Los exo­ne­ra­dos

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Ar­man­do Ma­yor­ga Je­fe de RE­DAC­CIÓN de la NA­CIÓN ama­yor­ga@na­cion.com

La pri­me­ra sen­sa­ción que pro­du­ce la pro­pues­ta del go­bierno para el FMI es el des­ba­lan­ce, pues es­tá car­ga­da más de nuevos im­pues­tos que de re­for­mas es­truc­tu­ra­les en el Estado a fin de or­de­nar las fi­nan­zas pú­bli­cas y lo­grar un equi­li­brio fi­nan­cie­ro sos­te­ni­ble. Sin em­bar­go, en el sa­ta­ni­za­do ca­pí­tu­lo de nuevos im­pues­tos, hay que ver el va­so me­dio lleno. No to­do es tan des­pro­por­cio­na­do co­mo se pin­ta, pues, una vez más, se prenden luces so­bre la ur­gen­cia de gra­var a los exen­tos, a los que nun­ca han car­ga­do tri­bu­tos.

La lis­ta em­pie­za por las gran­des coo­pe­ra­ti­vas, exo­ne­ra­das del im­pues­to so­bre sus uti­li­da­des. Se tra­ta de unas 20, na­da más, que, tras me­dio si­glo de no apor­tar ren­ta, les lle­gó el mo­men­to de de­vol­ver al país la ga­nan­cia.

Aquí, los más qui­ta­dos para hacer que las gran­des coo­pe­ra­ti­vas pa­guen son los dipu­tados de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, par­ti­do im­pul­sor y de­fen­sor de es­te pri­vi­le­gio.

El lis­ta­do si­gue con Ca­ja de ANDE y Se­gu­ros de Vi­da del Ma­gis­te­rio. ¿Por qué exo­ne­ra­dos? A ellos, igual, les lle­gó el mo­men­to de re­sar­cir los di­vi­den­dos ob­te­ni­dos du­ran­te dé­ca­das.

Lo mis­mo su­ce­de con la na­da efi­cien­te Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (Su­tel), exen­ta de ren­ta, pe­ro con cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res guar­da­dos en sus cuen­tas que, por lo me­nos, po­drían sa­car de la po­bre­za di­gi­tal a los 500.000 es­co­la­res a quie­nes la pan­de­mia sor­pren­dió sin co­ne­xión.

Igual, el sa­la­rio es­co­lar de los em­plea­dos pú­bli­cos, exen­to des­de su crea­ción ha­ce 25 años. Tam­bién los pre­mios de la lo­te­ría, que en to­do país desa­rro­lla­do apor­tan im­pues­tos.

De­be­mos es­tar cla­ros en que sí son ne­ce­sa­rios nuevos im­pues­tos, pe­ro, en pri­mer lu­gar, co­brár­se­los a los pri­vi­le­gia­dos que nun­ca han pa­ga­do. En­ton­ces, un fo­co de re­for­ma son las 1.300 exen­cio­nes con las que el Estado pier­de in­gre­sos por el equi­va­len­te al 5,3 % del PIB. En al­gu­nos ca­sos, son ne­ce­sa­rias para reac­ti­var la eco­no­mía o au­xi­liar un sec­tor so­cial, pe­ro la esen­cia de­be ser que ten­gan un prin­ci­pio y un fin. ¿Cin­co años? Qui­zás, pe­ro de­be mo­rir la vi­da eter­na con que las crean los dipu­tados. Son in­sos­te­ni­bles.

La pro­pues­ta para el FMI es­tá des­ba­lan­cea­da, es cier­to, pe­ro es per­fec­ti­ble sin per­mi­tir que se bo­rre de ella a los pri­vi­le­gia­dos exi­mi­dos de im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.