¿QUÉ SE HI­CIE­RON LAS FUER­ZAS VIVAS DE LI­BE­RIA?

La Republica - - ACCIÓN -

No tie­ne nin­gún sen­ti­do opi­nar sin co­no­ci­mien­to de cau­sa.

Me ima­gino que so­lo di­ri­gen­tes de­por­ti­vos li­be­ria­nos de ce­pa, de ri­ñón lo­cal, pue­den co­no­cer las ra­zo­nes que im­pi­den que el ex­cam­peón na­cio­nal Ve­rano 2009 re­su­ci­te en el cam­peo­na­to na­cio­nal y no ca­mi­ne en ru­ta di­rec­ta al des­cen­so.

Es­cu­cho a mis res­pe­ta­dos co­le­gas de la ra­dio y te­le­vi­sión de­por­ti­vas en ca­da opor­tu­ni­dad que via­jan a la Ciu­dad Blanca de­cir to­dos y siem­pre lo mis­mo: “una ciu­dad con es­te es­ta­dio mun­dia­lis­ta no me­re­ce te­ner un equi­po de tan ba­ja ca­li­dad”.

Bo­ni­ta y ca­jo­ne­ra fra­se, lo que pa­sa es que los es­ta­dios no jue­gan. Jue­gan los fut­bo­lis­tas.

Pe­ro los fut­bo­lis­tas son pro­fe­sio­na­les, jue­gan co­mo un tra­ba­jo y ne­ce­si­tan que les pa­guen su tra­ba­jo. Po­co o na­da de gra­cia ha­ce tra­ba­jar gra­tis.

Co­mo to­do pro­fe­sio­nal bus­can los me­jo­res ale­ros y pro­cu­ran au­men­tar sus in­gre­sos con pa­tro­nos que pa­guen me­jor. Mu­cho de es­to pro­vo­có una fu­ga ma­si­va de muy bue­nos fut­bo­lis­tas de equi­pos tra­di­cio­na­les en la tem­po­ra­da 2009 que se fue­ron a de­fen­der los co­lo­res de Li­be­ria Mía y lo hi­cie­ron cam­peón na­cio­nal.

La ca­be­za del club era Ma­rio So­te­la y el cuen­to no tu­vo un fi­nal fe­liz, pe­ro esa co­ro­na en las vi­tri­nas del club li­be­riano no se la qui­ta na­die.

En su mo­men­to tu­vi­mos a un di­ri­gen­te que le me­tió dó­la­res a Li­be­ria y lo hi­zo cam­peón.

Se­pa­re­mos en­ton­ces las de­ci­sio­nes que en su mo­men­to to­mó el se­ñor So­te­la y que lle­va­ron al equi­po a la ban­ca­rro­ta de­por­ti­va al­gu­nos años des­pués y ha­gá­mo­nos es­ta pre­gun­ta.

¿No cuen­ta o no tie­ne Li­be­ria co­mo ciu­dad, fuer­zas vivas su­fi­cien­tes en los te­rre­nos po­lí­ti­cos, co­mer­cia­les, in­dus­tria­les, agrí­co­las, tu­rís­ti­cos, de­por­ti­vos, mu­ni­ci­pa­les, etc. etc. etc. con ca­pa­ci­dad de in­yec­tar de di­ne­ro al equi­po de fút­bol que los re­pre­sen­ta en el cam­peo­na­to na­cio­nal y tra­tar de sal­var­lo del des­cen­so?

¿Có­mo ter­mi­na el Tor­neo Aper­tu­ra con Li­be­ria hun­di­do en el úl­ti­mo lu­gar, pa­san las se­ma­nas, arranca el Clau­su­ra y nos da­mos cuen­ta, por ma­ni­fes­ta­cio­nes del téc­ni­co li­be­riano Víc­tor Abe­len­da, que no pa­só na­da, que to­do si­gue igual, que la cri­sis fi­nan­cie­ra per­sis­te y su­pues­ta­men­te na­die mo­vió un de­do en la Ciu­dad Blanca du­ran­te el re­ce­so?

¿Es­tán muer­tas las fuer­zas vivas de la Ciu­dad Blanca?

Es com­pli­ca­do y di­fí­cil a lo le­jos com­pren­der tan de­li­ca­da si­tua­ción.

VÍC­TOR ABE­LEN­DA CON­FIR­MÓ LOS PRO­BLE­MAS FI­NAN­CIE­ROS DEL CLUB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.