Ale­xán­der Lu­kas­hen­ko em­pie­za su 6.° pe­rio­do con una ce­re­mo­nia se­cre­ta

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO - Hui­da de la pro­tes­ta.

MINSK. AFP. El pre­si­den­te bie­lo­rru­so, Ale­xán­der Lu­kas­hen­ko, quien se en­fren­ta a un im­pre­sio­nan­te mo­vi­mien­to de pro­tes­ta en las ca­lles tras su re­elec­ción en agos­to, pres­tó ju­ra­men­to es­te miér­co­les para un sex­to man­da­to, en una ce­re­mo­nia mantenida en se­cre­to, du­ran­te la cual di­jo que la “re­vo­lu­ción” que que­rían sus de­trac­to­res fra­ca­só.

Paí­ses eu­ro­peos de­nun­cia­ron la obs­ti­na­ción de Lu­kas­hen­ko. Ale­ma­nia de­cla­ró “no re­co­no­cer­lo” por fal­ta de “le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca”.

En un he­cho ex­cep­cio­nal, la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra so­lo la anun­ció la agen­cia ofi­cial Bel­ta y la Pre­si­den­cia la con­fir­mó una vez fi­na­li­za­da.

Du­ran­te la ma­ña­na, me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes y pla­ta­for­mas de la opo­si­ción ha­bían men­cio­na­do es­ta po­si­bi­li­dad, ya que vie­ron el cor­te­jo del pre­si­den­te re­co­rrer la ciu­dad a gran ve­lo­ci­dad y com­pro­ba­ron que la prin­ci­pal ave­ni­da de Minsk es­ta­ba ce­rra­da al pú­bli­co, y con un im­por­tan­te des­plie­gue po­li­cial al­re­de­dor de la se­de pre­si­den­cial.

“Es­ta pre­ten­di­da in­ves­ti­du­ra es evi­den­te­men­te una far­sa”, de­nun­ció Svetla­na Ti­ja­nóvs­ka­ya, prin­ci­pal ri­val de Lu­kas­hen­ko, en un co­mu­ni­ca­do en la men­sa­je­ría Te­le­gram.

Es­ta no­va­ta en la po­lí­ti­ca, exi­lia­da en Li­tua­nia, vol­vió a reivin­di­car su vic­to­ria en las ur­nas en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de agos­to.

El por­ta­voz del Go­bierno ale­mán, Stef­fen Sei­bert, de­cla­ró en rue­da de pren­sa: “No se cum­plie­ron las exi­gen­cias mí­ni­mas para unas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas”.

Por su par­te, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res li­tuano se bur­ló de la ce­re­mo­nia. “¡Qué far­sa! Elec­cio­nes frau­du­len­tas, in­ves­ti­du­ra frau­du­len­ta”, tui­teó Li­nas Lin­ke­vi­cius.

Para los opo­si­to­res y los me­dios de pren­sa in­de­pen­dien­tes, es­ta ce­re­mo­nia, que de­bía te­ner lu­gar le­gal­men­te an­tes del 9 de oc­tu­bre, se or­ga­ni­zó en se­cre­to para que no se con­vir­tie­ra en ca­ta­li­za­dor de una nue­va gran ma­ni­fes­ta­ción.

De acuer­do con Ucra­nia, los em­ba­ja­do­res no fue­ron in­vi­ta­dos, co­mo es ha­bi­tual. Se­gún la Pre­si­den­cia bie­lo­rru­sa, asis­tie­ron 700 per­so­nas.

En su dis­cur­so, Lu­kas­hen­ko afir­mó que su país ha­bía re­sis­ti­do una “re­vo­lu­ción de color”, apo­do da­do en la EX-URSS a los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res que ex­pul­sa­ron del po­der a re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios des­de co­mien­zos del 2000 en Ucra­nia, Geor­gia y Kir­guis­tán. Para Ru­sia y Lu­kas­hen­ko, fue­ron re­vuel­tas apo­ya­das por Oc­ci­den­te.

“Nues­tro Estado en­fren­ta­ba un desafío sin pre­ce­den­tes (...) pe­ro es­ta­mos en­tre los úni­cos don­de la ‘re­vo­lu­ción de color’ no fun­cio­nó. Es la de­ci­sión de los bie­lo­rru­sos, que no que­rían la per­di­ción de su país”, aña­dió.

Des­pués, en me­dios ofi­cia­les, apa­re­ció con uni­for­me mi­li­tar dan­do un dis­cur­so an­te sol­da­dos cua­dra­dos en for­ma­ción.

AFP

La ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra de Lu­kas­hen­ko se reali­zó en un con­vul­so mo­men­to de Bie­lo­rru­sia; mu­chos des­co­no­cen su po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.