La Republica

¿Qué es el tri­ple ne­ga­ti­vo en el Cán­cer de ma­ma?

Se es­ti­ma que las mu­je­res con es­te cán­cer re­pre­sen­tan en­tre un 10% y un 15% del to­tal de la po­bla­ción mun­dial con es­ta en­fer­me­dad

- Re­dac­ción re­dac­cionr@la­re­pu­bli­ca.net

El cán­cer de ma­ma es una en­fer­me­dad con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, de­fi­ni­das se­gún la mu­ta­ción que ori­gi­na el tu­mor.

En al­gu­nos ti­pos de cán­cer se pue­de iden­ti­fi­car la pre­sen­cia o au­sen­cia de re­cep­to­res de es­tró­geno o pro­ges­te­ro­na.

En otros, la ex­pre­sión de una pro­teí­na lla­ma­da HER2 (re­cep­tor 2 del fac­tor de cre­ci­mien­to epi­dér­mi­co hu­mano).

En el ca­so que el tu­mor ca­rez­ca de mar­ca­do­res hor­mo­na­les y HER2, se de­no­mi­na cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo, un ti­po muy agre­si­vo que tie­ne po­ca o nu­la res­pues­ta a tra­ta­mien­tos o te­ra­pias y con una al­ta pro­ba­bi­li­dad de re­cu­rren­cia.

En el mun­do, se es­ti­ma que el cán­cer tri­ple ne­ga­ti­vo re­pre­sen­ta en­tre un 10% y 15% de to­dos los ti­pos de cán­cer de ma­ma.

En el mar­co del mes de sen­si­bi­li­za­ción so­bre el cán­cer de ma­ma, se lla­ma a la de­tec­ción y diag­nós­ti­co tem­prano, sien­do es­te úl­ti­mo de su­ma im­por­tan­cia pa­ra de­ter­mi­nar el sub­ti­po y es­ta­dio del cán­cer, per­mi­tir al mé­di­co la elec­ción del tra­ta­mien­to o te­ra­pia ade­cua­dos e in­cre­men­tar el pro­nós­ti­co de vi­da pa­ra las pa­cien­tes.

“El cán­cer de ma­ma tri­ple ne­ga­ti­vo es más fre­cuen­te en mu­je­res me­no­res de 40 años. Tien­de a ser muy agre­si­vo, con un al­to ries­go de re­cu­rren­cia y al­ta mor­ta­li­dad cuan­do se diag­nos­ti­ca en eta­pa avan­za­da de la en­fer­me­dad”, se­ña­ló Va­nes­sa Cam­pos, ge­ren­te mé­di­ca de cán­cer de ma­ma y gi­ne­co­ló­gi­co de Ro­che Cen­troa­mé­ri­ca y Ca­ri­be, quien reite­ró la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na, con la ma­mo­gra­fía co­mo mé­to­do más efec­ti­vo.

Al­re­de­dor del mun­do, el cán­cer de ma­ma es el más fre­cuen­te en mu­je­res y tam­bién el que más muer­tes pro­vo­ca en ellas.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), ca­da año se de­tec­tan cer­ca de 2 mi­llo­nes de nue­vos ca­sos de cán­cer de ma­ma (uno ca­da 20 se­gun­dos) y al­re­de­dor de me­dio mi­llón de muer­tes por es­ta cau­sa, con­si­de­rán­do­se co­mo el se­gun­do ti­po de cán­cer más co­mún en el mun­do.

En Cos­ta Ri­ca, de acuer­do con el Ob­ser­va­to­rio Glo­bal de Cán­cer (Glo­bo­can, por sus si­glas en in­glés), en 2018 la ci­fra de ca­sos por cán­cer de ma­ma fue de 1.501 con 428 muer­tes.

El cán­cer de ma­ma se ori­gi­na cuan­do las cé­lu­las ma­ma­rias co­mien­zan a cre­cer sin con­trol, y es­tas cé­lu­las for­man un tu­mor que a me­nu­do se pue­de ob­ser­var en una ma­mo­gra­fía o se pue­de pal­par co­mo una ma­sa.

La ma­yo­ría de los bul­tos en los se­nos son be­nig­nos, sin em­bar­go, cual­quier bul­to o cam­bio en el seno de­be ser exa­mi­na­do por un pro­fe­sio­nal de aten­ción mé­di­ca pa­ra sa­ber si es be­nigno o ma­ligno (cán­cer).

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica