Ado­les­cen­tes ‘vo­ci­fe­ran’ su do­lor con au­to­le­sio­nes

→ Cor­ta­das, gol­pes y que­ma­du­ras aler­tan pro­ble­ma: ex­per­tos del MEP y la CCSS

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Ángela Áva­los aa­va­los@na­cion.com

El gri­to pro­vie­ne des­de aden­tro y se ma­ni­fies­ta en las mar­cas que de­jan en su piel cuan­do la cor­tan con na­va­ji­llas, cu­chi­llas, ti­je­ras y has­ta con la grue­sa pun­ta de un clip o la­pi­ce­ro.

An­te la im­po­ten­cia pa­ra ver­ba­li­zar sen­ti­mien­tos, hay ado­les­cen­tes que re­cu­rren al lla­ma­do cut­ting: cor­tan fi­na­men­te o sin nin­gu­na de­li­ca­de­za su piel, pa­ra de­jar sa­lir por la he­ri­da el do­lor que les cau­sa el en­fren­ta­mien­to en­tre sus pa­dres, la bur­la de sus com­pa­ñe­ros o el plei­to con la pa­re­ja.

Los es­pe­cia­lis­tas le lla­man a es­te com­por­ta­mien­to ‘le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das’ y las in­clu­yen al gru­po don­de tam­bién es­tán las ideas sui­ci­das y los in­ten­tos de qui­tar­se la vi­da.

Es­tas le­sio­nes es­tán aso­cia­das a la pre­sión del mun­do mo­derno y a prác­ti­cas de vi­da po­co sa­lu­da­bles que afec­tan la sa­lud men­tal de jó­ve­nes cos­ta­rri­cen­ses, con ma­yor fre­cuen­cia que ha­ce unos años, afir­ma Al­ber­to Morales Be­ja­rano, pe­dia­tra es­pe­cia­lis­ta en ado­les­cen­tes.

No hay re­gis­tros cer­te­ros de cuán­tos me­no­res pue­dan ma­ni­fes­tar es­te pro­ble­ma, se­gún ex­per­tos de la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS) y del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (MEP). Pe­ro en las au­las sí se ‘es­cu­cha’ ese gri­to.

“La au­to­le­sión se es­tá vien­do con más fre­cuen­cia y más ex­hi­bi­ción en­tre los es­tu­dian­tes. Es de los fe­nó­me­nos que los do­cen­tes de­ben afron­tar más co­ti­dia­na­men­te. El te­ma que­re­mos tra­tar­lo de for­ma pre­ven­ti­va, que los do­cen­tes de­tec­ten fac­to­res de ries­go y los re­fie­ran”, di­jo Kath­ya Gros­ser, directora de Vi­da Es­tu­dian­til del MEP.

Ese mi­nis­te­rio uti­li­za des­de es­te año un pro­to­co­lo pa­ra aten­der a alum­nos con es­te ti­po de si­tua­ción de ries­go.

La me­di­ción del uso de ese pro­to­co­lo se iba a rea­li­zar es­te año pe­ro, por la huel­ga, el es­tu­dio po­dría ver­se afec­ta­do.

En la CCSS, el úl­ti­mo dato dis­po­ni­ble es del 2016, cuan­do su Sis­te­ma de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca se­ña­ló un au­men­to en las aten­cio­nes por es­ta cau­sa, que pa­sa­ron de 812 en 2013 a 2.382 en 2015. In­clu­ye­ron en esa me­di­ción otro ti­po de au­to­le­sio­nes, co­mo el en­ve­ne­na­mien­to.

En esa oca­sión se in­di­có la pre­do­mi­nan­cia en­tre la po­bla­ción jo­ven, so­bre to­do mu­je­res.

‘Mi cuer­po di­ce lo que sien­to’. Es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos pue­de ser in­di­vi­dual o gru­pal. Es­tos úl­ti­mos tie­nen, co­mo des­en­ca­de­nan­te, la mo­ti­va­ción de ser acep­ta­dos y re­co­no­ci­dos co­mo par­te de un gru­po. Así apa­re­cen los lla­ma­dos re­tos, a ve­ces pro­mo­vi­dos en re­des so­cia­les.

Morales ex­pli­có que un 70% de las le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das en ado­les­cen­tes son cut­ting.

“Hay otras mo­da­li­da­des: que­ma­du­ras, gol­pear­se, ja­lar­se el pe­lo o mor­der­se. To­do ese ran­go de le­sio­nes usual­men­te son de ba­ja le­ta­li­dad. Los mu­cha­chos no es­tán bus­can­do qui­tar­se la vi­da (sino que) es una re­pre­sen­ta­ción del ma­les­tar que sien­ten; el do­lor fí­si­co les ayu­da a des­viar ese do­lor emo­cio­nal”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra él, “los chi­cos que se pro­du­cen es­tas le­sio­nes es­tán di­cien­do ‘mi cuer­po re­pre­sen­ta có­mo me sien­to’”.

Re­cien­te­men­te, la CCSS lan­zó una cam­pa­ña en me­dios ma­si­vos y en re­des pa­ra pre­ve­nir el sui­ci­dio y le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das en­tre ado­les­cen­tes.

El psi­quia­tra Mar­co Díaz Al­va­ra­do, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Aten­ción In­te­gral al Ado­les­cen­te de la Ca­ja, di­jo que la me­ta es sen­si­bi­li­zar a los pa­dres o en­car­ga­dos. “So­lo así es po­si­ble de­tec­tar sig­nos de aler­ta”.

Esas se­ña­les las en­ca­be­zan el ais­la­mien­to del me­nor, y que se cu­bran con mu­cha ro­pa o jo­yas las zo­nas afec­ta­das en su cuer­po. Es po­si­ble, tam­bién, en­con­trar ras­tros de san­gre en su ro­pa o en las sá­ba­nas de su ca­ma.

Pa­ra Díaz, nues­tros ado­les­cen­tes “son co­mo una bom­ba de tiem­po” pues, di­jo, cual­quier co­sa los pue­de ha­cer ex­plo­tar de ma­ne­ra in­sos­pe­cha­da.

SHUT­TERS­TOCK

Las se­ña­les más co­mu­nes en es­tos ca­sos son el ais­la­mien­to del me­nor y, que se cu­bran con mu­cha ro­pa o al­ha­jas las zo­nas afec­ta­das de su cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.