¡Qué ti­ra­da, no pe­gué ni una!

La Republica - - MACHACA -

Uno es due­ño de lo que ca­lla y es­cla­vo de lo que ha­bla

SIGMUND FREUD

NA­DA

Un vis­ta­zo a la obra ma­te­rial de

la ad­mi­nis­tra­ción Solís, nos da un

magro re­sul­ta­do.

Ni ter­mi­nó lo mu­cho que re­ci­bió a

me­dio ca­mino.

Ni em­pe­zó na­da.

Aho­ra el que va a he­re­dar pro­yec­tos y $2.300 mi­llo­nes para su cons­truc­ción, se­rá el pre­si­den­te que lle­gue en ma­yo.

Si no nos sa­le igual…

CONS­TI­TU­YEN­TE

Vi­vir en el país que no se mue­ve, ama­rra­do por la po­li­ti­que­ría y por los fre­nos que abun­dan en le­yes y re­gla­men­tos, ha­ce pen­sar en una Cons­ti­tu­yen­te.

Una nue­va Cons­ti­tu­ción ideal, que eli­mi­ne to­dos los es­tor­bos y per­mi­ta ha­cer lo que ha­ya que ha­cer… en tiem­po.

Pe­ro por otro la­do da mie­do.

Us­ted sa­be lo que se­ría una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con dipu­tados co­mo lo que es­ta­mos eli­gien­do úl­ti­ma­men­te.

ES­CAR­BAR

La nue­va Fis­cal Ge­ne­ral a.i. lle­gó a es­car­bar y bus­car co­sas que no se hi­cie­ron o que se hi­cie­ron de­fi­cien­te­men­te, para echar­las al agua.

Lee­mos que el nue­vo ge­ren­te ge­ne­ral del Ban­co de Cos­ta Ri­ca, nom­bra­do ha­ce un par de días,

co­mo que mues­tra la mis­ma ten

den­cia.

Esa ac­ti­tud ha­ce fe­li­ces a los es­pec­ta­do­res, que tie­nen la du­da siem­pre de que hay co­sas que no

se ha­cen bien… o que se ta­pan.

Co­mo ese en­re­da­zo del ce­men­to chino.

MARTES

Los de­te­ni­dos por lo del Ban­co de Cos­ta Ri­ca, es­pe­ran an­sio­sos que lle­gue el martes.

Ese día se co­no­ce­rán sus ape­la

cio­nes a la pri­sión pro­vi­sio­nal y

pue­de que les cam­bien las me­di

das.

Y los man­den a fir­mar ca­da 15 días, no sa­lir del país y no vi­si­tar el Ban­co.

Eso le qui­ta­rá mor­bo al asun­to.

PRE­GUN­TA

¿Qué sa­le si echan al Car­ta­gi­nés y a la Li­ga en la mis­ma li­cua­do­ra?

¡Se tra­ba la li­cua­do­ra!

TRANS­FE­REN­CIA

La Cor­te Ple­na le tras­pa­só de su pre­su­pues­to una bue­na can­ti­dad

al Fon­do de Pen­sio­nes del mis­mo

Po­der Ju­di­cial.

Eso de pron­to co­mo que lla­ma

la aten­ción y sur­ge la pre­gun­ta:

¿Pue­de?

Bueno, la División de Po­de­res que man­da la Cons­ti­tu­ción, co­mo que si au­to­ri­za.

Oja­lá que an­te el dé­fi­cit del sis­te­ma de pen­sio­nes del Po­der Ju­di­cial no se de­ci­da re­for­zar­lo por esa vía.

ARIAS

El ex­pre­si­den­te Arias fue a la

Fis­ca­lía a ex­pli­car el de­cre­to que emi­tió cuan­do se iba a ex­plo­tar la mi­na de oro de Cru­ci­tas.

No sa­be­mos na­da de la ex­pli­ca

ción.

Pe­ro sí lo que di­jo don Ós­car acer­ca de lo que es un de­cre­to eje­cu

ti­vo.

Un pre­si­den­te fir­ma va­rios de­cre­tos al día y no pue­de ahon­dar en el con­te­ni­do le­gal, por­que su­po­ne que cuan­do el mi­nis­tro lo trae, es

por­que ya se es­tu­dia­ron to­dos los as­pec­tos.

Pues sí.

AU­SEN­TE

El mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, se­ñor Al­fa­ro, no se apa­re­ce por la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, a pe­sar de

que esa es ca­si su mi­sión prin­ci

pal.

Pe­ro el fun­cio­na­rio le atie­ne aver­sión a Cues­ta de Mo­ras y en par­te a eso se de­be que mu­cho asun­to

de in­te­rés del Eje­cu­ti­vo, se ha tra

ba­do.

En­vía al vi­ce­mi­nis­tro Luis Pau­lino Mo­ra, pe­ro es­te no tie­ne mu­cha au­to­ri­dad para dar el sí o no.

Y el Pre­si­den­te, que es el afec­ta­do en su ges­tión, de­ja ha­cer.

FRA­CA­SO

El Mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio

res ob­tu­vo su oc­ta­va de­rro­ta.

No lo­gró nom­brar a do­ña Aida Fish­man en la UNES­CO, o no se

in­tere­só, va­ya us­ted a sa­ber.

Lo cier­to es que es el oc­ta­vo in

ten­to de nom­brar al­gún ti­co en

or­ga­nis­mos de la ONU… y na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.