EE.UU. es­tá lis­to pa­ra dia­lo­gar con Norcorea

La Republica - - BLOOMBERG -

Bloom­berg- Estados Unidos es­tá lis­to pa­ra ini­ciar con­ver­sa­cio­nes acer­ca del pro­gra­ma nu­clear de Co­rea del Nor­te a la vez que man­tie­ne la pre­sión so­bre el ré­gi­men de Kim Jong Un, di­jo el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, re­ve­lan­do un cam­bio en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Pen­ce y el pre­si­den­te de Co­rea del Sur, Moon Jae-in, acor­da­ron bus­car un diá­lo­go con Co­rea del Nor­te du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes que man­tu­vie­ron en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en Pieon­chang, in­for­mó The Was­hing­ton Post.

Pen­ce des­cri­bió la nue­va es­tra­te­gia co­mo “má­xi­ma pre­sión y com­pro­mi­so al mis­mo tiem­po”.

“El pun­to es que no se le­van­ta­rá nin­gu­na me­di­da de pre­sión has­ta que ellos ha­gan al­go que la alian­za crea que re­pre­sen­ta un pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo ha­cia la des­nu­clea­ri­za­ción”, di­jo Pen­ce, ci­ta­do por el Post, en una en­tre­vis­ta du­ran­te su via­je de re­gre­so des­de Co­rea del Sur. “Por lo que la cam­pa­ña de má­xi­ma pre­sión va a con­ti­nuar e in­ten­si­fi­car. Pe­ro si quie­ren ha­blar, ha­bla­re­mos”.

“Creo que es­to es di­fe­ren­te a lo que se ha he­cho en los úl­ti­mos 20 años”, di­jo Pen­ce, se­gún el Post. Con­sul­ta­do so­bre qué pa­sos exac­tos Co­rea del Nor­te de­be­ría to­mar pa­ra lo­grar que se le­van­ten las san­cio­nes, res­pon­dió: “No lo sé”.

Los co­men­ta­rios re­pre­sen­tan un cam­bio des­de la pos­tu­ra pre­via de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, que de­man­da­ba que Co­rea del Nor­te de­bía pri­me­ro acor­dar con­ver­sa­cio­nes so­bre la en­tre­ga de sus ar­mas nu­clea­res an­tes de que se ini­cien las ne­go­cia­cio­nes. Pen­ce apo­yó el cam­bio de tác­ti­ca des­pués de que Moon ase­gu­ra­se que los nor­co­rea­nos no ob­ten­drían be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos o di­plo­má­ti­cos so­lo por dia­lo­gar, sino que de­be­rían to­mar me­di­das con­cre­tas ha­cia su desar­me nu­clear.

“Es­to de­mues­tra el ti­po de fle­xi­bi­li­dad que Estados Unidos de­be man­te­ner pa­ra se­guir ade­lan­te”, di­jo Wi­lliam McKin­ney, pro­fe­sor vi­si­tan­te del Ins­ti­tu­to Estados Unidos-Co­rea de la Es­cue­la Johns Hop­kins de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les Avan­za­dos, quien par­ti­ci­pó en ne­go­cia­cio­nes pa­sa­das con Co­rea del Nor­te. “Po­dría des­cri­bir­se co­mo em­plear ‘mano du­ra’ y ‘po­der blan­do’ en pa­ra­le­lo”.

La her­ma­na de Kim, Kim Yo Jong, li­de­ró una ca­ris­má­ti­ca ofen­si­va du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos, en la que in­vi­tó a Moon a una cum­bre en Pyong­yang y le pi­dió que ju­ga­rá “un rol pro­ta­gó­ni­co” en re­unir a las dos Co­reas des­pués de ca­si sie­te dé­ca­das. Un por­ta­voz de la ofi­ci­na de Moon di­jo que era ne­ce­sa­rio que se cum­plan cier­tas con­di­cio­nes pre­vias an­tes de acep­tar la in­vi­ta­ción.

La in­vi­ta­ción de Kim Jong Un a una cum­bre ha­bía ge­ne­ra­do preo­cu­pa­ción de que ha­ya lo­gra­do abrir una bre­cha en­tre Co­rea del Sur y Estados Unidos, que han di­fe­ri­do en la me­jor ma­ne­ra de lo­grar el desar­me nu­clear de Co­rea del Nor­te. El Post in­for­mó que Pen­ce y Moon de­fi­nie­ron la nue­va es­tra­te­gia du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes en la Ca­sa Azul, se­de pre­si­den­cial, y du­ran­te el even­to de pa­ti­na­je de ve­lo­ci­dad.

Pen­ce des­cri­bió la nue­va es­tra­te­gia co­mo “má­xi­ma pre­sión y com­pro­mi­so al mis­mo tiem­po”. Bloom­berg/ La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.