tiem­po que el ho­gar atien­de otras ne­ce­si­da­des, co­mo el pa­go de la ca­sa y la ali­men­ta­ción, con otros sub­si­dios es­ta­ta­les.

En Cos­ta Ri­ca, 1 de ca­da 4 ho­ga­res re­ci­be asis­ten­cia del Es­ta­do, se­gún la más re­cien­te En­cues­ta Na­cio­nal de Ho­ga­res, rea­li­za­da en julio de es­te año y que apli­ca el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC).

Es­te 25% de fa­mi­lias per­ci­be sub­si­dios co­mo be­cas, pen­sio­nes del ré­gi­men no con­tri­bu­ti­vo y ayu­das men­sua­les di­ver­sas, ya sea en efec­ti­vo o en es­pe­cie. El nú­cleo fa­mi­liar de Duar­te es uno de esos.

En nú­me­ros ab­so­lu­tos, las asis­ten­cias lle­gan a po­co más de 392.000 ho­ga­res (234.000 en zo­na ur­ba­na y 159.000 en zo­na ru­ral) en un país con 1,5 mi­llo­nes de fa­mi­lias.

El im­pac­to es mu­cho ma­yor en las zo­nas ru­ra­les, en don­de el 37% de las fa­mi­lias re­ci­be al­gún ti­po de ayu­da, mien­tras que en la re­gión ur­ba­na la ci­fra es del 21%.

“Ahí va­mos sa­lien­do, co­mo po­de­mos. An­tes lim­pia­ba jar­di­nes y ha­cía tra­ba­ji­tos que me sa­lie­ran, pe­ro co­mo ten­go des­gas­te en las ro­di­llas, en­ton­ces aho­ra me cues­ta más. Por di­cha los mu­cha­chos tie­nen una ayu­da y ahí nos dan pa­ra la co­mi­da”, co­men­tó Duar­te.

Don Ro­ber­to es pa­dre de Ke­ren (20 años), Mi­chael (18), Ro­ber­to (17), Den­nis, (16) Ja­son (14), María Fer­nan­da (11) y Ya­nely (9) Duar­te Or­te­ga.

Se­gún cuen­ta, los tres ma­yo­res re­ci­ben una be­ca de ¢30.000 ca­da uno. La jo­ven es­tu­dia en un cen­tro de for­ma­ción téc­ni­ca; los mu­cha­chos asis­ten al co­le­gio.

El res­to de los hi­jos, aun­que no re­ci­ben un sub­si­dio, tam­bién van a cla­ses.

El día a día lo li­bran con la pen­sión del je­fe de ho­gar y con un co­mes­ti­ble do­na­do por la red de cui­do de adul­tos ma­yo­res.

“So­lo de al­qui­ler pa­go ¢140.000, más agua y luz. Con lo que les dan a mis hi­jos, ellos se ayu­dan pa­ra ir al co­le­gio”, pro­si­gue Duar­te.

Po­bres y no po­bres. De los 392.000 ho­ga­res que re­ci­ben al­gún sub­si­dio o be­ca, ca­si 187.000 (48%) es­tán por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za y más de 255.000 (52%) ca­li­fi­can co­mo no po­bres.

“Mu­chas de es­tas fa­mi­lias, si no re­ci­ben esas trans­fe­ren­cias del Es­ta­do, pro­ba­ble­men­te no ten­drían de qué vi­vir ni con qué co­mer. Ni­ños sal­drían de los cen­tros edu­ca­ti­vos. Las per­so­nas adul­tas ma­yo­res o per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, si no re­ci­ben es­ta ayu­da, no hay ma­ne­ra de que ten­gan aten­ción”, afir­ma María Full­men Sa­la­zar, pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial (IMAS).

De he­cho, la mis­ma En­cues­ta de Ho­ga­res 2018 re­fle­jó que el 21,1% de la po­bla­ción cos­ta­rri­cen­se es po­bre, lo que equi­va­le a ca­si 329.000 ho­ga­res.

Se­gún ex­pli­có la je­rar­ca, ese apo­yo otor­ga­do por el Go­bierno a las fa­mi­lias pue­de sal­var a mu­chas de es­tar por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za.

Pe­ro, ¿por qué son más los ho­ga­res ti­pi­fi­ca­dos co­mo no po­bres los que re­ci­ben ayu­da, que los que ca­li­fi­can co­mo po­bres?

El prin­ci­pal mo­ti­vo res­pon­de a fil­tra­cio­nes. Por ejem­plo, a fa­mi­lias en don­de uno o va­rios de sus miem­bros cuen­ta con un tra­ba­jo in­for­mal, pe­ro co­mo el Es­ta­do no tie­ne for­ma de com­pro­bar esos in­gre­sos, en­ton­ces no se to­man en cuen­ta a la ho­ra de ha­cer la va­lo­ra­ción so­cio­eco­nó­mi­ca pa­ra dar­les el sub­si­dio.

Otra de las ra­zo­nes, di­jo Sa­la­zar, es que to­das las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen una for­ma dis­tin­ta de cla­si­fi­car la po­bre­za y, pro­ba­ble­men­te, es­tas no coin­ci­dan.

“Cuan­do to­das las en­ti­da­des ten­ga­mos un sis­te­ma úni­co de cla­si­fi­ca­ción de be­ne­fi­cia­rios, eso po­dría cam­biar”, ase­ve­ró.

Por lí­nea de po­bre­za, el in­gre­so pro­me­dio de una fa­mi­lia po­bre es de ¢212.000 men­sua­les, fren­te a un pro­me­dio de ¢1,2 mi­llo­nes en el res­to de ho­ga­res.

¿Re­cur­sos en vi­lo? El pre­su­pues­to del IMAS pa­ra el 2018 es de ¢200.000 mi­llo­nes, de los cua­les, más de ¢113.000 ya se ha­bían eje­cu­ta­do en el pri­mer tri­mes­tre del año.

Di­chos re­cur­sos han be­ne­fi­cia­do a más de 218.000 fa­mi­lias, ase­gu­ró la pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de la en­ti­dad.

Pa­ra el 2019, la ins­ti­tu­ción des­ti­na­rá unos ¢160.000 mi­llo­nes en sub­si­dios de esa ín­do­le.

No obs­tan­te, ad­vir­tió Sa­la­zar, esa in­ver­sión de­pen­de­rá de si se el Con­gre­so aprue­ba la re­for­ma fis­cal en se­gun­do de­ba­te. De lo con­tra­rio, ex­pli­có, el Go­bierno ten­drá que em­pe­zar a cor­tar pre­su­pues­to y lo ha­rá pri­me­ro con el di­ne­ro des­ti­na­do a obras so­cia­les.

El IMAS cuen­ta con una se­rie de pro­gra­mas di­ri­gi­dos a dis­tin­tos gru­pos. El que con­su­me la ma­yor par­te de su pre­su­pues­to (40%) es el plan Avan­ce­mos, que con­sis­te en una trans­fe­ren­cia men­sual de en­tre ¢30.000 y ¢40.000 otor­ga­da a co­le­gia­les a cam­bio de que per­ma­nez­can en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Ac­tual­men­te, es­ta ini­cia­ti­va be­ne­fi­cia a 195.000 jó­ve­nes.

Otras en­ti­da­des, co­mo el Pa­tro­na­to Na­cio­nal de la In­fan­cia (PANI), tam­bién tie­nen pro­gra­mas si­mi­la­res, en tan­to el Fon­do Na­cio­nal de Be­cas (Fo­na­be), asis­te a 200.000 es­co­la­res.

AR­CHI­VO

Las be­cas del pro­gra­ma Avan­ce­mos son par­te de los be­ne­fi­cios es­ta­ta­les; be­ne­fi­cian a más de 195.000 co­le­gia­les. (Fo­to ilus­tra­ti­va).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.