Di­ri­gen­te opo­si­tor ru­so Ale­xéi Na­val­ni sa­lió de hos­pi­tal en Ber­lín

››Mé­di­cos le die­ron de al­ta y creen que se res­ta­ble­ce­rá por com­ple­to

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO -

BER­LÍN. AFP. Trein­ta y dos días des­pués de ha­ber si­do hos­pi­ta­li­za­do en Ber­lín en co­ma in­du­ci­do y en un estado gra­ve por un en­ve­ne­na­mien­to, el di­ri­gen­te opo­si­tor ru­so Ale­xéi Na­val­ni re­ci­bió el al­ta mé­di­ca el mar­tes y po­dría con­si­de­rar el re­gre­so a su país.

“El estado de sa­lud del pa­cien­te me­jo­ró tan­to que pu­die­ron in­te­rrum­pir­se los cui­da­dos in­ten­si­vos”, di­jo el miér­co­les en un co­mu­ni­ca­do el Hos­pi­tal de la Cha­ri­té de Ber­lín, don­de es­tu­vo in­ter­na­do.

“Vien­do la evo­lu­ción del tra­ta­mien­to has­ta aho­ra y del estado ac­tual del pa­cien­te, los doc­to­res con­si­de­ran que es po­si­ble un res­ta­ble­ci­mien­to com­ple­to”, agre­gó el hos­pi­tal ber­li­nés.

Tras el anun­cio del al­ta mé­di­ca, el Krem­lin afir­mó que el opo­si­tor era “li­bre” de vol­ver a Ru­sia, “co­mo cual­quier ciu­da­dano ru­so”.

El prin­ci­pal opo­si­tor al Krem­lin, de 44 años, pu­bli­có es­te miér­co­les una fo­to de él en Ins­ta­gram, sen­ta­do en un ban­co. Se le ve más del­ga­do y de­ma­cra­do, mi­ran­do im­pa­si­ble el ob­je­ti­vo.

En otro men­sa­je, anun­ció que le es­pe­ra una lar­ga reha­bi­li­ta­ción an­tes de vol­ver a una vi­da nor­mal. “De­be­ré hacer mu­cho ejer­ci­cio para aguan­tar­me con una pier­na. Re­cu­pe­rar to­tal­men­te el con­trol de mis de­dos. Man­te­ner el equi­li­brio”, afir­mó.

No se tie­nen de­ta­lles so­bre el lu­gar don­de Nal­va­ni si­gue con­va­le­cien­do, pe­ro el de­trac­tor del go­bierno ru­so po­dría vol­ver a su país pró­xi­ma­men­te. Su por­ta­voz di­jo en es­tos días que nun­ca ha­bía pen­sa­do en no re­gre­sar.

En el co­mu­ni­ca­do, los mé­di­cos ex­pli­ca­ron que no se pue­den sa­ber con cer­te­za las se­cue­las que ten­drá Na­val­ni “a lar­go pla­zo” de­bi­do a es­te en­ve­ne­na­mien­to gra­ve.

Cho­que. Las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y los paí­ses oc­ci­den­ta­les, es­pe­cial­men­te con Ale­ma­nia, se vie­ron en­tur­bia­das por es­te asun­to. A Ru­sia se le exi­gen ex­pli­ca­cio­nes so­bre lo ocu­rri­do y res­pon­sa­bles eu­ro­peos men­cio­na­ron la po­si­bi­li­dad de con­si­de­rar “to­do ti­po de san­cio­nes” en ca­so con­tra­rio.

El opo­si­tor se sin­tió muy mal en un vue­lo in­terno en­tre Si­be­ria y Mos­cú, el 20 de agos­to, y tras un ate­rri­za­je de emer­gen­cia, fue in­ter­na­do en un hos­pi­tal ru­so an­tes de ser tras­la­da­do a Ale­ma­nia, por de­seo de su fa­mi­lia.

La­bo­ra­to­rios en Ale­ma­nia, Fran­cia y Sue­cia de­ter­mi­na­ron que Na­val­ni ha­bía si­do víc­ti­ma de un en­ve­ne­na­mien­to con una sus­tan­cia neu­ro­tó­xi­ca de ti­po No­vi­chok, con­ce­bi­da en la épo­ca so­vié­ti­ca para fi­nes mi­li­ta­res, al­go que las au­to­ri­da­des de Mos­cú re­fu­tan.

Los alle­ga­dos de Na­val­ni di­cen que se en­con­tra­ron res­tos de No­vi­chok en una bo­te­lla de agua re­co­gi­da en su ha­bi­ta­ción de ho­tel en Si­be­ria, don­de es­ta­ba en cam­pa­ña para apo­yar a los can­di­da­tos opo­si­to­res en las elec­cio­nes lo­ca­les.

AFP

Ale­xéi Na­val­ni fo­to­gra­fia­do en una ban­ca en Ber­lín, lue­go de ha­ber de­ja­do el hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.