Cam­bios en ‘La Na­ción’

Cuan­do los efec­tos

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Con el apo­yo de nues­tros sus­crip­to­res y anun­cian­tes sal­dre­mos de la pan­de­mia con una re­dac­ción ágil y ade­cua­da a los re­tos del por­ve­nir.

eco­nó­mi­cos de la pan­de­mia co­men­za­ron a ha­cer­se sen­tir y la Asam­blea Le­gis­la­ti­va fa­cul­tó a los em­plea­do­res pa­ra re­du­cir jor­na­das con el fin de evi­tar la rup­tu­ra de con­tra­tos la­bo­ra­les, el Gru­po Na­ción acep­tó la in­vi­ta­ción a man­te­ner in­tac­ta su pla­ni­lla. Pa­sa­dos tres me­ses, el mer­ca­do pu­bli­ci­ta­rio, co­mo bue­na par­te de la eco­no­mía, no mues­tra re­cu­pe­ra­ción.

Pro­lon­gar el re­cor­te sa­la­rial otros tres me­ses, y qui­zá tres más, im­pli­ca se­rios in­con­ve­nien­tes pa­ra las ac­ti­vi­da­des pe­rio­dís­ti­cas y pa­ra los co­la­bo­ra­do­res en­car­ga­dos de ve­lar por el cum­pli­mien­to de la mi­sión esen­cial de la em­pre­sa: pro­veer in­for­ma­ción opor­tu­na y ve­ri­fi­ca­da so­bre los acon­te­ci­mien­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Por eso, de­ci­di­mos re­du­cir la pla­ni­lla y, al mis­mo tiem­po, res­ti­tuir pau­la­ti­na­men­te el sa­la­rio del per­so­nal a par­tir de la pri­me­ra quin­ce­na de ju­lio, co­men­zan­do por los co­la­bo­ra­do­res de me­nos in­gre­sos.

Los edi­to­res y eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa se­rán los úl­ti­mos en re­cu­pe­rar sus sa­la­rios. Con ese fin, el Gru­po Na­ción so­li­ci­tó una ex­ten­sión de la re­duc­ción de jor­na­das de con­for­mi­dad con la ley. La me­ta de la re­es­truc­tu­ra­ción, ade­más de su­pe­rar las di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias crea­das por la pan­de­mia, es emer­ger con una re­dac­ción ágil y ajus­ta­da a las nue­vas con­di­cio­nes del país y de la in­dus­tria pe­rio­dís­ti­ca.

Ha si­do do­lo­ro­so des­pe­dir­nos de de­ce­nas de co­la­bo­ra­do­res, in­clui­dos 17 co­le­gas de la re­dac­ción y otros miem­bros de las áreas de apo­yo di­rec­to a la la­bor pe­rio­dís­ti­ca. En to­tal, la em­pre­sa re­du­jo en un 20 % su pla­ni­lla. A to­dos nues­tro agra­de­ci­mien­to por sus es­fuer­zos a lo lar­go de tan­to tiem­po. Ha­bría­mos que­ri­do que las cir­cuns­tan­cias no nos hu­bie­ran pues­to en es­ta si­tua­ción. Nos con­sue­la sa­ber que hi­ci­mos cuan­to es­tu­vo a nues­tro al­can­ce pa­ra evi­tar­lo. Les desea­mos siem­pre lo me­jor y oja­lá po­da­mos re­en­con­trar­nos. Nin­guno nos de­ja por fal­ta de es­fuer­zo o ta­len­to. Por el con­tra­rio, to­dos son ejem­pla­res per­so­nas y pro­fe­sio­na­les.

La re­es­truc­tu­ra­ción per­mi­ti­rá ini­ciar el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de los in­gre­sos de más de me­dio cen­te­nar de pe­rio­dis­tas y de mu­chos más co­la­bo­ra­do­res de otras áreas, a quie­nes pe­di­mos re­no­var es­fuer­zos pa­ra pre­ser­var la fun­ción de La Na­ción en la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se. Los lec­to­res juz­ga­rán si lo lo­gra­mos, pe­ro con­fia­mos en no de­frau­dar­los.

La pan­de­mia ha te­ni­do efec­tos de­vas­ta­do­res so­bre la in­dus­tria de los me­dios en to­do el mun­do. Gan­nett, la ca­de­na más gran­de de pe­rió­di­cos en los Es­ta­dos Uni­dos, pro­pie­ta­ria de USA To­day y otros 250 dia­rios, or­de­nó a la ma­yor par­te de sus 24.000 co­la­bo­ra­do­res to­mar cin­co días li­bres, sin pa­ga, una vez al mes. En to­tal, 36.000 em­plea­dos de me­dios per­die­ron su tra­ba­jo o su­frie­ron re­duc­cio­nes de sa­la­rios en ese país des­de el ini­cio de la pan­de­mia. En Amé­ri­ca La­ti­na, El Co­mer­cio de Li­ma, bu­que in­sig­nia de un gran con­sor­cio, anun­ció el des­pi­do de 400 co­la­bo­ra­do­res. La pres­ti­gio­sa revista For­tu­ne ha­rá lo mis­mo con el 10 % de su pla­ni­lla.

Los ejem­plos sal­tan a la vis­ta en to­do el mun­do. La in­dus­tria de me­dios arras­tra se­rios pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les y el co­ro­na­vi­rus los exa­cer­ba y evi­den­cia. La cri­sis nos re­afir­ma en la con­vic­ción de que el fu­tu­ro es­tá en las suscripcio­nes di­gi­ta­les. Por eso, lan­za­mos un mo­de­lo de pa­go por con­te­ni­do que ya ron­da 16.000 sus­crip­to­res ac­ti­vos.

Los me­dios im­pre­sos del Gru­po Na­ción eran ren­ta­bles an­tes de la pan­de­mia y vol­ve­rán a ser­lo cuan­do la emer­gen­cia pa­se, pe­ro el cre­ci­mien­to de las suscripcio­nes di­gi­ta­les no ha ce­sa­do si­quie­ra en es­tos di­fí­ci­les me­ses.

Con vis­ta en esa reali­dad, de­ci­di­mos acep­tar el inevi­ta­ble do­lor de es­te mo­men­to co­mo una se­ve­ra ad­ver­ten­cia so­bre la ne­ce­si­dad de in­ten­si­fi­car los cam­bios pa­ra se­guir desem­pe­ñan­do nues­tro pa­pel en la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se. Con el apo­yo de sus­crip­to­res y anun­cian­tes sal­dre­mos de la pan­de­mia con una re­dac­ción ágil y ade­cua­da a los re­tos del por­ve­nir.

Con el apo­yo de nues­tros sus­crip­to­res y anun­cian­tes sal­dre­mos de la pan­de­mia con una re­dac­ción ágil y ade­cua­da a los re­tos del por­ve­nir

Ha si­do do­lo­ro­so des­pe­dir­nos de 17 co­le­gas y va­rios miem­bros de las áreas de apo­yo a la re­dac­ción. En to­tal la em­pre­sa re­du­jo en un 20 % su pla­ni­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.