EN­FO­QUE

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Jor­ge Var­gas Cu­llell var­gas­cu­llell@icloud.com

Na­die va al FMI para que le pres­te pla­ta por­que an­da “so­bra­do”. Acu­di­mos a él por­que es­ta­mos hun­di­dos y en pe­li­gro de aho­gar­nos. Pe­ro, en es­te mun­do cruel, na­die re­ga­la flo­ta­do­res a cam­bio de na­da.

El go­bierno plan­teó una pro­pues­ta ini­cial de ne­go­cia­ción que ha desata­do un su­na­mi de in­dig­na­ción y bur­las des­de to­das las es­qui­nas. Sin em­bar­go, los re­cha­zos ad

por­tas no cam­bian un da­to esen­cial: en la gra­ví­si­ma si­tua­ción ac­tual, la úni­ca re­gla via­ble es ser prác­ti­cos. Si se qui­ta un com­po­nen­te de la pro­pues­ta, sea de im­pues­tos o de gas­tos, ¿con qué se sus­ti­tu­ye? De­cir sim­ple­men­te “es­to no va” es un ac­to inú­til e in­jus­to: si pre­va­le­ce mi ne­ga­ti­va, el pro­ble­ma se­gui­rá allí y ha­bre­mos trans­fe­ri­do a otros el cos­to de cu­brir­lo.

El FMI no es el de los años no­ven­ta, cuan­do im­po­nía recetas, pe­ro no nos da­rá lo que nos ha­ría fe­li­ces: pla­ta, sin exi­gir más im­pues­tos ni re­cor­te de gas­tos. Tam­po­co es via­ble la so­lu­ción subóp­ti­ma que ha­ría dichoso a ca­da sec­tor: que el sa­cri­fi­cio lo ha­gan los de­más. Brin­car­nos al go­bierno y pre­sen­tar pro­pues­tas pa­ra­le­las no sir­ve.

Hay, con to­do, al­go po­si­ti­vo: el go­bierno tie­ne que lle­gar con una pro­pues­ta al FMI den­tro de po­co. Y, una vez que acuer­de con él, de­be­rá ir a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va. Es­tos dos hi­tos sim­pli­fi­can las co­sas: o llega al FMI con al­go real en­tre ma­nos o no llega, en cu­yo ca­so el país se va de una vez por el tu­bo.

Si su­pera ese es­co­llo y lo­gra un acuer­do, vie­ne otra prue­ba de áci­do: o lo­gra la apro­ba­ción le­gis­la­ti­va de lo ne­go­cia­do (o al­go si­mi­lar) o no lo lo­gra, en cu­yo ca­so el país se va de una vez por el tu­bo. Así las co­sas, aho­rre­mos dis­cur­sos y ha­ga­mos la ta­rea. Por cier­to, es­pe­ro que el go­bierno ten­ga des­de ya a un gru­po per­ma­nen­te de al­to ni­vel en el Con­gre­so tra­ba­jan­do el te­ma.

Si su­pe­ra­mos el amar­guí­si­mo tra­go del FMI, ape­nas ha­bre­mos evi­ta­do hun­dir­nos. Si­guen ahí las fa­llas es­truc­tu­ra­les en los mer­ca­dos y en el Estado que han fre­na­do el desa­rro­llo del país. Fal­ta el gran tra­ba­jo de co­rre­gir­las en­trán­do­les a te­mas de fon­do que no van en la re­ce­ta para el FMI: sin más pla­ta, ¿có­mo re­for­ma­mos el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud y me­jo­ra­mos la ca­li­dad y uni­ver­sa­li­dad de la edu­ca­ción? Con me­nos ins­ti­tu­cio­nes, ¿có­mo ge­ne­ra­mos em­pleo y más pro­duc­ti­vi­dad en las re­gio­nes? El Estado que te­ne­mos, gra­so­so e iner­cial, ten­drá, sí o sí, que ser re­for­ma­do. Si no, el país tam­bién se va por un tu­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.