Due­ños de las cu­ru­les

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - agon­za­lez@na­cion.com Ar­man­do Gon­zá­lez R. DI­REC­TOR DE LA NA­CIÓN

Al ca­lor del frac­cio­na­mien­to de Res­tau­ra­ción Na­cio­nal en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, el dipu­tado Eduardo Cruicks­hank plan­tea una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­ti­rar las cre­den­cia­les a quien se se­pa­re del par­ti­do que lo lle­vó al Con­gre­so. La pro­pues­ta es idó­nea pa­ra pro­fun­di­zar en los gra­ves ma­les de nues­tro sis­te­ma de elec­ción de dipu­tados.

Los ciu­da­da­nos vo­ta­mos por lis­tas, no por per­so­nas. Los par­ti­dos go­zan de un am­plio mar­gen pa­ra im­po­ner le­gis­la­do­res y es­tos lle­gan al Con­gre­so sin ma­yor com­pro­mi­so con quie­nes los eli­gie­ron. La ca­li­dad de los as­pi­ran­tes es se­cun­da­ria, so­bre to­do, cuan­do no fi­gu­ran a la ca­be­za de las lis­tas.

La re­for­ma pro­pues­ta por Cruicks­hank, sor­pren­den­te­men­te res­pal­da­da por 19 le­gis­la­do­res de sie­te par­ti­dos, des­per­so­na­li­za­ría la re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria en un gra­do más, con­vir­tien­do las agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas en “due­ñas” de las cu­ru­les. Es la con­sa­gra­ción del dis­tan­cia­mien­to en­tre elec­to­res y ele­gi­dos.

El dipu­tado se­rá in­dis­tin­to y fun­gi­ble. Fue­ra de su agru­pa­ción, des­apa­re­ce y lo re­em­pla­za una fi­gu­ra aún más des­co­no­ci­da, la si­guien­te en la lis­ta. Así, se­gún el pro­po­nen­te, se pro­te­ge la “pro­pues­ta país” plan­tea­da por la agru­pa­ción po­lí­ti­ca y la orien­ta­ción “ideo­ló­gi­ca” por la cual vo­tó el elec­tor. Sin em­bar­go, el ca­so de Res­tau­ra­ción es la me­jor prue­ba de las di­fi­cul­ta­des pa­ra iden­ti­fi­car una “pro­pues­ta país” o una ideo­lo­gía en los plan­tea­mien­tos de mu­chas agru­pa­cio­nes re­pre­sen­ta­das en el Con­gre­so.

Pa­ra co­men­zar, el ros­tro vi­si­ble de Res­tau­ra­ción a lo lar­go del pro­ce­so elec­to­ral fue Fa­bri­cio Al­va­ra­do, lí­der del gru­po de le­gis­la­do­res se­pa­ra­dos que, a la sa­zón, son la ma­yo­ría. ¿Se lle­vó don Fa­bri­cio la “pro­pues­ta país” e ideo­lo­gía res­pal­da­das por los elec­to­res o per­ma­ne­cen con la mi­no­ría de la ban­ca­da ori­gi­nal, fiel a las tien­das de Res­tau­ra­ción, pe­ro ape­nas co­no­ci­da a lo lar­go de la cam­pa­ña?

Va­le re­cor­dar, ade­más, la inexis­ten­cia de un plan de­fi­ni­ti­vo de go­bierno has­ta cin­co días an­tes de la se­gun­da ron­da elec­to­ral, cuan­do Res­tau­ra­ción pro­du­jo la cu­rio­sa ver­sión “2.0” de su pro­gra­ma e in­me­dia­ta­men­te co­men­zó a en­men­dar­la. Tam­bién se ha­ce ob­via la dis­tan­cia en­tre ese plan, las pro­me­sas de cam­pa­ña y las po­si­cio­nes adop­ta­das por los le­gis­la­do­res del par­ti­do, en sus dos ver­sio­nes. Por ejem­plo, bue­na par­te del equi­po eco­nó­mi­co que dio con­fian­za a los vo­tan­tes de Res­tau­ra­ción hoy res­pal­da el plan fis­cal. ¿Por cuál “pro­pues­ta país” tra­ba­ja­ron esos di­ri­gen­tes y por cuál plan­tea­mien­to eco­nó­mi­co vo­ta­ron sus se­gui­do­res?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.