Nue­vas gue­rras so­bre las na­rra­ti­vas de la his­to­ria

Los ar­te­fac­tos cul­tu­ra­les que una vez se es­con­dían a vis­ta de to­dos es­tán sien­do exa­mi­na­dos por sus co­ne­xio­nes con el im­pe­rio o la es­cla­vi­tud

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Je­remy Adel­man y An­drew Thom­pson

PRINCETON– La con­tien­da so­bre sím­bo­los y re­la­tos na­cio­na­les se in­ten­si­fi­ca a me­di­da que el im­pul­so por de­rri­bar es­ta­tuas y cam­biar de nom­bre a ins­ti­tu­cio­nes in­clu­ye a más per­so­na­jes que los ha­bi­tual­men­te cues­tio­na­bles, co­mo Ce­cil Rho­des, Woo­drow Wil­son, los ge­ne­ra­les con­fe­de­ra­dos y el rey Leo­pol­do II de Bél­gi­ca.

El Mu­seo Bri­tá­ni­co, por ejem­plo, re­ti­ró un bus­to de sir Hans Sloa­ne, su fun­da­dor y es­cla­vis­ta, del lu­gar de ex­hi­bi­ción des­ta­ca­do que ocu­pa­ba. “Lo he­mos ba­ja­do del pe­des­tal”, ob­ser­va el di­rec­tor del mu­seo, Hart­wig Fis­cher.

De ma­ne­ra se­me­jan­te, ape­nas una se­ma­na an­tes, una es­ta­tua pro­fa­na­da de Vol­tai­re en el VI dis­tri­to de Pa­rís fue sa­ca­da rá­pi­da­men­te por su pro­pia pro­tec­ción.

En to­das par­tes, al pa­re­cer, los ar­te­fac­tos cul­tu­ra­les que una vez se es­con­dían a vis­ta de to­dos es­tán sien­do exa­mi­na­dos por sus co­ne­xio­nes con el im­pe­rio o la es­cla­vi­tud. Sin em­bar­go, in­clu­so cuan­do aque­llos con­si­de­ra­dos dig­nos de ser re­ti­ra­dos ya no es­tén pre­sen­tes, el gran ajus­te de cuen­tas no ha­brá ter­mi­na­do.

De he­cho, la ten­den­cia ac­tual pa­re­ce es­tar ale­jan­do aún más una re­con­ci­lia­ción ge­nui­na con el pa­sa­do. En lu­gar de pro­du­cir nuevos e in­clu­si­vos re­la­tos so­bre la iden­ti­dad a la que se ads­cri­ben las per­so­nas, es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de un vio­len­to cho­que de na­rra­ti­vas pú­bli­cas y una reac­ción con­tra lo que al­gu­nos ven co­mo una des­co­lo­ni­za­ción que ga­lo­pa fre­né­ti­ca­men­te.

Es­ta con­tien­da se en­cuen­tra en ple­na ex­hi­bi­ción an­tes de las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de no­viem­bre. “Sorry li­be­rals!” un gru­po pro­trump tui­teó re­cien­te­men­te: “¡Có­mo ser an­ti­blan­co, cur­so bá­si­co 101 se can­ce­ló per­ma­nen­te­men­te!”.

En cual­quier ca­so, aque­llos que irían en bus­ca de un nue­vo con­sen­so des­pués de que las es­ta­tuas ya ha­yan si­do ba­ja­das de sus pe­des­ta­les tien­den a no en­ten­der un pun­to bá­si­co en el de­ba­te so­bre la his­to­ria na­cio­nal.

Un ajus­te de cuen­tas con el pa­sa­do no es un acon­te­ci­mien­to dis­cre­to, sino más bien es un pro­ce­so con­ti­nuo, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de li­diar con he­ri­das pro­fun­das y sis­té­mi­cas.

Arro­jar es­ta­tuas al mar des­de los puer­tos po­dría ver­se bien en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro ra­ra vez es­tos ac­tos re­suel­ven los pro­ble­mas sub­ya­cen­tes.

Ade­más, hay una his­to­ria más pro­fun­da den­tro del ac­tual im­pas­se cul­tu­ral, y di­cha his­to­ria ma­ni­fies­ta que las so­lu­cio­nes rá­pi­das no lle­ga­rán fá­cil­men­te.

Mu­chas de las es­ta­tuas que han si­do cues­tio­na­das se eri­gie­ron en un mo­men­to en que los paí­ses oc­ci­den­ta­les se de­fi­nían a sí mis­mos prin­ci­pal­men­te por sus am­bi­cio­nes te­rri­to­ria­les.

En ese sen­ti­do, los im­pe­ria­lis­tas blan­cos cu­yas es­ta­tuas do­mi­nan nues­tras pla­zas pú­bli­cas siem­pre han si­do fa­ros de una mi­ra­da muy se­lec­ti­va.

Su pre­sen­cia nos di­ce más so­bre las per­so­nas que eri­gie­ron las es­ta­tuas que so­bre los pro­pios su­je­tos que las es­ta­tuas ho­me­na­jean.

Aho­ra es­ta­mos atra­pa­dos en­tre un es­ti­lo an­ti­cua­do de pa­trio­tis­mo y una ex­te­nua­da al­ter­na­ti­va plu­ra­lis­ta. La an­ti­gua na­rra­ti­va na­cio­nal que im­pul­só el au­ge de los mo­nu­men­tos na­ció en el apo­geo del im­pe­rio y se pu­lió en las gue­rras mun­dia­les del si­glo XX, cuan­do los hé­roes y los mi­tos fun­da­cio­na­les sir­vie­ron co­mo fuer­za uni­fi­ca­do­ra.

Sin em­bar­go, a par­tir de la dé­ca­da de los se­sen­ta, los mo­vi­mien­tos por los de­re­chos ci­vi­les, el fe­mi­nis­mo y la afluen­cia de mi­gran­tes em­pu­ja­ron a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les a ser más in­clu­si­vas, y los an­ti­guos em­ble­mas del pa­trio­tis­mo se veían ca­da vez más es­tra­fa­la­rios.

La idea que sus­ten­ta­ba la al­ter­na­ti­va plu­ra­lis­ta que su­plan­tó la vie­ja na­rra­ti­va pa­trió­ti­ca era de­jar flo­re­cer mu­chas his­to­rias, po­ner nue­vas vo­ces en pri­mer plano y aco­ger la di­ver­si­dad co­mo el ca­mino ha­cia la co­exis­ten­cia.

Sin em­bar­go, el plu­ra­lis­mo nun­ca tu­vo el mis­mo po­der que la vie­ja na­rra­ti­va. La to­le­ran­cia ra­ra vez con­du­ce a la acep­ta­ción —a ver el mun­do a tra­vés de los ojos de los de­más— y, mien­tras los em­ble­mas del an­ti­guo or­den per­ma­ne­cie­ran en sus pe­des­ta­les, las ob­je­cio­nes de los gru­pos mar­gi­na­dos es­ta­ban des­ti­na­das a in­ten­si­fi­car­se.

Cuan­do el dé­bil con­sen­so en torno a la glo­ba­li­za­ción se des­ba­ra­tó tras la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008, tam­bién lo hi­zo el frá­gil mar­co plu­ra­lis­ta.

Aho­ra, nos en­fren­ta­mos a un im­pas­se. Los atrin­che­ra­dos de­fen­so­res de la vie­ja his­to­ria pa­trió­ti­ca sien­ten que su mun­do se les es­cu­rre en­tre los de­dos, mien­tras que los de­fen­so­res de un nue­vo pan­teón ven el an­te­rior co­mo una fuente de je­rar­quía ar­bi­tra­ria en lu­gar de per­ci­bir­lo co­mo una fuente de uni­dad.

Sin­tién­do­se ma­gu­lla­dos y vic­ti­mi­za­dos, los miem­bros de ca­da ban­do han con­ver­ti­do la his­to­ria en un ar­ma de lu­cha, crean­do un en­fren­ta­mien­to de “mi his­to­ria ver­sus su his­to­ria”, en el que el ga­na­dor se lle­va to­dos los be­ne­fi­cios.

El gran ajus­te de cuen­tas con las es­ta­tuas ha ser­vi­do co­mo un pa­ra­rra­yos para frus­tra­cio­nes so­cia­les más ex­ten­sas.

In­clu­so sin la pan­de­mia de la co­vid-19, la úl­ti­ma dé­ca­da ya ha­bía so­fo­ca­do cual­quier sen­ti­mien­to de pro­gre­so ha­cia un fu­tu­ro nue­vo y más bri­llan­te, a la par de una pro­fun­di­za­ción de la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, ge­ne­ra­cio­nal y geo­grá­fi­ca.

¿Có­mo po­de­mos su­pe­rar el im­pas­se? El pro­pó­si­to de los mu­seos, al igual que el de las uni­ver­si­da­des, de­be­ría ser pro­mo­ver un diá­lo­go abier­to e in­clu­si­vo, pe­ro a la vez crí­ti­co so­bre el pa­sa­do.

De­bi­do a que es­to re­quie­re el in­ter­cam­bio de na­rra­ti­vas que com­pi­ten en­tre sí, no es un “es­pa­cio se­gu­ro”. Pe­ro tam­po­co pue­de pro­du­cir­se tal in­ter­cam­bio sin una mu­tua acep­ta­ción de los agra­vios y pér­di­das de los otros.

Si que­re­mos evi­tar con­ver­tir­nos en pri­sio­ne­ros del pa­sa­do, de­be­mos to­mar con­cien­cia so­bre que lo que al­gu­nos ven co­mo una his­to­ria de con­quis­ta y des­cu­bri­mien­to, otros lo ven co­mo una his­to­ria de do­mi­na­ción y ex­plo­ta­ción.

No es ca­sua­li­dad que las es­ta­tuas en dispu­ta sean abru­ma­do­ra­men­te blan­cas y mas­cu­li­nas. En la ac­tua­li­dad, para los ne­gros, los pue­blos in­dí­ge­nas y otros gru­pos mar­gi­na­dos, vivir ba­jo la mi­ra­da ta­lla­da en pie­dra de una su­pe­rio­ri­dad con­so­li­da­da es sim­ple­men­te in­to­le­ra­ble.

Mien­tras la vie­ja na­rra­ti­va pa­trió­ti­ca per­du­re, los crí­ti­cos y los re­ta­do­res pe­ren­ne­men­te ten­drán que so­li­ci­tar ser ad­mi­ti­dos y to­le­ra­dos, así co­mo tam­bién ten­drán que pe­dir se eri­jan mo­nu­men­tos que los re­pre­sen­ten, siem­pre y cuan­do ha­ya es­pa­cio para ellos.

Le­jos de re­pre­sen­tar la acep­ta­ción, tal ajus­te de po­si­cio­nes sir­ve co­mo una for­ma as­tu­ta de de­jar in­tac­ta la je­rar­quía sim­bó­li­ca.

No obs­tan­te, la acep­ta­ción es una ca­lle de dos vías. Si bien los pa­la­di­nes pa­trio­tas tra­di­cio­na­les de­ben en­fren­tar­se a la for­ma en la que sus mi­tos nie­gan a los de­más, sus crí­ti­cos ne­ce­si­tan re­co­no­cer la di­fi­cul­tad a la que se en­fren­tan aho­ra di­chos pa­la­di­nes caí­dos: ellos tie­nen que ver có­mo se de­rri­ba su pro­pia na­rra­ti­va.

No es fá­cil acep­tar que una fuente de or­gu­llo de lar­ga da­ta se con­vier­ta re­pen­ti­na­men­te en un ob­je­to de ver­güen­za.

Es com­pren­si­ble que los de­fen­so­res de la vie­ja na­rra­ti­va se re­sis­tan a es­te cam­bio. De­jar que des­apa­rez­can los vie­jos sím­bo­los es un sa­cri­fi­cio digno de re­co­no­ci­mien­to.

Por su­pues­to, ha­brá de­ba­tes so­bre cuál ac­to de acep­ta­ción mues­tra el co­ra­zón más gran­de. ¿Es el vie­jo pa­trio­ta al que se le pi­de ver a un ge­ne­ral he­roi­co co­mo el opre­sor de otra per­so­na? ¿O son los opri­mi­dos a quie­nes se les pi­de que vean que no son los úni­cos que pa­gan un pre­cio por su­pe­rar el

im­pas­se cul­tu­ral?

Po­de­mos de­ba­tir so­bre eso. Sin em­bar­go, es­te ti­po de desacuer­do se­ría real­men­te una me­jor op­ción en com­pa­ra­ción con las ac­tua­les mues­tras de in­to­le­ran­cia que hoy se pre­sen­tan y do­mi­nan las pla­zas pú­bli­cas.

FO­TO shut­ters­tock

Des­pués de la muer­te de Geor­ge Floyd, una de las es­ta­tuas de Leo­pol­do II, en Bél­gi­ca, fue pin­ta­da con gra­fi­tis que de­cían “ase­sino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.