Tea­tro po­lí­ti­co

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Fernando Du­rán Aya­ne­gui du­ra­na­ya­ne­gui@gmail.com>

Hay gran pro­fu­sión de pu­bli­ca­cio­nes de pro­cla­mas y dis­cur­sos atri­bui­dos a po­lí­ti­cos más o me­nos fa­mo­sos y al­gu­nas se repu­tan de ser fuentes inago­ta­bles de pro­fun­dos y be­llos pen­sa­mien­tos. Sin em­bar­go, tam­bién es­tá muy di­fun­di­da la idea de que la po­lí­ti­ca es so­lo una más de las ar­tes es­cé­ni­cas y esas pu­bli­ca­cio­nes son pie­zas del gé­ne­ro dra­má­ti­co. No sin ra­zón, pues en la ac­tua­li­dad la gran ma­yo­ría de esos tex­tos son crea­cio­nes de los lla­ma­dos ghost wri­ters, per­so­nas dis­tin­tas de las que “ha­blan”. Por esa ra­zón no nos sor­pren­de en­con­trar en­sa­yis­tas se­rios que atri­bu­yan idén­ti­ca fuer­za ar­gu­men­tal a unas lí­neas de Ham­let y a un pá­rra­fo sec­ta­rio enun­cia­do por un de­ma­go­go. Es di­fe­ren­te el ca­so de aque­llas opi­nio­nes de los po­lí­ti­cos que son cap­ta­das en el am­bien­te cán­di­do de una im­pro­vi­sa­ción: con ellas se ga­na en sin­ce­ri­dad, aun­que a ve­ces se pier­da en pro­fun­di­dad o in­te­li­gi­bi­li­dad, co­mo ocu­rre con los tuits de Trump.

Se­ría in­tere­san­te ha­cer el ex­pe­ri­men­to de mos­trar a va­rias per­so­nas dos ci­tas ori­gi­na­les de un per­so­na­je no­ta­ble, pa­ra ver quién adi­vi­na la iden­ti­dad del au­tor, pe­ro, eso sí, sin re­cu­rrir a Goo­gle. Su­pon­ga­mos que da­mos co­mien­zo con es­tas, de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do:

“La no­ción de que el cos­mos es in­fi­ni­to, tan­to en el sen­ti­do de lo in­fi­ni­ta­men­te gran­de co­mo en el sen­ti­do de lo in­fi­ni­ta­men­te pe­que­ño, de­be ser ex­pre­sa­da de una for­ma ac­ce­si­ble. Ha­bría si­do un gran error, al ini­cio de la era po­si­ti­vis­ta, re­pre­sen­tar­se el es­pa­cio en­ce­rra­do den­tro de los lí­mi­tes im­pues­tos por los ins­tru­men­tos. Hoy en día de­be­mos ra­zo­nar de la mis­ma ma­ne­ra, a pe­sar de los avan­ces lo­gra­dos con los re­cur­sos de me­di­ción. Y eso es cier­to tan­to en la es­ca­la mi­cros­có­pi­ca co­mo en la ma­cros­có­pi­ca”.

“Se equi­vo­can quie­nes se fi­gu­ran que pa­ra mí se­ría du­ro no po­der eje­cu­tar la ac­ti­vi­dad que eje­cu­to en es­te mo­men­to. El día más be­llo de mi vi­da se­rá aquel en el que de­ja­ré atrás la po­lí­ti­ca con sus tris­te­zas y sus tor­men­tos .... Me gus­ta­ría, en­ton­ces, de­di­car cin­co o diez años a di­lu­ci­dar mi pen­sa­mien­to y a po­ner­lo por es­cri­to”.

Sin du­da, di­rán, se tra­ta de un cien­tí­fi­co me­ti­do en po­lí­ti­ca o un po­lí­ti­co dán­do­se­las de fi­ló­so­fo. Pe­ro es tan fal­so el tono de la se­gun­da ci­ta, que so­lo es atri­bui­ble a un mal ac­tor, es de­cir, a un po­lí­ti­co. Por cier­to, am­bas opi­nio­nes au­tén­ti­cas son de Hitler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.