Las elec­cio­nes, Trump y los se­xos

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Carlos Al­ber­to Mon­ta­ner [©FIR­MAS PRESS]

Lo que si­gue es una ver­sión am­plia­da de unos co­men­ta­rios ra­dio­fó­ni­cos que sue­lo ha­cer ca­da se­ma­na. Me pa­re­ce esen­cial exa­mi­nar los co­mi­cios de mid­term en Es­ta­dos Uni­dos. Lo que su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos es­tre­me­ce al res­to del pla­ne­ta.

Fue­ron plan­tea­dos co­mo un ple­bis­ci­to so­bre Do­nald Trump y se re­pi­tió el re­sul­ta­do elec­to­ral de no­viem­bre del 2016. Grosso mo­do, los re­pu­bli­ca­nos ga­na­ron en las zo­nas “ru­ra­les” y los de­mó­cra­tas en las “ur­ba­nas”.

De ahí la dis­pa­ri­dad en los ma­pas elec­to­ra­les. Las su­per­fi­cies ro­jas (re­pu­bli­ca­nas) son mu­cho ma­yo­res que las azu­les (de­mó­cra­tas), aun­que me­nos po­bla­das.

Los re­pu­bli­ca­nos se im­pu­sie­ron en­tre los elec­to­res no uni­ver­si­ta­rios y los de­mó­cra­tas en­tre los que ter­mi­na­ron sus cua­tro años de co­lle­ge.

Las mu­je­res vo­ta­ron más por los de­mó­cra­tas y los hom­bres, por los re­pu­bli­ca­nos. En ge­ne­ral, las mi­no­rías op­ta­ron por los de­mó­cra­tas, in­clui­dos los vas­tos gru­pos que se iden­ti­fi­can por sos­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les no con­ven­cio­na­les.

En de­fi­ni­ti­va, ¿quién triun­fó en las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas del 6 de no­viem­bre pa­sa­do? Los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas di­cen que ga­na­ron. Qui­zás los dos tie­nen ra­zón.

Ra­zo­nes. Los re­pu­bli­ca­nos por­que con­ser­va­ron el Se­na­do y au­men­ta­ron su ven­ta­ja. Los de­mó­cra­tas por­que ga­na­ron la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y ob­tu­vie­ron otras go­ber­na­cio­nes.

En to­do ca­so, no fue una ba­rri­da de­mó­cra­ta ni re­pu­bli­ca­na. Trump con­si­guió el triun­fo de 9 de los 11 can­di­da­tos que de­fen­dió pú­bli­ca­men­te y por los que hi­zo cam­pa­ña –lo que no es­tá na­da mal–, pe­ro de aho­ra en ade­lan­te ten­drá que ne­go­ciar con los de­mó­cra­tas de la Cá­ma­ra to­da me­di­da que pro­pon­ga. Na­tu­ral­men­te, le amar­ga­rán la vi­da.

En to­do ca­so, sí hay un cla­ro triun­fa­dor: la di­ver­si­dad. La di­ver­si­dad de una so­cie­dad que ca­da día es más plu­ral por­que las elec­to­res y ele­gi­dos sa­len de los cló­sets y asu­men pú­bli­ca­men­te iden­ti­da­des par­ti­cu­la­res.

Re­cuer­do ha­ber­le pre­gun­ta­do a Jaime Bayly por qué sa­lió del cló­set y su res­pues­ta fue ge­nial: “Ha­bía tan­ta gen­te que el ca­lor era in­so­por­ta­ble”. Su más re­cien­te no­ve­la, Pe­cho

frío, es mag­ní­fi­ca.

Di­ver­si­dad. Por pri­me­ra vez, hay más de 100 mu­je­res en el Con­gre­so de un to­tal de 435 re­pre­sen­tan­tes. Ja­más hu­bo tan­tas. Fue­ron ele­gi­das 9 go­ber­na­do­ras de un to­tal de 50 es­ta­dos. Por pri­me­ra vez, ha­brá una mu­sul­ma­na en el Con­gre­so, a la que se su­ma una in­dí­ge­na.

Ha si­do re­ele­gi­da go­ber­na­do­ra de Ore­gón una se­ño­ra bi­se­xual, ca­sa­da, que no ocul­ta sus pre­fe­ren­cias. Na­ció, por cier­to, en Torrejón de Ar­doz, co­mu­ni­dad de Ma­drid.

Si­mul­tá­nea­men­te, ha si­do ele­gi­do Ja­red Po­lis go­ber­na­dor de Co­lo­ra­do, em­pre­sa­rio y fi­lán­tro­po de 43 años que es abier­ta­men­te gay. Es la pri­me­ra vez que un ca­ba­lle­ro de­cla­ra­da­men­te ho­mo­se­xual al­can­za esa po­si­ción.

Mien­tras, Tammy Bald­win se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra se­na­do­ra que no es­con­de su con­di­ción de les­bia­na y abo­ga por la uti­li­za­ción de la pa­la­bra “ma­tri­mo­nio” pa­ra ca­li­fi­car la unión de dos per­so­nas del mis­mo se­xo, mien­tras pi­de que se le­ga­li­cen es­tos víncu­los.

Re­cuer­do a un ho­mó­fo­bo es­pa­ñol, que ad­mi­tía, de­ses­pe­ra­do, por la ra­dio ma­dri­le­ña, que se ca­sa­ran las per­so­nas del mis­mo se­xo, “pe­ro que no se pue­dan di­vor­ciar pa­ra que se­pan lo que es el ho­rror¨.

De­mó­cra­tas. To­das es­tas

per­so­nas son de­mó­cra­tas. De al­gu­na ma­ne­ra, el par­ti­do de­mó­cra­ta se ha con­ver­ti­do en el par­ti­do de la di­ver­si­dad y de la to­le­ran­cia. Ahí ca­ben to­das las cria­tu­ras tra­di­cio­nal­men­te se­gre­ga­das –co­mo di­cen los de­mó­cra­tas– por “la fa­lo­cra­cia blan­ca tra­di­cio­nal”.

Du­ran­te es­tas elec­cio­nes, los de­mó­cra­tas bom­bar­dea­ron a la pren­sa y a sus par­ti­da­rios con abun­dan­te pro­pa­gan­da a fa­vor de los afro­ame­ri­ca­nos, fue­ran hom­bres, mu­je­res o de cual­quier pre­fe­ren­cia, y en pro de los can­di­da­tos gais, les­bia­nas, tran­se­xua­les, bi­se­xua­les o fí­si­ca­men­te im­pe­di­dos por al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca.

La idea era de­mos­trar que el Par­ti­do De­mó­cra­ta re­pre­sen­ta la di­ver­si­dad de una so­cie­dad de 325 mi­llo­nes de per­so­nas en la que exis­ten nu­me­ro­sas iden­ti­da­des de gé­ne­ro, et­nia, ra­za, re­li­gión, len­gua y ori­gen, uni­das ba­jo el co­mún pa­ra­guas del ca­rác­ter es­ta­dou­ni­den­se.

Mien­tras es­to su­ce­día, le ex­con­gre­sis­ta re­pu­bli­ca­na Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, tras ser­vir 28 años en el Con­gre­so, de­cla­ra­ba que no po­día evi­tar cier­to do­lor por­que su par­ti­do se ha­bía con­ver­ti­do en una or­ga­ni­za­ción de va­ro­nes blan­cos.

Ella tie­ne un hi­jo, un ex­ce­len­te mu­cha­cho, al que ama pro­fun­da­men­te, que na­ció hi­ja. La li­ber­tad tam­bién per­mi­te esos cam­bios.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta pu­do de­mos­trar en los co­mi­cios que re­pre­sen­ta la di­ver­si­dad

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.