Pan­de­mia dis­pa­ra las es­ta­fas in­for­má­ti­cas

#No­co­ma­cuen­to: De­lin­cuen­tes ca­zan víctimas por ce­lu­lar, co­rreo o re­des

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Sil­via Ar­ta­via sil­via.ar­ta­via@na­cion.com

Una lla­ma­da in­te­rrum­pió la jor­na­da la­bo­ral de Ma­ría Lau­ra Sancho, ana­lis­ta de una em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca, el jueves 4 de ju­nio.

La ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas, de 27 años y ve­ci­na de Car­ta­go, cum­plía con la ru­ti­na de te­le­tra­ba­jo que ha­bía asu­mi­do tres me­ses an­tes, cuan­do em­pe­zó la pan­de­mia por la co­vid-19.

“La con­tac­to para ayu­dar­le a ges­tio­nar el re­ti­ro de su FCL (Fon­do de Ca­pi­ta­li­za­ción La­bo­ral)”, le ex­pre­só una pre­su­ro­sa y ama­ble voz en el te­lé­fono. Quien ha­bla­ba se iden­ti­fi­có co­mo fun­cio­na­rio de la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras (Su­gef).

“Para ello de­be in­gre­sar al en­la­ce que le voy a com­par­tir por What­sapp. Es un pa­so a pa­so: yo la ayu­do, pe­ro de­be­mos ha­cer­lo jun­tos”, con­ti­nuó el su­pues­to agen­te fi­nan­cie­ro.

“En es­te mo­men­to, no ten­go tiem­po. Ex­plí­que­me qué de­bo hacer y yo lo ha­go des­pués, por mi cuen­ta”, con­tes­tó Sancho.

Lue­go de va­rios mi­nu­tos de pre­gun­tas y res­pues­tas, las cá­li­das pa­la­bras del ini­cio se ha­bían con­ver­ti­do en una re­pri­men­da: “Bueno, yo que­ría ayu­dar­la, pe­ro ya que us­ted no quie­re, allá us­ted”, le di­jo el su­je­to.

“En lo que es­ta­ba ha­blan­do con él, una fa­mi­liar que es­ta­ba cer­ca y oyó la con­ver­sa­ción, me di­jo que la Su­gef no es­ta­ba lla­man­do a na­die, que eso era una es­ta­fa. El ti­po oyó, se enojó y me ti­ró el te­lé­fono”, con­tó la pro­fe­sio­nal.

Re­la­tos co­mo el de Sancho, pe­ro con un fi­nal en que los mal­he­cho­res lo­gran es­ta­far a sus víctimas, aca­pa­ran las de­nun­cias del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ).

Se­gún la Uni­dad de Aná­li­sis Cri­mi­nal, en­tre enero y ju­lio del 2020 se re­por­ta­ron 733 es­ta­fas más que en el mis­mo pe­rio­do del 2019.

Du­ran­te los pri­me­ros sie­te me­ses del 2019 hu­bo 7.508 de­nun­cias por es­ta­fas, mien­tras que es­te año la cifra as­cen­dió a 8.281 en el mis­mo lap­so.

El in­cre­men­to es pro­duc­to de la di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial por la pan­de­mia, es­ti­man ex­per­tos con­sul­ta­dos por La Na­ción.

Los ham­po­nes se apro­ve­chan de las apre­mian­tes cir­cuns­tan­cias que en­fren­tan las per­so­nas más vul­ne­ra­bles para es­ta­far­las.

Las en­ga­ñan con fal­sas ofer­tas de em­pleo y de bo­nos Pro­te­ger, el sub­si­dio es­ta­tal para quie­nes que­da­ron des­em­plea­dos por la cri­sis, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos.

En la ac­tual co­yun­tu­ra tam­bién es­tán muy ex­pues­tos los em­pren­de­do­res, so­bre to­do si es­tán ins­cri­tos en el Sis­te­ma In­te­gra­do de Com­pras Pú­bli­cas (Si­cop), don­de se in­clu­ye a to­do aquel que le ven­de ser­vi­cios al Estado.

Los cri­mi­na­les in­gre­san al Si­cop, re­vi­san los da­tos de las com­pa­ñías y con­tac­tan a sus due­ños o re­pre­sen­tan­tes le­ga­les para es­ta­far­los.

“Lla­man a las em­pre­sas di­cién­do­les que las in­vi­tan a par­ti­ci­par en li­ci­ta­cio­nes, o pre­gun­tan de qué for­ma les pue­den hacer lle­gar in­for­ma­ción de una li­ci­ta­ción, o que los quie­ren in­vi­tar a una li­ci­ta­ción”, con­tó Ma­rio Ro­bles, fun­da­dor de Whi­te­ja­guars Cy­ber Se­cu­rity, fir­ma es­pe­cia­lis­ta en ci­ber­se­gu­ri­dad.

Vías de ac­ce­so. ¿Có­mo lle­van a ca­bo las es­ta­fas? Las for­mas de abor­dar a las víctimas son va­ria­das. Las lla­man por te­lé­fono o las con­tac­tan por re­des so­cia­les.

En mu­chos ca­sos, in­clu­so, ni si­quie­ra se es­ta­ble­ce con­tac­to di­rec­to. Bas­ta con pro­mo­ver anun­cios en re­des so­cia­les que re­sul­tan un gan­cho para sus pre­sas.

“Si es por lla­ma­da, lo que bus­can es que la per­so­na des­car­gue un soft­wa­re ma­li­cio­so para te­ner ac­ce­so re­mo­to al equi­po. Si es por me­dio de pu­bli­ci­dad pa­ga­da en Fa­ce­book, por ejem­plo, lle­van a la per­so­na a un lu­gar de es­tos, de es­ta­fas, y le sa­le una pá­gi­na de Fo­rex di­cién­do­le que se ha­ga millonario”, ase­gu­ró Ro­bles.

Una vez que lo­gran que la per­so­na in­gre­se al soft­wa­re o si­tio ma­li­cio­so en In­ter­net, los cri­mi­na­les lo­gran ac­ce­so re­mo­to al equi­po de la víc­ti­ma, ya sea una compu­tado­ra, un ce­lu­lar o cual­quier dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co.

Ac­to se­gui­do, bus­can da­tos sen­si­bles, co­mo la cla­ve de su co­rreo elec­tró­ni­co –don­de es pro­ba­ble que las per­so­nas guar­den con­tra­se­ñas e in­for­ma­ción so­bre transac­cio­nes– y así va­cían sus cuen­tas ban­ca­rias.

De­li­tos. Erick Le­wis, je­fe de la sección de De­li­tos In­for­má­ti­cos del OIJ, con­fir­mó que tres de los de­li­tos que más han au­men­ta­do con la pan­de­mia son la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad, la vio­la­ción de da­tos per­so­na­les y la su­plan­ta­ción de pá­gi­nas web de em­pre­sas, en­ti­da­des e ins­ti­tu­cio­nes.

¿En qué con­sis­te ca­da uno?

hh1. Su­plan­ta­ción de iden­ti­dad. El fun­cio­na­rio ju­di­cial ase­gu­ró que es­ta mo­da­li­dad de en­ga­ño pue­de dar­se por dos ra­zo­nes: para ha­cer­le un da­ño mo­ral a la víc­ti­ma o para es­ta­far­la.

“To­man una o va­rias fo­to­gra­fías de su per­fil de Fa­ce­book y crean uno si­mi­lar para ha­cer­se pa­sar por us­ted. Esa su­plan­ta­ción pue­de ser para mor­ti­fi­car y di­fa­mar, o en al­gu­nos ca­sos, para es­ta­far.

“Bus­can, por ejem­plo, la iden­ti­dad de un doc­tor o de al­guien que, si uno bus­ca en Goo­gle, pue­da apa­re­cer in­for­ma­ción pú­bli­ca de esa per­so­na. Le ro­ban la fo­to­gra­fía del per­fil de What­sapp, del Fa­ce­book o de cual­quier red so­cial, y lo su­plan­tan. Por ejem­plo, se po­nen a ven­der bie­nes a nom­bre de esa per­so­na, o al re­vés: se ha­cen pa­sar por un po­si­ble com­pra­dor”, ex­pli­có Le­wis.

hh2. Vio­la­ción de co­rres­pon­den­cia o co­mu­ni­ca­cio­nes

elec­tró­ni­cas. Son ca­sos de per­so­nas que de­nun­cian que al­guien in­gre­só a su per­fil en una o va­rias de sus re­des so­cia­les, a su cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co, o a al­gu­nos otros ser­vi­cios en In­ter­net.

Uno de los ti­mos de mo­da es que los es­ta­fa­do­res con­tac­tan a los ami­gos de la víc­ti­ma me­dian­te los ser­vi­cios de men­sa­je­ría de las re­des so­cia­les y se ha­cen pa­sar por es­ta.

“Por ejem­plo, le di­cen a al­guno de mis ami­gos: ‘Ho­la, fu­la­ni­to, vie­ras que tu­ve un pro­ble­ma con mi co­rreo elec­tró­ni­co y ne­ce­si­to re­cu­pe­rar la con­tra­se­ña, pe­ro me pi­de dar un co­rreo al­terno y no ten­go. ¿Po­dría dar el tu­yo?’.

“La per­so­na se lo da, cre­yen­do que soy yo, y, efec­ti­va­men­te, re­ci­be un men­sa­je en su co­rreo con un có­di­go, pe­ro de lo que no se da cuen­ta la víc­ti­ma es que ese có­di­go que man­da el sis­te­ma de men­sa­je­ría au­to­má­ti­co del co­rreo elec­tró­ni­co es por­que le es­tán res­tau­ran­do la cuen­ta de co­rreo a ella”, ex­pli­có Le­wis.

Al je­fe de De­li­tos In­for­má­ti­cos del OIJ le preo­cu­pa que los cri­mi­na­les ca­da vez bus­can más for­mas de da­ñar a

SE AM­PLIÓ LA GA­MA, POR DE­CIR­LO ASÍ, de LA AC­CIÓN de­lic­ti­va. AL PRIN­CI­PIO SO­LO ESTAFABAN”.

Erick Le­wis

Je­fe sección de de­li­tos in­for­má­ti­cos del OIJ

sus pre­sas. “Al prin­ci­pio so­lo estafaban, pe­ro aho­ra, si no lo lo­gran, bus­can in­for­ma­ción den­tro de los co­rreos elec­tró­ni­cos y otros ser­vi­cios que es­tén aso­cia­dos a ese co­rreo, o en el mis­mo per­fil de re­des so­cia­les, y si hay in­for­ma­ción que a us­ted lo com­pro­me­ta – por­que hay gen­te que guar­da in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra o ín­ti­ma en sus cuen­tas de co­rreo o en la nu­be– en­ton­ces, si pue­den, lo ex­tor­sio­nan.

“Se am­plió la ga­ma, por de­cir­lo así, de la ac­ción de­lic­ti­va. Em­pe­zó co­mo una es­ta­fa y aho­ra ha lle­ga­do a eso”, en­fa­ti­zó.

Da­tos de la Sección Es­pe­cia­li­za­da Con­tra el Ci­ber­cri­men del OIJ in­di­can que, de enero a se­tiem­bre del 2020, di­cha ins­tan­cia re­ci­bió 293 de­nun­cias por vio­la­ción de co­rres­pon­den­cia o co­mu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas, 55 más que las 238 re­por­ta­das en el mis­mo lap­so del 2019.

hh3. Su­plan­ta­ción de pá­gi­nas elec­tró­ni­cas. Le­wis co­men­tó que es­tos ca­sos son, por ejem­plo, las fa­mo­sas lla­ma­das del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio La Re­for­ma, en que re­clu­sos se ha­cen pa­sar por agen­tes ban­ca­rios para lle­var a las víctimas a su­pues­tos si­tios web de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que re­sul­tan ser soft­wa­re ma­li­cio­so.

De nue­vo, cuan­do con­si­guen que las per­so­nas ha­yan de­ja­do ahí da­tos sen­si­bles co­mo con­tra­se­ñas y cuen­tas ban­ca­rias, las despojan de lo que ten­gan.

En cri­te­rio de los ex­per­tos, ta­les mo­da­li­da­des de es­ta­fas tam­bién es­tán a la or­den del día de­bi­do a la for­ma ace­le­ra­da en que mu­chos pe­que­ños co­mer­cian­tes han de­bi­do mi­grar a las ven­tas en lí­nea por la cri­sis.

Per­so­nas que per­die­ron sus tra­ba­jos y tu­vie­ron que em­pren­der son un blan­co per­fec­to para los cri­mi­na­les, pues mu­chas no po­seen co­no­ci­mien­tos so­bre se­gu­ri­dad en In­ter­net, es­ti­mó Ro­bles.

“He­mos te­ni­do un in­cre­men­to bas­tan­te gran­de en cuan­to a so­li­ci­tu­des de pla­ta­for­mas de e-com­mer­ce (co­mer­cio elec­tró­ni­co) que han si­do

hac­kea­das.

“Per­so­nas que te con­tac­tan por re­des so­cia­les, te pi­den que les en­viés el pro­duc­to y que des­pués te lo pa­gan y no pa­gan. Lo ha­cen con em­pren­de­do­res pe­que­ños. Por ejem­plo, se­ño­ras que ha­cen re­pos­te­ría. Les di­cen: ‘Mán­de­me una mues­tra y le de­po­si­to’”, aña­dió

el es­pe­cia­lis­ta.

¿A qué se ex­po­nen los es­ta­fa­do­res? De­pen­de del de­li­to. Por ejem­plo, cuan­do se es­tá en pre­sen­cia de una es­ta­fa in­for­má­ti­ca, la pe­na es de en­tre tres y 10 años, se­gún la ac­ción.

Si se tra­ta de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad, el cas­ti­go pue­de ser de unos tres años y, en el ca­so de su­plan­ta­ción de pá­gi­nas elec­tró­ni­cas, de has­ta seis años.

“Mu­chas de esas ac­cio­nes se acu­mu­lan. Por ejem­plo, se da es­ta­fa, se da su­plan­ta­ción de iden­ti­dad. En­ton­ces, eso se su­ma”, con­clu­yó el je­fe del OIJ.

ES­TA IN­FOR­MA­CIÓN for­ma par­te del pro­yec­to #No­co­ma­cuen­to, una ini­cia­ti­va de La Na­ción que bus­ca ana­li­zar la ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción que cir­cu­la en re­des so­cia­les. us­ted pue­de for­mar par­te de es­te pro­yec­to en­vián­do­nos in­for­ma­ción que le pa­rez­ca fal­sa o po­co con­fia­ble al What­sapp 6420-7160 o al co­rreo no­co­ma­cuen­to@na­cion.com. tam­bién pue­de re­ci­bir nues­tras pu­bli­ca­cio­nes di­rec­ta­men­te en su ce­lu­lar unién­do­se al gru­po de What­sapp o al bot de te­le­gram.

CAP­TU­RA de PAN­TA­LLA

Men­sa­jes fal­sos, co­mo es­te que le pro­me­te a la per­so­na un bono Pro­te­ger, cir­cu­lan en What­sapp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.