‘A mi hi­ja el co­ra­zón la trai­cio­nó con ese su­je­to’

So­li­da­ria. An­gé­li­ca Fa­llas in­ten­ta­ba ayu­dar a sa­lir de las dro­gas al hom­bre que se con­vir­tió en su vic­ti­ma­rio

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Eillyn Ji­mé­nez B. eillyn.ji­me­nez@na­cion.com

“ÉL (ABAR­CA) LE HI­ZO LA­VA­DO DE CE­RE­BRO TE­RRI­BLE, LA LLE­VÓ A LA MUER­TE Y ELLA NO SE DIO CUEN­TA DEL RIES­GO EN EL QUE ES­TA­BA (...). ELLA NUN­CA TU­VO MIE­DO NI NA­DA (...), SE ECHÓ LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE AYU­DAR­LE EN­CI­MA.

’’ Ana Ruth Romero

Ma­dre de víc­ti­ma

PÉREZ ZELEDÓN. “Mi hi­ja co­no­ció a ese su­je­to cuan­do él es­ta­ba co­mien­do ba­su­ra de­trás de un su­per­mer­ca­do de aquí, de Pérez Zeledón. A ella le im­pac­tó ver que era un mu­cha­cho jo­ven, le pre­gun­tó que si es­ta­ba con ham­bre, lo mon­tó al ca­jón del ca­rro y se lo lle­vó a co­mer, así fue co­mo co­men­zó a ha­blar con él”.

De esa for­ma re­cuer­da Ana Ruth Romero Qui­rós, de 55 años, el pri­mer con­tac­to que tu­vo su hi­ja, An­gé­li­ca Es­pe­ran­za, con el sos­pe­cho­so del cri­men.

El cuer­po de la hi­ja fue ubi­ca­do el 26 de oc­tu­bre den­tro de un apar­ta­men­to ubi­ca­do en Vi­lla Nue­va de Pérez Zeledón, pe­ro las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les pre­su­men que mu­rió unos días an­tes.

Wál­ter Es­pi­no­za Es­pi­no­za, di­rec­tor del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ), afir­mó tres días des­pués del des­cu­bri­mien­to del cri­men que Fa­llas mu­rió por “as­fi­xia de na­tu­ra­le­za ho­mi­ci­da”.

Acer­ca­mien­to so­li­da­rio. Fue en fe­bre­ro an­te­rior cuan­do An­gé­li­ca Fa­llas Romero co­no­ció al hom­bre de ape­lli­dos Abar­ca Duar­te.

Ella se le acer­có em­pe­ña­da en ayu­dar­lo pa­ra que de­ja­ra las ca­lles y las dro­gas. En al me­nos dos oca­sio­nes lo lle­vó a un cen­tro mé­di­co pa­ra que co­men­za­ra un tra­ta­mien­to que le per­mi­tie­ra reha­cer su vi­da.

Po­co des­pués, él se con­vir­tió en su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal.

Pa­ra do­ña Ana, lo que hi­zo An­gé­li­ca es so­lo un re­fle­jo del buen co­ra­zón que te­nía, dis­pues­to a ayu­dar en to­do mo­men­to y a mo­ver sus con­tac­tos a fa­vor de los más ne­ce­si­ta­dos.

“A mi hi­ja el co­ra­zón la trai­cio­nó (...), ella nun­ca tu­vo mie­do ni na­da y cuan­do ese mu­cha­cho le con­tó que fue cria­do en el Ho­gar Ama (pa­ra ni­ños en ries­go), se fa­mi­lia­ri­zó más con la si­tua­ción por­que ella ayu­da­ba ahí, por lo que se echó en­ci­ma to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de él.

“Lue­go de una reunión con per­so­nas del co­le­gio téc­ni­co pro­fe­sio­nal de acá, quie­nes es­ta­ban preo­cu­pa­dos por él, le con­si­guie­ron ro­pa y do­na­cio­nes, pe­ro él se es­ca­pó a San José y allá se me­tió en un pro­ble­ma, y a los 15 días apa­re­ció de nue­vo pi­dien­do ayu­da”, ex­pli­có la ma­dre de An­gé­li­ca a La Na­ción, el jue­ves pa­sa­do.

Do­ña Ruth y su es­po­so siem­pre des­con­fia­ron de Abar­ca, ya que no veían nin­gún cam­bio, pe­se a to­da la ayu­da que re­ci­bía.

Por esa des­con­fian­za es que do­ña Ana cree que su hi­ja nun­ca re­co­no­ció que te­nía una re­la­ción sen­ti­men­tal, y no les di­jo que de­ja­ba la ca­sa pa­ra vi­vir con él en un apar­ta­men­to.

En los pri­me­ros días de oc­tu­bre, los pa­rien­tes des­cu­brie­ron que ella (de 29 años) y el hom­bre (24) com­par­tían te­cho. De­ci­die­ron man­te­ner­se en con­tac­to con su nie­to pa­ra ve­lar por­que to­do trans­cu­rrie­ra en cal­ma.

“Mi hi­ja siem­pre lo qui­so ayu­dar. Un domingo lo en­con­tró en la ca­lle y lo tra­jo aquí, le pre­gun­té que por qué lo ha­bía traí­do y ella me di­jo que por­que él es­ta­ba mal, que lo lle­va­ría al hos­pi­tal al día si­guien­te, pe­ro co­mo le di­je que no se po­día que­dar aquí, se lo lle­vó al cen­tro mé­di­co lue­go de que el mu­cha­cho se ba­ñó y co­mió.

“Cuan­do sa­lió de ahí ha­bía que lle­var­lo al IAFA (Ins­ti­tu­to de Al­coho­lis­mo y Far­ma­co­de­pen­den­cia), pe­ro le di­je a mi es­po­so que se lo lle­va­ra él, que no fue­ra An­gé­li­ca. A ella no le gus­tó mu­cho que al fi­nal lo de­ja­ra don­de la fa­mi­lia de él. A los días vol­vió a lla­mar­la”, re­cor­dó do­ña Ana Ruth.

Los pa­dres de An­gé­li­ca tam-

po­co se en­te­ra­ron de que ella ha­bía acu­di­do a ins­tan­cias ju­di­cia­les pa­ra so­li­ci­tar me­di­das de pro­tec­ción con­tra Abar­ca. El he­cho los sor­pren­dió.

De acuer­do con los da­tos que han re­co­pi­la­do lue­go de la muer­te, el pro­ble­ma ocu­rrió en julio, cuan­do al pa­re­cer Abar­ca es­ta­ba ebrio, em­pu­jó a An­gé­li­ca y la gol­peó. Sin em­bar­go, ella nun­ca con­tó na­da.

Tiem­po des­pués, ella mis­ma pi­dió que le­van­ta­ran la me­di­da, aun­que esa solicitud no se ha­bía con­cre­ta­do pa­ra el día en que ocu­rrió el ase­si­na­to se­gún in­for­mó la Fis­ca­lía Ad­jun­ta de Gé­ne­ro el 29 de oc­tu­bre.

Pa­ra do­ña Ana Ruth, la úni­ca ex­pli­ca­ción de lo ocu­rri­do es que Abar­ca se apro­ve­chó del buen co­ra­zón de su hi­ja y la ma­ni­pu­la­ba.

“Lo que sien­to en mi co­ra­zón es que él le hi­zo la­va­do de ce­re­bro te­rri­ble, la lle­vó a la muer­te y ella no se dio cuen­ta del ries­go en el que es­ta­ba”, ase­gu­ró.

Abar­ca es­ta­ba ins­cri­to en la pla­ni­lla de As Pu­ma Ge­ne­ra­le­ña, equi­po de la Li­ga de As­cen­so. Ac­tual­men­te, des­cuen­ta seis me­ses de pri­sión pre­ven­ti­va, mien­tras es in­ves­ti­ga­do por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio, in­for­mó el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Pre­sen­ti­mien­to fa­tal. El vier­nes 26 de oc­tu­bre, do­ña Ana Ruth se des­per­tó pa­ra ha­cer desa­yuno, pe­ro an­tes re­vi­só su ce­lu­lar y vio que la úl­ti­ma co­ne­xión de su hi­ja al sis­te­ma de men­sa­je­ría What­sApp fue dos días an­tes, cuan­do con­ver­sa­ron por esa vía.

De in­me­dia­to, se­gún cuen­ta, sin­tió un do­lor en el pe­cho y una car­ga “te­rri­ble”, por lo que le di­jo a su es­po­so, Víc­tor Ro­dol­fo Fa­llas Ro­jas (60 años), que le ha­bían ma­ta­do a su hi­ja me­nor. Por su­pues­to, él no lo cre­yó.

Ese mis­mo día en la tar­de, un ami­go de la fa­mi­lia lle­gó de vi­si­ta y do­ña Ana le pi­dió llo­ran­do que fue­ra a bus­car a An­gé­li­ca.

El alle­ga­do lle­gó al apar­ta­men­to de la pa­re­ja; to­do es­ta­ba ce­rra­do, pe­ro ahí es­ta­ba el ca­rro de An­gé­li­ca.

La zo­zo­bra de do­ña Ana Ruth no se de­tu­vo. Ho­ras más tar­de, fue don Víc­tor quien lle­gó a la ca­sa don­de vi­vía su hi­ja y al no ver mo­vi­mien­to lla­mó a la Po­li­cía. Cuan­do el en­car­ga­do de los apar­ta­men­tos les abrió la puer­ta en­con­tra­ron el cuer­po.

“Ella siem­pre me es­cri­bía y me lla­ma­ba; el miér­co­les ha­bla­mos por úl­ti­ma vez, el jue­ves no su­pe de ella, pe­ro creía que al­go pa­sa­ba con el te­lé­fono, por­que no era nor­mal que ella no se co­mu­ni­ca­ra. El vier­nes ama­ne­cí con esa car­ga te­rri­ble y por la tar­de nos en­te­ra­mos de lo su­ce­di­do”, re­me­mo­ró do­ña Ana en el co­rre­dor de su ca­sa, des­de don­de se ve el pick-up ne­gro que uti­li­za­ba An­gé­li­ca.

Re­cuer­dos diarios. La fa­mi­lia Fa­llas Romero no se re­po­ne de lo su­ce­di­do, ya que ade­más de per­der a An­gé­li­ca afron­tan tam­bién la par­ti­da del hi­jo de ella, de 9 años, lue­go de que su pa­dre se lo lle­va­ra a vi­vir con él a Gre­cia, en Ala­jue­la. El hom­bre, de ape­lli­do Ví­quez , y An­gé­li­ca es­ta­ban di­vor­cia­dos des­de ha­cía cua­tro años, pe­ro co­mo iba a tra­ba­jar ca­da cua­tro se­ma­nas a Pérez Zeledón , com­par­tía con el ni­ño.

El me­nor se crió cer­ca de los abue­los en Yu­ca­tán de Pérez Zeledón, es­ta­ba a so­lo tres ki­ló­me­tros. Aho­ra los se­pa­ran 182 km. “Mi nie­to se ha en­te­ra­do de pocas co­sas, pu­di­mos sos­te­ner la si­tua­ción pa­ra ha­cer­le el me­nor da­ño po­si­ble, pe­ro el pa­pá di­jo que aho­ra él se iba a en­car­gar de criar a su hi­jo. Es res­pon­sa­ble y tie­ne es­ta­bi­li­dad, pe­ro de al­gu­na for­ma, aun­que no per­di­mos a mi nie­to, ya no lo te­ne­mos co­mo an­tes”, la­men­tó.

ALE­JAN­DRO GAM­BOA

An­gé­li­ca Es­pe­ran­za Fa­llas Romero te­nía 29 años, Su ma­dre la des­cri­be co­mo una mu­jer tra­ba­ja­do­ra y bue­na, a quien le gus­ta­ba ayu­dar a las per­so­nas. Fue en uno de esos ac­tos de ge­ne­ro­si­dad que co­no­ció al hom­bre que le qui­tó la vi­da .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.