“Las ciu­da­des res­pi­ran”

La Republica - - CULTURA -

Cuan­do vi­si­te otra ciu­dad que no sea la su­ya y es­pe­cial­men­te si es de otro país, de­tén­ga­se a es­cu­char su res­pi­ra­ción, su vi­da.

Ese pal­pi­tar don­de con­flu­yen cons­tan­te­men­te las vi­bra­cio­nes de las per­so­nas que las ha­bi­tan, dis­tin­tas pe­ro amal­ga­ma­das por una for­ma de ser, de com­por­tar­se, de pro­du­cir; fu­sio­na­das por una cul­tu­ra.

Cul­tu­ra que lle­ga a dar­le iden­ti­dad pro­pia a las ciu­da­des, en las cua­les se per­ci­be aun­que se en­cuen­tren de­sier­tas de gen­te.

“Las ciu­da­des res­pi­ran por me­dio del co­lor y las for­mas. Ca­da una tie­ne su esencia, sus olo­res, sus ma­ti­ces, aun sin la pre­sen­cia hu­ma­na”, di­ce Ra­fael Gu­tié­rrez Ni­gro, un ar­tis­ta que desa­rro­lló la pa­sión irre­fre­na­ble de pin­tar­las.

El se ha­bía gra­dua­do de di­se­ña­dor en Cos­ta Ri­ca, pe­ro en 2012 de­ci­dió tras­la­dar­se a Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, para es­tu­diar re­dac­ción pu­bli­ci­ta­ria en la Es­cue­la de Crea­ti­vos Brot­her.

Ahí “esa ciu­dad que tie­ne ar­te en ca­da es­qui­na des­per­tó en mí in­quie­tu­des y em­pe­cé a pin­tar”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

Lo pri­me­ro que Gu­tié­rrez hi­zo fue un mu­ral de tres por dos metros en una ca­sa del ba­rrio Pa­ler­mo y lue­go si­guió ha­cién­do­los en di­fe­ren­tes si­tios.

Un año des­pués, el pin­tor re­gre­sa a Cos­ta Ri­ca y aun­que co­mien­za a tra­ba­jar en pu­bli­ci­dad, si­gue pin­tan­do mu­ra­les y lue­go for­ma­tos más chi­cos.

Hoy la sen­sa­ción que se pue­de sen­tir al ver sus cua­dros, que re­fle­jan las edi­fi­ca­cio­nes de las ur­bes, es de asom­bro es­pe­cial­men­te por el ma­ne­jo del co­lor.

En mu­chas de las pin­tu­ras, in­clu­so, los edi­fi­cios o con­jun­tos de cons­truc­cio­nes - en don­de re­sal­ta la pre­fe­ren­cia del ar­tis­ta por el cu­bis­mo- se ele­van co­mo que­rien­do bus­car en el cie­lo el origen de esos ra­yos de luz que los ob­je­tos ab­sor­ben y re­fle­jan se­gún su for­ma o com­po­si­ción, y que nos per­mi­ten ver­los de tan va­ria­dos co­lo­res.

Ha­bi­tan tam­bién, en mu­chos de los cua­dros de Gu­tié­rrez, los re­lo­jes, co­mo re­cor­dan­do el pa­so de los años que a ve­ces mo­di­fi­ca y otras con­ser­va el as­pec­to de las ciu­da­des.

“Pien­so que el tiem­po, pre­sen­te en mis cua­dros por me­dio de los re­lo­jes, es al­go que es­tá ahí siem­pre pe­ro no po­de­mos con­tro­lar”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta.

“Mi pa­so por Brot­her me per­mi­tió des­cu­brir el ma­ra­vi­llo­so mun­do del ar­te”, di­ce Gu­tié­rrez, quién ha se­gui­do vi­si­tan­do otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, y de­jan­do en esas ciu­da­des sus mu­ra­les.

Us­ted pue­de te­ner un en­cuen­tro con esas ciu­da­des, pre­sen­tes en los cua­dros de es­te ar­tis­ta, ya que una do­ce­na de ellos se en­cuen­tran ex­pues­tos du­ran­te to­do es­te mes en la Sa­la de Ex­po­si­cio­nes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je, INA, de lu­nes a viernes de ocho de la ma­ña­na a tres de la tar­de.

Una más de las mues­tras que el INA rea­li­za en sus ins­ta­la­cio­nes de La Uru­ca, des­de ha­ce 20 años, para que tan­to es­tu­dian­tes co­mo per­so­nal que la­bo­ra en la ins­ti­tu­ción ten­gan un acer­ca­mien­to al ar­te, ese gran ins­pi­ra­dor y ge­ne­ra­dor de es­pí­ri­tus crea­ti­vos.

Ra­fael Gu­tié­rrez co­men­ta que ven­de con éxi­to sus obras por me­dio de su cuen­ta de Fa­ce­book .

Es­te año, el ar­tis­ta fue ju­ra­do en el área de ilus­tra­ción del cer­ta­men “Cuentos de mi tía Pan­chi­ta”, or­ga­ni­za­do por un co­lec­ti­vo sin fi­nes de lu­cro me­dian­te el apo­yo brin­da­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y Ju­ven­tud a tra­vés del “Fon­do de fi­nan­cia­mien­to de pro­yec­tos de las ar­tes li­te­ra­rias”, del Co­le­gio de Cos­ta Ri­ca.

Y es­te pin­tor si­gue via­jan­do. En su ma­le­ta no fal­ta su cua­derno de bo­ce­tos, en don­de van en­gen­drán­do­se imá­ge­nes ci­ta­di­nas que lue­go co­bran vi­da en sus obras.

“Me en­can­ta la na­tu­ra­le­za pe­ro me apa­sio­nan tam­bién las ciu­da­des”, di­ce Gu­tié­rrez Ni­gro, un ar­tis­ta que ha des­cu­bier­to el há­li­to de las ur­bes, ama res­pi­rar en ellas y lle­var­las a sus cua­dros.

El ar­tis­ta Ra­fael Gu­tié­rrez per­ci­be el al­ma de las ciu­da­des y las tras­la­da a sus cua­dros en los que rei­na el co­lor, más allá de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ca­da ciu­dad ten­ga.

Fo­tos: Ger­son Vargas /La Re­pú­bli­ca y Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.