NO­TA DE TANO

ITA­LIA FUE ELI­MI­NA­DA POR PEP GUAR­DIO­LA

La Republica - - ACCIÓN -

El re­cio de­fen­sor cen­tral de la se­lec­ción ita­lia­na y de la Ju­ven­tus, Gior­gio Chie­lli­ni, “res­pon­sa­bi­li­zó” de la eli­mi­na­ción de la “azu­rra” del Mun­dial de Ru­sia, al téc­ni­co es­pa­ñol Pep Guar­dio­la, hoy es­tra­te­ga del Man­ches­ter City.

¿Y qué tie­ne que ver Guar­dio­la con el fra­ca­so de los te­tra­cam­peo­nes del mun­do en su eli­mi­na­to­ria?

El ar­gu­men­to que dio Chie­lli­ni, de­fen­sor que se in­mor­ta­li­zó cuan­do ca­yó ful­mi­na­do por el ca­be­za­zo que le me­tió en su om­bli­go Zi­ne­di­ne Zidane, en due­lo mun­dia­lis­ta en­tre Fran­cia e Ita­lia, tie­ne sus be­mo­les.

Di­ce don Gior­gio que Ita­lia fue eli­mi­na­do del Mun­dial de Ru­sia por­que su se­lec­cio­na­do ha­ce ra­to se que­dó sin de­fen­so­res de ca­te­go­ría, ti­po Gae­tano Sci­rea, Fran­co Ba­res­si, Pao­lo Maldini, Fa­bio Can­na­va­ro, An­to­nio Ca­bri­ni, Ci­ro Fe­rra­ra, Ales­san­dro Nes­ta y otros his­tó­ri­cos del “ca­te­nac­cio” y de­más yer­bas.

¿Y por qué el fút­bol ita­liano de­jó de pro­du­cir y pro­mo­ver de­fen­so­res de ca­te­go­ría?

En­ton­ces vie­ne el ar­gu­men­to de Chie­lli­ni: por­que la ma­yo­ría de los en­tre­na­do­res qui­sie­ron po­ner a ju­gar a los equi­pos ita­lia­nos co­mo el Bar­ce­lo­na de Guar­dio­la, mi­sión im­po­si­ble en un país con di­fe­ren­te cul­tu­ra fut­bo­lís­ti­ca.

Lo que da a en­ten­der el lí­der de la de­fen­sa “ju­ven­ti­na”, es que, por an­dar los téc­ni­cos que tra­ba­jan en el cal­cio en la bús­que­da de ta­len­tos na­tu­ra­les co­mo Inies­ta, Xa­vi, Silva, Bus­quets y de­más ma­la­ba­ris­tas de aquel his­tó­ri­co equi­po ca­ta­lán, que ma­ra­vi­lló al pla­ne­ta fút­bol, has­ta que Guar­dio­la se can­só de ga­nar­lo to­do y bus­có oxí­geno en un año sa­bá­ti­co, se ol­vi­da­ron de las raí­ces del fút­bol pe­nin­su­lar y de­ja­ron de tra­ba­jar con el ar­ma más fuer­te del fút­bol ita­liano: la de­fen­sa.

Le­jos del es­ce­na­rio sen­ti­mos el ar­gu­men­to de Chie­lli­ni po­bre, pe­ro su­po­ne­mos que su­ma tra­zos de ra­zón; lo ana­li­za­mos co­mo un com­ple­men­to, un agre­ga­do al es­tre­pi­to­so fra­ca­so de la “azu­rra” en su eli­mi­na­to­ria, gru­po que lo con­du­jo al re­pe­cha­je, don­de fue eli­mi­na­do por Sue­cia en jue­gos de ida y vuel­ta: 1-0 en Sue­cia: 0-0 en Ita­lia.

En es­ta du­ra caí­da de Ita­lia que lo ex­pul­só de la Co­pa del Mun­do, quie­nes fa­lla­ron es­tre­pi­to­sa­men­te fue­ron los de­lan­te­ros, in­ca­pa­ces de ano­tar un gol en 180 mi­nu­tos de ac­ción, su­ma­do al desas­tre los erro­res de un di­rec­tor téc­ni­co in­ca­paz co­mo Gian Pie­ro Ven­tu­ra.

Co­mo co­ro­la­rio, de­cir que Chie­lli­ni, co­mo mi­llo­nes de ita­lia­nos, no quie­re sa­ber na­da de Ru­sia 18 y en sus res­pec­ti­vos ho­ga­res, la TV es­ta­rá apa­ga­da.

GIOR­GIO CHIE­LLI­NI,

DIO SU AR­GU­MEN­TO SO­BRE EL FRA­CA­SO “AZURRI”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.