Re­tos y ries­gos en el Bra­sil de Bol­so­na­ro

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Da­niel Zo­vat­to DI­REC­TOR RE­GIO­NAL DE IDEA

No hu­bo sorpresa en el ba­lo­ta­je bra­si­le­ño del pa­sa­do 28 de oc­tu­bre. Jair Me­sías Bol­so­na­ro, can­di­da­to has­ta aho­ra del mi­núscu­lo Par­ti­do So­cial Li­be­ral, con­ver­ti­do tras las elec­cio­nes del pa­sa­do 7 de oc­tu­bre en la se­gun­da ban­ca­da más nu­me­ro­sa del le­gis­la­ti­vo, de­rro­tó de for­ma cla­ra, 55,13 % a 44,87 %, a Fernando Had­dad, can­di­da­to sus­ti­tu­to del ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, fuer­za po­lí­ti­ca que go­ber­nó Bra­sil en­tre el 2003 y el 2016.

La vic­to­ria de Bol­so­na­ro se ex­pli­ca por va­rias ra­zo­nes, pe­ro, so­bre to­do, por­que lo­gró con su pro­pues­ta de “lim­piar la po­lí­ti­ca” ca­na­li­zar a su fa­vor el fuerte sen­ti­mien­to an­tiPT y an­ti-Lu­la. Tam­bién con­tri­bu­yó la pro­fun­da desafec­ción que exis­te ha­cia los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Ade­más, Bol­so­na­ro (quien no se vio sal­pi­ca­do por el me­ga­es­cán­da­lo La­va Ja­to) ca­pi­ta­li­zó el enojo ciu­da­dano fren­te a la me­dio­cre si­tua­ción eco­nó­mi­ca (ba­jo cre­ci­mien­to y ele­va­do des­em­pleo), la ex­ten­di­da co­rrup­ción y los al­tos ni­ve­les de inseguridad. A ello de­be­mos agre­gar su ca­pa­ci­dad pa­ra ar­ti­cu­lar una am­plia red de alian­zas con los evan­gé­li­cos, el mer­ca­do y un am­plio sec­tor de mi­li­ta­res re­ti­ra­dos, va­rios de los cua­les es­ta­rán en su ga­bi­ne­te.

Los re­tos del fu­tu­ro. Los prin­ci­pa­les desafíos que ten­drá que afron­tar el fu­tu­ro go­bierno gi­ran en torno a cua­tro as­pec­tos prin­ci­pa­les: la de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca, el gra­ve pro­ble­ma de la inseguridad (64.000 ho­mi­ci­dios al año), la lu­cha fron­tal con­tra la co­rrup­ción y los li­nea­mien­tos de la nue­va po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Pa­ra afron­tar es­tos re­tos, Bol­so­na­ro ya ha fi­cha­do a tres hom­bres fuer­tes, quie­nes desem­pe­ña­rán un pa­pel cen­tral en su fu­tu­ro ga­bi­ne­te. El cuar­to nom­bre, quien ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar Ita­ma­raty (Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res), se­rá anun­cia­do en breve.

Onyx Lo­ren­zo­ni, co­mo mi­nis­tro de la Ca­sa Ci­vil, ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de te­jer las alian­zas que ga­ran­ti­cen la go­ber­na­bi­li­dad en un Con­gre­so muy frac­cio­na­do don­de el PSL so­lo tie­ne 52 dipu­tados de los 513 que com­po­nen la Cá­ma­ra. La nue­va ad­mi­nis­tra­ción en­con­tra­rá sus pri­me­ros apo­yos en las ban­ca­das te­má­ti­cas (las fa­mo­sas tres bes: ba­la, bi­blia y buey) y en fe­bre­ro, pro­ba­ble­men­te, mu­chos dipu­tados de­ci­di­rán cam­biar de par­ti­do —co­mo lo per­mi­te la ley— y ter­mi­na­rán en­gro­san­do las fi­las del PSL. Pe­ro el eje­cu­ti­vo ne­ce­si­ta­rá, pa­ra lle­var a ca­bo sus re­for­mas más am­bi­cio­sas, ce­rrar acuer­dos tam­bién con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de cen­tro­de­re­cha (PSDB y MDB) y de­re­cha (DEM).

So­lo si ase­gu­ra una am­plia ma­yo­ría le­gis­la­ti­va, Bol­so­na­ro po­drá ha­cer fren­te al prin­ci­pal desafío del país: el eco­nó­mi­co; ám­bi­to en el que exis­ten dos pro­ble­mas prin­ci­pa­les: uno agu­do, su al­to dé­fi­cit fis­cal; el otro cró­ni­co, su ba­jo ni­vel de cre­ci­mien­to, com­bi­na­do con un ele­va­do des­em­pleo (13 mi­llo­nes de per­so­nas). Pa­ra re­sol­ver el pri­me­ro, es im­pres­cin­di­ble ha­cer la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes. La res­pues­ta al pro­ble­ma cró­ni­co pa­sa por abrir la eco­no­mía.

El mer­ca­do le dio a Bol­so­na­ro un vo­to de con­fian­za, pe­ro no un che­que en blanco. Fitch Ra­ting ya le en­vió un pri­mer men­sa­je ad­vir­tién­do­le que “per­sis­ten las in­cer­ti­dum­bres so­bre el rit­mo y la pro­fun­di­dad de las re­for­mas en un mo­men­to cuan­do las pre­sio­nes en cuan­to al dé­fi­cit y la deu­da son al­tas”.

El mer­ca­do tam­bién ob­ser­va con especial aten­ción cuá­les son las prin­ci­pa­les pro­pues­tas del su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía, el ul­tra­li­be­ral Pa­blo Gue­des. Las dos prin­ci­pa­les prio­ri­da­des se re­la­cio­nan con el plan de pri­va­ti­za­cio­nes de un gran nú­me­ro de las 141 em­pre­sas pú­bli­cas exis­ten­tes y la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes que ya con­su­me el 40 % del gas­to pú­bli­co.

Por ello, sin es­tas re­for­mas se­rá im­po­si­ble re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal (7.5 % del PIB) y la abul­ta­da deu­da pú­bli­ca (cer­ca­na al 80 % del PIB) a me­nos que se au­men­ten los im­pues­tos, pe­ro es­tos ya son muy al­tos; la car­ga tri­bu­ta­ria es del 35 % del PIB.

Mo­ro. El ter­cer mi­nis­tro de pe­so, Ser­gio Mo­ro (“juez es­tre­lla” del La­va Ja­to y quien en­vió a la cárcel, en­tre otros, a Mar­ce­lo Ode­brecht y a Lu­la), en­ca­be­za­rá el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, con el desafío de li­de­rar una rá­pi­da y efi­caz lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la inseguridad, pe­ro en el mar­co del res­pe­to de la Cons­ti­tu­ción y los de­re­chos hu­ma­nos.

Ca­be se­ña­lar que es­ta de­ci­sión de Mo­ro (quien en el 2016 ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te su pa­se de la jus­ti­cia a la po­lí­ti­ca) dis­pa­ró to­do ti­po de reac­cio­nes. Mien­tras un pri­mer gru­po le brin­da apo­yo y un se­gun­do lo acep­ta con re­ser­vas, un ter­cer gru­po ar­gu­men­ta que con su in­gre­so al go­bierno Mo­ro arries­ga afec­tar la cre­di­bi­li­dad de La­va Ja­to a la vez que arro­ja du­das acer­ca de la im­par­cia­li­dad de su lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Fi­nal­men­te, en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior, ur­ge que Bol­so­na­ro con­fir­me la per­so­na en­car­ga­da de li­de­rar Ita­ma­raty pa­ra evi­tar da­ñar re­la­cio­nes con so­cios es­tra­té­gi­cos, co­mo con­se­cuen­cia de di­ver­sos anun­cios con­tra­dic­to­rios que tan­to el pre­si­den­te elec­to co­mo Gue­des han for­mu­la­do du­ran­te la eta­pa de tran­si­ción. Bol­so­na­ro ex­pre­só su in­ten­ción de ali­near­se con los EE. UU. y se­ña­ló que Trump es uno de sus re­fe­ren­tes más im­por­tan­tes.

Su in­ten­ción, aho­ra en sus­pen­so, de tras­la­dar la em­ba­ja­da bra­si­le­ña de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén ha ge­ne­ra­do ma­les­tar en el mun­do ára­be. La re­la­ción con Chi­na (con la cual Bra­sil tie­ne un su­pe­rá­vit co­mer­cial de $20.000 mi­llo­nes) ha si­do has­ta aho­ra ás­pe­ra y con idas y ve­ni­das.

Ha pro­me­ti­do, asi­mis­mo, “desideo­lo­gi­zar” los víncu­los de Bra­sil con el mun­do y pre­fe­rir ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les in­di­vi­dua­les en­tre paí­ses aje­nos a la es­truc­tu­ra de blo­ques. En es­te con­tex­to se in­ser­ta su apues­ta de abrir y fle­xi­bi­li­zar al Mer­co­sur sin que ello im­pli­que aban­do­nar­lo, anun­cio que coin­ci­de con las ne­go­cia­cio­nes que ac­tual­men­te es­te blo­que lle­va a ca­bo con la UE pa­ra fir­mar un acuer­do de libre co­mer­cio.

Re­fle­xión fi­nal. Dos dé­ca­das des­pués de la lle­ga­da del cha­vis­mo al go­bierno de Ve­ne­zue­la, mo­vi­mien­to li­de­ra­do por un can­di­da­to an­ti­sis­te­ma y po­pu­lis­ta de iz­quier­da, otro ex­mi­li­tar, Bol­so­na­ro, vis­tien­do tam­bién el tra­je de can­di­da­to an­ti­sis­te­ma, ha pro­me­ti­do re­sol­ver los gra­ves pro­ble­mas que aque­jan al país más gran­de de la re­gión con una pro­pues­ta po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha.

Bol­so­na­ro, al igual que lo fue Chá­vez en su ini­cio, es una in­cóg­ni­ta. A par­tir del 1.° de ene­ro del 2019, co­mo bien apun­ta Bas­tos Aran­tes, se abren tres es­ce­na­rios: un go­bierno ba­sa­do en un pre­si­den­cia­lis­mo de coa­li­ción res­pe­tuo­so de la Cons­ti­tu­ción, un ré­gi­men ba­sa­do en un “au­to­ri­ta­ris­mo le­gal” o un go­bierno sin rum­bo de­fi­ni­do, pa­ra­li­za­do co­mo con­se­cuen­cia del en­fren­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y so­cial, que arries­ga ter­mi­nar en un jui­cio po­lí­ti­co.

Los tres es­ce­na­rios es­tán abier­tos. Es­pe­re­mos que la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña co­rra me­jor suer­te que la su­fri­da Ve­ne­zue­la. ■

Es­pe­re­mos que la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña co­rra me­jor suer­te que la su­fri­da Ve­ne­zue­la

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.