¿A qué se arries­ga su sa­lud en un avion?

La Republica - - SALUD • INTEGRAL -

Mu­chas per­so­nas, días o in­clu­so mi­nu­tos an­tes de vo­lar, te­men al­gún ac­ci­den­te, sin em­bar­go la in­dus­tria aé­rea es la que me­nos ac­ci­den­tes reporta ca­da año. Los pe­li­gros, más bien, pro­vie­nen de que nues­tro cuer­po no se en­cuen­tre en las con­di­cio­nes idea­les pa­ra per­ma­ne­cer en un avión, cru­zan­do hu­sos ho­ra­rios, ba­jo con­di­cio­nes a las que no es­tá acos­tum­bra­do.

La me­di­ci­na ae­ro­es­pa­cial se en­car­ga de ase­gu­rar que, tan­to los pa­sa­je­ros co­mo los tri­pu­lan­tes de una ae­ro­na­ve, se en­cuen­tren en con­di­cio­nes idea­les pa­ra lle­gar a su des­tino en el me­jor es­ta­do de sa­lud.

De acuer­do con el doc­tor John­nie Gon­zá­lez, es­pe­cia­lis­ta en es­ta no­ve­do­sa ra­ma de la me­di­ci­na, los ma­les más fre­cuen­tes que sue­len pre­sen­tar­se, en especial en pa­sa­je­ros, son los si­guien­tes:

1. SÍNCOPES

Un sín­co­pe es una pér­di­da de cons­cien­cia re­pen­ti­na y breve, de la cual la per­so­na se re­cu­pe­ra sin ne­ce­si­dad de ma­nio­bras de rea­ni­ma­ción. En una ca­bi­na de avión exis­te la pre­su­ri­za­ción con el fin de man­te­ner el oxí­geno a ni­ve­les acep­ta­bles. Sin em­bar­go, sue­le ron­dar en un 15%, y en el ex­te­rior es de un 21%. Por lo tan­to, al­gu­nos pa­sa­je­ros pue­den per­der la cons­cien­cia mo­men­tá­nea­men­te.

2. DESA­RRO­LLO DE EN­FER­ME­DA­DES DISBÁRICAS

El au­men­to de ga­ses du­ran­te el vue­lo pue­de oca­sio­nar des­de do­lor de oí­do has­ta el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des disbáricas, en que se for­man bur­bu­jas que blo­quean el flu­jo san­guí­neo. Es­to pue­de oca­sio­nar da­ños a los te­ji­dos, así co­mo en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias.

3. SÍN­DRO­ME DE CLA­SE TU­RIS­TA

En un via­je lar­go, de más de ocho ho­ras, es po­si­ble que por la in­mo­vi­li­dad y la fal­ta de es­pa­cio en­tre asien­tos, se pro­duz­can in­fla­ma­cio­nes, en especial en per­so­nas que pa­de­cen de vá­ri­ces y otras en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Even­tual­men­te, es­to po­dría cau­sar fle­bi­tis o in­fla­ma­ción de las ve­nas, trom­bo­fle­bi­tis es de­cir in­fla­ma­ción de las ve­nas cuan­do hay un coá­gu­lo en la san­gre o un trom­boem­bo­lis­mo, el cual po­dría oca­sio­nar dis­ca­pa­ci­da­des gra­ves e, in­clu­so, la muer­te.

4. JET LAG:

El jet lag en reali­dad no es una enfermedad en sí, sino un es­que­ma del sue­ño inade­cua­do al mo­men­to de cam­biar más de dos hu­sos ho­ra­rios, en especial via­jan­do de Es­te a Oes­te.

Pa­ra re­cu­pe­rar­se, el doc­tor Gon­zá­lez recomienda que si us­ted lle­ga de día y pa­ra su ho­ra­rio bio­ló­gi­co es ya tiem­po de dor­mir, es im­por­tan­te tra­tar de to­le­rar la ac­ti­vi­dad has­ta que sea de no­che pa­ra can­sar­se mu­cho y con­ci­liar el sue­ño.

5. CON­DI­CIO­NES PREVIAS QUE

NO ES­TÉN CON­TRO­LA­DAS

Aque­llas per­so­nas que han su­fri­do ci­ru­gías re­cien­tes o pro­ce­sos odon­to­ló­gi­cos, los dia­bé­ti­cos y quie­nes pa­de­cen pro­ble­mas car­dia­cos de­ben rea­li­zar­se un che­queo con an­te­la­ción pa­ra no su­frir nin­gún ti­po de des­com­pen­sa­ción du­ran­te el vue­lo. En especial, las en­fer­me­da­des car­dia­cas ocu­pan un 8% de las emer­gen­cias su­ce­di­das en vue­los, ya que lo ideal es que se reali­ce una va­lo­ra­ción de con­su­mo de oxí­geno.

LA ME­DI­CI­NA AE­RO­ES­PA­CIAL GA­RAN­TI­ZA EL BIE­NES­TAR DE LOS PA­SA­JE­ROS DE UNA AE­RO­NA­VE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.