380 ba­lle­nas mue­ren al en­ca­llar en Aus­tra­lia

Res­ca­tis­tas lo­gra­ron sal­var a 50 y lu­chan para li­be­rar a otras 30 que es­tán vivas

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Al me­nos 380 ba­lle­nas pi­lo­to que es­ta­ban va­ra­das en una ale­ja­da bahía de Tas­ma­nia, en el sur de Aus­tra­lia, mu­rie­ron pe­se a to­dos los es­fuer­zos para sal­var­las, anun­cia­ron los so­co­rris­tas es­te miér­co­les.

Es­tas ci­fras in­di­can que ca­si la to­ta­li­dad de los 460 ce­tá­ceos en­ca­lla­dos en es­ta bahía de la cos­ta oes­te de la is­la pe­re­cie­ron.

“Po­de­mos con­fir­mar que 380 ce­tá­ceos mu­rie­ron”, de­cla­ró Nic De­ka, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Par­ques y Vi­da Sil­ves­tre de Tas­ma­nia.

“Unos 30 si­guen vi­vos y la bue­na no­ti­cia es que pu­di­mos sal­var a 50”, agre­gó, al tiem­po que ca­li­fi­có el tra­ba­jo de los equi­pos de res­ca­te de “muy ago­ta­dor” a ni­vel fí­si­co y emo­cio­nal.

Un pri­mer gru­po de unas 270 ba­lle­nas pi­lo­to fue en­con­tra­do en­ca­lla­do el lu­nes. Des­de en­ton­ces, se in­ten­tó li­be­rar a los ma­mí­fe­ros de un ban­co de are­na al que so­lo se pue­de ac­ce­der por bar­co.

Otro con­tin­gen­te de cer­ca de 200 ma­mí­fe­ros ma­ri­nos muer­tos fue lo­ca­li­za­do ayer por la ma­ña­na gra­cias a un vue­lo de re­co­no­ci­mien­to.

Se tra­ta del peor in­ci­den­te de es­te ti­po re­gis­tra­do en Tas­ma­nia, un estado in­su­lar aus­tra­liano fren­te a la cos­ta sur.

Un equi­po de 60 con­ser­va­cio­nis­tas, vo­lun­ta­rios y tra­ba­ja­do­res de pis­ci­fac­to­rías lo­ca­les par­ti­ci­pan en las ope­ra­cio­nes de res­ca­te de los ce­tá­ceos aún vi­vos, que es­tán par­cial­men­te su­mer­gi­dos.

Los so­co­rris­tas pa­sa­ron dos días en las frías aguas, po­co pro­fun­das, y con­si­guie­ron li­be­rar a me­dio cen­te­nar de ba­lle­nas, uti­li­zan­do bar­cos equi­pa­dos para guiar­las de vuel­ta al océano.

Ac­tual­men­te, con­ti­núan su ca­rre­ra con­tra­rre­loj para in­ten­tar sal­var al me­nos a 30 ani­ma­les más.

“Se con­cen­tran en su tra­ba­jo, es un tra­ba­jo ago­ta­dor, al­gu­nos es­tán su­mer­gi­dos en las aguas frías has­ta el tor­so. In­ten­ta­mos hacer tur­nos en­tre los equi­pos”, ex­pli­có De­ka.

Las 200 ba­lle­nas ha­lla­das el miér­co­les es­ta­ban a en­tre sie­te y 10 ki­ló­me­tros del pri­mer gru­po.

Las au­to­ri­da­des han am­plia­do el área de bús­que­da para ver si hay más ce­tá­ceos atra­pa­dos.

Al­gu­nos de los ani­ma­les res­ca­ta­dos el mar­tes fue­ron con­du­ci­dos a al­ta­mar du­ran­te la no­che, con­for­me a las re­co­men­da­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas en com­por­ta­mien­to de las ba­lle­nas.

“La bue­na no­ti­cia es que la ma­yo­ría de las ba­lle­nas que fue­ron res­ca­ta­das to­da­vía es­tán en aguas pro­fun­das y na­dan­do”, de­cla­ró De­ka a los pe­rio­dis­tas en la cer­ca­na ciu­dad de Strahan. “No se han que­da­do va­ra­das”.

Las cau­sas de es­te fe­nó­meno si­guen sin co­no­cer­se y ni si­quie­ra los cien­tí­fi­cos que las es­tu­dian des­de ha­ce dé­ca­das han lo­gra­do di­lu­ci­dar­las.

Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res apun­tan a que es­tos ce­tá­ceos, de ca­rác­ter muy so­cia­ble, po­drían ha­ber­se des­via­do de su iti­ne­ra­rio des­pués de ha­ber­se ali­men­ta­do cer­ca de la ori­lla. Otra hi­pó­te­sis es que po­dían ha­ber se­gui­do a una o dos ba­lle­nas des­orien­ta­das.

Para Kris Carl­yon, bió­lo­ga del go­bierno de Tas­ma­nia, se tra­ta de un “fe­nó­meno na­tu­ral”, pues­to que ya se ha pro­du­ci­do en múl­ti­ples oca­sio­nes a lo lar­go de la his­to­ria, tan­to en el sur de Aus­tra­lia co­mo en Nue­va Ze­lan­da.

“In­ter­ve­ni­mos en es­te ti­po de si­tua­ción, pe­ro no po­de­mos hacer mu­cho para im­pe­dir que es­to vuel­va a ocu­rrir”, ma­ni­fes­tó.

Se­gún es­te ex­per­to, una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes para ac­tuar cuan­do es­tos ani­ma­les es­tán en­ca­lla­dos es para pre­ser­var su bie­nes­tar.

Ad­mi­tió, sin em­bar­go, que aun­que es “ex­tre­ma­da­men­te es­tre­san­te” para los ani­ma­les que han so­bre­vi­vi­do, la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que son sus­cep­ti­bles de se­guir desa­rro­llán­do­se ple­na­men­te cuan­do re­gre­san a su há­bi­tat.

“He­mos pro­ba­do de for­ma bas­tan­te con­clu­yen­te que los ani­ma­les vol­ve­rán a agru­par­se, re­crea­rán sus la­zos so­cia­les y que ten­drán, a cor­to y me­dio pla­zo, un com­por­ta­mien­to nor­mal y na­tu­ral”, in­di­có Carl­yon.

Los res­pon­sa­bles de las ope­ra­cio­nes tie­nen tam­bién que eva­cuar los res­tos de los ce­tá­ceos que fa­lle­cie­ron.

Un equi­po de es­pe­cia­lis­tas en el lu­gar tra­ba­ja en la ela­bo­ra­ción de un dis­po­si­ti­vo para lim­piar la zo­na.

JO­SÉ COR­DE­RO

El cu­bano Mar­cel Hernández fes­te­ja así el go­la­zo de ti­ro li­bre que le mar­có al Sa­pris­sa ano­che; es­ta fue su se­gun­da ano­ta­ción en el en­cuen­tro. Lle­gan al fes­te­jo Da­niel Chacón (izq.) y Wi­lliam Qui­rós.

AFP

So­co­rris­tas tra­ba­jan a pu­ro múscu­lo por sal­var­las.

AFP

So­co­rris­tas tra­ta­ban de sal­var a un gru­po de ba­lle­nas va­ra­das en un ban­co de are­na en la cos­ta oes­te de Tas­ma­nia, Aus­tra­lia.

AFP

Es­ta ba­lle­na pi­lo­to lu­cha­ba por li­be­rar­se del ban­co de are­na don­de es­ta­ba atra­pa­da en Mac­qua­rie Har­bour, en la cos­ta oc­ci­den­tal de la is­la de Tas­ma­nia, Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.