NO­TA DE TANO

UNO DE LOS MÁS TA­LEN­TO­SOS MEDIOCAMPISTAS DEL FÚT­BOL ITA­LIANO DI­JO ADIÓS

La Republica - - ACCIÓN -

An­drea Pir­lo se des­pi­dió del fút­bol y ju­gó su úl­ti­mo par­ti­do en la ciu­dad que nun­ca duer­me con el New York City, en la se­mi­fi­nal de la Co­pa MLS con­tra el To­ron­to, equi­po que eli­mi­nó a los neo­yor­qui­nos con un glo­bal de 7-0.

El ta­len­to­so me­dio­cam­pis­ta ita­liano: “lí­der si­len­cio­so que ha­bla con los pies”, se­gún pa­la­bras del co­ti­za­do téc­ni­co Mar­ce­llo Lip­pi, na­ció en Bres­cia en 1979 y de­bu­tó ofi­cial­men­te con la pri­me­ra di­vi­sión de su ciu­dad na­tal en 1995, des­ta­can­do siem­pre co­mo un me­dio­cen­tro or­ga­ni­za­dor y con un le­tal lan­za­mien­to de ti­ros li­bres, que los de­ja­ba en los cor­de­les del ri­val co­mo con la mano.

En la tem­po­ra­da de 1998 pa­só al In­ter de Mi­lán y em­pe­zó a su­bir su nom­bre y ta­len­to en uno de los clu­bes más co­ti­za­dos del Cal­cio, con el que ju­gó tres tem­po­ra­das.

El sal­to a la fa­ma lo dio con el Mi­lan, club que de­fen­dió du­ran­te diez cam­pa­ñas y don­de su téc­ni­co de en­ton­ces Car­lo An­ce­lot­ti em­pe­zó a ex­plo­tar sus vir­tu­des en la cin­tu­ra de los ro­ji­ne­gros, ubi­cán­do­lo a la es­pal­da de los fi­lo­sos ata­can­tes Ri­val­do, Rui Cos­ta y Ka­ká, de­ján­do­le Pir­lo el “jue­go su­cio” a Gen­na­ro Ga­tus­so. Con el Mi­lan, Pir­lo lo ga­nó to­do y dio el sal­to a la fa­ma mun­dial.

Sor­pre­si­va­men­te de­jó las fi­las del Mi­lan en 2011 y fi­chó con la Ju­ven­tus de Tu­rín, don­de su­mó a su pal­ma­rés cua­tro tí­tu­los con­se­cu­ti­vos de Se­rie A en­tre 2012 y 2015.

Tras la fi­nal de la Li­ga de Cam­peo­nes de la UEFA 2014-2015, fir­mó con el New York City, equi­po don­de fi­nal­men­te col­gó los bo­ti­nes.

Con la se­lec­ción de Ita­lia, Pir­lo ju­gó tres Eu­ro­co­pas y tres Mun­dia­les de Fút­bol, con­quis­tan­do la Co­pa del Mun­do en 2006 tras ven­cer la “azu­rra” en la fi­nal a Fran­cia des­de el pun­to de pe­nal. An­drea anotó el su­yo.

Ro­ber­to Bag­gio, “El Di­vino”, com­pa­ñe­ro de An­drea en el In­ter de Mi­lán, de­cía que “Pir­lo siem­pre tu­vo el don de vi­sua­li­zar y an­ti­ci­par la ju­ga­da an­tes que los de­más. Su vi­sión, lo que ha­cía con el ba­lón y lo que era ca­paz de crear con es­te, lo con­vir­tie­ron en una su­per­es­tre­lla. Cuan­do ju­gá­ba­mos jun­tos, to­do em­pe­za­ba por él”.

Que Bag­gio di­ga es­to de un fut­bo­lis­ta es to­do un ho­nor.

¿Y có­mo no va a ha­blar con sus pies es­te ta­len­to­so me­dio­cam­pis­ta, nú­me­ro 21 en su dor­sal, si por ejem­plo en la tem­po­ra­da 2011-2012, cons­tru­yó más de 100 opor­tu­ni­da­des de gol pa­ra la Ju­ven­tus y brin­dó más de 2.643 pa­ses a sus com­pa­ñe­ros?

Una emo­ti­va car­ta es­cri­ta al pla­ne­ta fút­bol, pu­so fin a la ca­rre­ra de An­drea Pir­lo, le­yen­da del me­dio­cam­po ita­liano.

AN­DREA PIR­LO, AR­QUI­TEC­TO DEL FÚT­BOL, SE RE­TI­RÓ EN NUE­VA YORK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.