Tra­te el alz­héi­mer y de­men­cias con ayu­da de un pe­rro

Ca­ni­no­te­ra­pia ga­na po­pu­la­ri­dad co­mo aten­ción com­ple­men­ta­ria

La Republica - - NACIONALES - Kar­la Bar­que­ro kbar­que­ro@la­re­pu­bli­ca.net

El alz­héi­mer y la de­men­cia se­nil son en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas y cró­ni­cas; sin em­bar­go, con la ayu­da de un pe­rro, la ca­li­dad de vi­da de quie­nes las pa­de­cen sue­le me­jo­rar.

Se tra­ta de la ca­ni­no­te­ra­pia, una téc­ni­ca com­ple­men­ta­ria de reha­bi­li­ta­ción en la que se rea­li­zan jue­gos y ejercicios uti­li­zan­do un can en­tre­na­do co­mo fa­ci­li­ta­dor.

In­cor­po­rar pe­rros en la te­ra­pia con­tra al alz­héi­mer im­pul­sa a los adul­tos ma­yo­res a rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co y mo­vi­mien­tos que usual­men­te no ha­cen si el fa­ci­li­ta­dor es una per­so­na.

“El pa­cien­te pre­sen­ta po­ca o nin­gu­na re­sis­ten­cia para rea­li­zar las di­ná­mi­cas, dis­mi­nu­ye la agre­si­vi­dad y es­ta­dos de­pre­si­vos, des­apa­re­ce la som­no­len­cia y se lo­gra man­te­ner­lo des­pier­to y aten­to du­ran­te to­da la se­sión”, de­ta­lló Ro­lan­do Ar­bu­ro­la, te­ra­peu­ta del Cen­tro de Desa­rro­llo In­fan­til, Ado­les­cen­te y Adul­to Ma­yor.

Es­ta téc­ni­ca ayu­da al man­te­ni­mien­to del equi­li­brio, el tono mus­cu­lar, la coor­di­na­ción grue­sa y fi­na, in­cre­men­ta la agi­li­dad y es­ti­mu­la los sis­te­mas ner­vio­so, res­pi­ra­to­rio, cir­cu­la­to­rio y di­ges­ti­vo.

Por es­to, la ca­ni­no­te­ra­pia tam­bién fun­cio­na co­mo com­ple­men­to para tra­tar le­sión me­du­lar, ac­ci­den­tes vas­cu­la­res, al­te­ra­cio­nes fí­si­cas y sen­so­ria­les, depresión; o sim­ple­men­te para el man­te­ni­mien­to fí­si­co y cog­ni­ti­vo de la ter­ce­ra edad.

“En el te­ma psi­co­ló­gi­co se in­cre­men­ta la au­to­con­fian­za, au­to­es­ti­ma y la pa­cien­cia. Mien­tras que en el plano so­cial, fo­men­ta la amis­tad, el respeto y la sa­na com­pe­ten­cia”, aña­dió Ar­bu­ro­la.

La can­ti­dad de se­sio­nes que re­que­ri­rá un pa­cien­te de­pen­de­rá de la pa­to­lo­gía o de los ob­je­ti­vos fi­ja­dos por los es­pe­cia­lis­tas y del pla­zo en que se deseen al­can­zar.

Ca­da se­sión pue­de du­rar en­tre 30 mi­nu­tos y una ho­ra; el tiem­po va­ría de­pen­dien­do del diag­nós­ti­co del pa­cien­te, tam­bién si se tra­ta de una te­ra­pia gru­pal o in­di­vi­dual.

Es­te tra­ta­mien­to no solo be­ne­fi­cia a los adul­tos ma­yo­res, sino que se re­co­mien­da para quie­nes tie­nen di­fi­cul­ta­des de dé­fi­cit aten­cio­nal o de apren­di­za­je, pro­ble­mas de lenguaje, sín­dro­me de Down, au­tis­mo, sín­dro­me de As­per­ger, pa­rá­li­sis ce­re­bral, en­tre otros.

Tam­bién co­la­bo­ra en pro­ce­sos de reha­bi­li­ta­ción por abusos de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas.

La ca­ni­no­te­ra­pia ayu­da al man­te­ni­mien­to fí­si­co de los adul­tos ma­yo­res. En la ima­gen Ma­ría Ele­na Do­bles, los te­ra­pis­tas Adria­na Bre­nes y Ro­lan­do Ar­bu­ro­la y los pe­rros Kai­ser y Fran­ces­ca. Es­te­ban Mon­ge/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.