Nue­vo mo­ni­tor da lec­tu­ras más pre­ci­sas de azú­car

Equi­po se im­plan­ta en el pa­cien­te du­ran­te seis días

La Republica - - NACIONALES - Kar­la Bar­que­ro kbar­que­ro@la­re­pu­bli­ca.net

Per­mi­te co­rre­gir tra­ta­mien­tos de dia­bé­ti­cos

Pa­ra quie­nes sos­pe­chan que pa­de­cen dia­be­tes, uti­li­zan in­su­li­na o sus ni­ve­les de azú­car en la san­gre fluc­túan (en­tre al­tos o ba­jos), hay un nue­vo equi­po que per­mi­te ob­te­ner un mo­ni­to­reo más exac­to y fi­de­digno.

Se tra­ta del iP­ro2, dis­po­si­ti­vo que gra­ba de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da los ni­ve­les de azú­car en san­gre por un pe­rio­do de tres a seis días.

El apa­ra­to ti­po gra­ba­do­ra tie­ne el ta­ma­ño de una mo­ne­da de ¢100 que se im­plan­ta en la piel.

En esos días en que el mo­ni­tor es­tá en el cuer­po re­co­pi­la da­tos gra­cias a que to­ma mues­tras de san­gre ca­da cin­co mi­nu­tos; es de­cir, rea­li­za unos 288 con­tro­les dia­rios.

Con es­ta in­for­ma­ción se pue­de me­jo­rar la to­ma de de­ci­sio­nes te­ra­péu­ti­cas y se con­si­gue una eva­lua­ción in­te­gral del pa­cien­te que per­mi­te op­ti­mi­zar su tra­ta­mien­to de dia­be­tes; ya sea re­ce­tán­do­le un nue­vo me­di­ca­men­to o re­for­zan­do el ac­tual.

Ade­más, per­mi­te de­tec­tar hi­po e hi­per­gli­ce­mias (po­ca o ex­ce­si­va glu­co­sa, res­pec­ti­va­men­te), lo que no se con­si­gue con exá­me­nes con­ven­cio­na­les. “Es­te dis­po­si­ti­vo ha­rá me­di­cio­nes a lo lar­go del día y de es­ta ma­ne­ra el pa­cien­te lle­va ade­cua­da­men­te una bi­tá­co­ra. Nos per­mi­te ver la pa­no­rá­mi­ca com­ple­ta cuan­do pe­di­mos gli­ce­mias pun­tua­les an­tes de ca­da co­mi­da, cuán­to tiem­po del día es­tá en hi­po o hi­per­gli­ce­mia, o si es­tá en los ran­gos me­ta y así ha­cer ajus­tes fi­jos”, de­ta­lló Lau­ra Ula­te, en­do­cri­nó­lo­ga.

El sen­sor del iP­ro2 tie­ne un va- lor de unos $70 y se pue­de usar en cual­quier edad: un re­cién na­ci­do, ni­ños, em­ba­ra­za­das, adul­tos y pa­cien­tes ma­yo­res.

Se co­lo­ca en cual­quier par­te de la piel (ideal­men­te en ab­do­men, pier­nas y ex­tre­mi­da­des) y el pro­ce­so tar­da en­tre 15 y 20 mi­nu­tos, se rea­li­za por me­dio de una pun­za­da, que por lo ge­ne­ral es to­le­ra­ble y prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ra.

El ma­ne­jo y el aná­li­sis de los da­tos úni­ca­men­te lo rea­li­za un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do que in­ter­pre­ta la in­for­ma­ción suministrada.

“Es un dis­po­si­ti­vo ciego. El pa­cien­te no tie­ne ac­ce­so a las gli­ce­mias no pue­de ver las lec­tu­ras. Una vez co­lo­ca­do po­drá se­guir con su vi­da nor­mal, pa­sar por de­tec­to­res de me­ta­les, ba­ñar­se o ir a pis­ci­nas. So­lo se le dan re­co­men­da­cio­nes de no to­car­lo por­que se pue­de des­pren­der, ni acer­car­se a ra­yos X o re­so­nan­cias mag­né­ti­cas”, agre­gó Ula­te.

Es­ta tec­no­lo­gía es­tá dis­po­ni­ble en el Hos­pi­tal Clí­ni­ca Bí­bli­ca, el de Ni­ños y el San Vi­cen­te de Paúl en He­re­dia. Tam­bién, Me­di­tek lo dis­tri­bu­ye y co­lo­ca el dis­po­si­ti­vo.

“El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es una lec­tu­ra fi­de­dig­na. El mo­ni­to­reo en tiem­po real per­mi­te co­rre­gir y dar un tra­ta­mien­to más in­te­gral del pa­cien­te”, di­jo Lau­ra Ula­te, en­do­cri­nó­lo­ga. Es­te­ban Monge/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.