El desafío de la edu­ca­ción mé­di­ca des­pués de la pan­de­mia

¿Vol­ve­rán los es­tu­dian­tes a te­ner con­tac­to con los pa­cien­tes, sus­ti­tui­rá la tec­no­lo­gía par­te del diag­nós­ti­co?

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - ja­so­lism@ccss.sa.cr

La edu­ca­ción mé­di­ca es un pro­ce­so lar­go, com­ple­jo y cos­to­so, cu­yo ob­je­ti­vo pri­mor­dial es la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les ín­te­gros, pro­fun­da­men­te hu­ma­nos y con un co­no­ci­mien­to am­plio, pe­ro a la vez cam­bian­te, que los fa­cul­te para lle­var el ali­vio a sus pa­cien­tes.

Un mé­di­co llega a ser­lo co­mo re­sul­ta­do de la in­te­rac­ción en múl­ti­ples es­ce­na­rios. El aca­dé­mi­co y la prác­ti­ca clí­ni­ca son los más re­le­van­tes. Es­ta prác­ti­ca da ini­cio muy tem­prano en la ca­rre­ra para que el alumno apren­da al la­do del pa­cien­te, no so­lo a po­ner sus co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ci­dad de de­duc­ción en prác­ti­ca, sino tam­bién para que co­mien­ce a en­ten­der las di­ver­sas ne­ce­si­da­des del ser hu­mano al cual lla­ma­mos pa­cien­te.

La pan­de­mia obli­gó a la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial a sus­pen­der las ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas de los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na y de otras cien­cias de la sa­lud en mar­zo, y se man­ten­drá así por tiem­po in­de­fi­ni­do.

Cuan­do vol­ve­mos la mi­ra­da ha­cia el com­ple­jo mun­do de la ac­ti­vi­dad do­cen­te mé­di­ca, nos da­mos cuen­ta de que la ma­ne­ra co­mo he­mos he­cho las co­sas por tan­tos años, o si­glos, va inexo­ra­ble­men­te a cam­biar a muy cor­to pla­zo, sin sa­ber aún si para bien o para mal.

El “mo­de­lo tra­di­cio­nal de en­se­ñan­za”, des­de la me­di­ci­na grie­ga has­ta nues­tros días, es el de un maes­tro que re­co­rre los pa­si­llos de un hos­pi­tal al la­do de sus es­tu­dian­tes, quie­nes es­cu­chan aten­tos, to­man no­ta, ha­cen pre­gun­tas o las res­pon­den.

Los es­tu­dian­tes in­gre­san a los sa­lo­nes con sus tu­to­res y apren­den a di­ri­gir­se al pa­cien­te, a in­te­rro­gar­lo, a exa­mi­nar­lo y a acom­pa­ñar­lo; mu­chas ve­ces, en­ta­blan amis­tad, los la­zos hu­ma­nos se for­ta­le­cen, la fa­mi­lia se in­vo­lu­cra y el buen es­tu­dian­te re­co­no­ce di­fe­ren­tes ru­tas de apren­di­za­je en to­do el pro­ce­so.

Cam­bio por ve­nir. Las res­tric­cio­nes en los hos­pi­ta­les —evi­tar el in­gre­so ex­ce­si­vo de per­so­nas, man­te­ner el dis­tan­cia­mien­to so­cial, el uso de equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal, la se­gre­ga­ción de pa­cien­tes en­tre en­fer­mos de co­vid-19 y no in­fec­ta­dos, etc.) ten­drán un im­pac­to en có­mo los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na so­lían apren­der del con­tac­to di­rec­to con los pa­cien­tes.

La vi­si­ta al la­do del pro­fe­sor va a cam­biar: se aca­bó el acom­pa­ña­mien­to di­dác­ti­co del es­tu­dian­te que apren­de a tra­tar al ser hu­mano, a es­cu­char­lo y a de­fi­nir­le un plan de tra­ta­mien­to que se ajus­te a sus ne­ce­si­da­des; es po­co pro­ba­ble que los pro­fe­so­res re­ci­ban nue­va­men­te mu­chos es­tu­dian­tes para en­tre­nar­los en sus pri­me­ros pa­sos; las opor­tu­ni­da­des de va­lo­rar es­tu­dios, in­ter­pre­tar imá­ge­nes, su­ge­rir cam­bios te­ra­péu­ti­cos, etc. ten­drán que mo­di­fi­car­se y, cier­ta­men­te, no va a vi­vir­se “al la­do de la ca­ma del pa­cien­te”.

Ha­ce po­co me­nos de 15 años la Dra. Ali­za Lifs­hitz se­ña­la­ba que la en­se­ñan­za y el apren­di­za­je de la me­di­ci­na se desa­rro­llan en cua­tro gran­des es­ce­na­rios: la co­mu­ni­dad, los la­bo­ra­to­rios, el au­la y los cam­pos clí­ni­cos, y des­ta­ca­ba que en ca­da uno de­ben uti­li­zar­se di­fe­ren­tes téc­ni­cas di­dác­ti­cas y re­co­no­cer que el sis­te­ma tam­bién es di­ná­mi­co, pues se pa­sa de un es­ce­na­rio a otro ha­cien­do uso de to­dos los re­cur­sos de in­fra­es­truc­tu­ra sin ol­vi­dar el pa­pel que desem­pe­ñan los me­dios tec­no­ló­gi­cos, en es­pe­cial, los elec­tró­ni­cos, ne­ce­sa­rios para ad­qui­rir un apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo y só­li­do, co­mo vi­deo­con­fe­ren­cias tu­to­ria­les, con­sul­ta en lí­nea de ba­ses de da­tos, au­las vir­tua­les, hos­pi­ta­les o cen­tros de si­mu­la­ción, etc.

El do­cen­te mé­di­co de­be­rá te­ner una for­ma­ción di­fe­ren­te, ma­du­rez y gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción para ac­tua­li­zar­se se­gún la exi­gen­cia de los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios y apro­ve­char así la ri­que­za de ca­da uno de es­tos.

Preo­cu­pa­ción por el dis­tan­cia­mien­to. Me preo­cu­pa pro­fun­da­men­te, sin em­bar­go, que el dis­tan­cia­mien­to so­cial por efec­to del SARS-COV-2 —y de otros vi­rus que ven­drán en el fu­tu­ro— se tra­duz­ca en un dis­tan­ciar­se del pa­cien­te, en ale­jar­se de su realidad, en “va­lo­rar­lo” a la dis­tan­cia sin sa­ber có­mo se sien­te real­men­te, dón­de es­tá el do­lor, por qué ra­zón no quie­re co­mer, etc.

Me pre­gun­to si es­ta­re­mos a las puer­tas de una edu­ca­ción mé­di­ca más des­hu­ma­ni­za­da, más vir­tual y, por en­de, ale­ja­da del con­tac­to clí­ni­co, del sen­tir del pa­cien­te, aje­nos a su si­tua­ción fa­mi­liar y so­cial. ¿Es­ta­re­mos edu­can­do ex­per­tos en tra­tar si­tua­cio­nes mé­di­cas por con­trol re­mo­to?

Los hos­pi­ta­les vir­tua­les u hos­pi­ta­les de si­mu­la­ción cum­plen un rol fun­da­men­tal en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, so­bre to­do en la prác­ti­ca de cier­tos pro­ce­di­mien­tos, co­mo in­tu­ba­ción, to­ma de vías, re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar, etc. Pe­ro no es co­rrec­to pre­ten­der que el ar­te de la me­di­ci­na se for­je pri­mor­dial­men­te en la vir­tua­li­dad.

El ar­te de tra­tar a un pa­cien­te tie­ne que ver con el con­tac­to di­rec­to con su per­so­na, su realidad, su en­torno, su fa­mi­lia, sus sen­ti­mien­tos y sus opi­nio­nes so­bre lo que lo aque­ja.

Pa­pel de la tec­no­lo­gía. Por otra par­te, la in­ver­sión en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) apli­ca­das a la sa­lud (e-sa­lud) se han mul­ti­pli­ca­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años en mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos. Ejem­plo de ello es el Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, don­de po­seen un ro­bus­to pro­gra­ma de te­le­me­di­ci­na, de­no­mi­na­do Hos­pi­tal Vihr­tual, que atien­de por con­trol re­mo­to a unos 200 pa­cien­tes in­fec­ta­dos por el VIH, pro­por­cio­nan­do un con­trol in­te­gral en as­pec­tos mé­di­co, far­ma­céu­ti­co, psi­co­ló­gi­co y ca­li­dad de vi­da.

Los re­sul­ta­dos son pre­sun­ta­men­te igual de sa­tis­fac­to­rios que los ob­te­ni­dos en una vi­si­ta pre­sen­cial. La he­rra­mien­ta op­ti­mi­za el tiem­po in­ver­ti­do en las con­sul­tas, y es­te se ha re­du­ci­do de 20 a 10 mi­nu­tos.

Es­te ti­po de ser­vi­cios y de tec­no­lo­gías de­ben for­ta­le­cer­se, es­tar al al­can­ce de los pa­cien­tes, prin­ci­pal­men­te de aque­llos con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca o si­tua­ción geo­grá­fi­ca que les di­fi­cul­ta el ac­ce­so a los cen­tros de sa­lud. Sin em­bar­go, aún no hay su­fi­cien­tes es­tu­dios para des­ve­lar los ries­gos de es­tas apli­ca­cio­nes y, a pe­sar del cos­to, no se ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia.

La evi­den­cia so­bre los be­ne­fi­cios de la e-sa­lud es dé­bil e in­con­sis­ten­te y no exis­te prue­ba de su ren­ta­bi­li­dad. Al­gu­nos in­clu­so afir­man que es­tas tec­no­lo­gías crean de­pen­den­cia en el per­so­nal de sa­lud a la ho­ra de es­ta­ble­cer diag­nós­ti­cos.

Los desafíos son mu­chos y la re­si­lien­cia es nues­tra me­jor alia­da en es­tos tiem­pos de cam­bios, pan­de­mias y me­di­das sa­ni­ta­rias. Los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na de­ben vol­ver a los sa­lo­nes cuan­to an­tes, en for­ma or­de­na­da, pro­gre­si­va y ba­jo es­tric­tos cui­da­dos den­tro de los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud.

No pue­de po­ner­se en ries­go la for­ma­ción clí­ni­ca de los es­tu­dian­tes ni po­de­mos des­li­gar del con­tac­to con los pa­cien­tes a los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les de la más hu­ma­na de las pro­fe­sio­nes.

Shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.