La Republica

In­fier­nos en la tie­rra

- Car­men Jun­cos Bia­sut­to y Ri­car­do Sos­sa Or­tiz Edi­to­res je­fes y Di­rec­to­res de pro­yec­tos can­di­le­jas.cul­tu­ra@gmail.com car­menj.can­di­le­jas@gmail.com Disasters · Ecology · Incidents · Fires · United States of America · Australia · Democratic Republic of Congo · Chile · Chile national football team · Indonesia · Argentina · York · Brazil · Brazil national football team · Bolivia · Paraguay · Cordoba · Buenos Aires · Este · Norilsk · Pantanal

La úni­ca sal­va­ción es reac­cio­nar ya. Los cien­tí­fi­cos ha­blan de lo que es­tá pa­san­do con los in­cen­dios y la con­ta­mi­na­ción en to­do el mun­do.

Vea­mos al­gu­nos ejem­plos. El fue­go es­tá ma­tan­do el bos­que más gran­de del pla­ne­ta, en de­ce­nas de ki­ló­me­tros a la re­don­da de la ciu­dad mi­ne­ra de No­rilsk (Si­be­ria).

Ese com­ple­jo mi­ne­ro arro­jó a la at­mós­fe­ra 1,8 mi­llo­nes de to­ne­la­das de con­ta­mi­nan­tes so­lo en 2018, la ma­yo­ría dió­xi­do de azu­fre.

En el oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, em­peo­ran de for­ma dra­má­ti­ca los in­cen­dios.

En los es­ta­dos de Ca­li­for­nia, Ore­gón y Was­hing­ton, al me­nos 35 per­so­nas han muer­to des­de prin­ci­pios de agos­to de es­te año, hay de­ce­nas de des­apa­re­ci­dos y se han que­ma­do ca­si dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de te­rre­nos.

Aus­tra­lia, el Con­go, Chi­le, In­do­ne­sia, Ar­gen­ti­na y el Ama­zo­nas, son otros ejem­plos de es­tos su­ce­sos a gran es­ca­la que ame­na­zan con con­ver­tir­se en la nue­va “nor­ma­li­dad” cli­má­ti­ca.

In­cen­dios in­con­tro­la­bles, cie­los anaran­ja­dos y ro­jos, agua con­ta­mi­na­da: el cam­bio cli­má­ti­co se res­pi­ra en Ca­li­for­nia, di­ce Max Whit­ta­ker pa­ra The New York

Ti­mes (12 sep­tiem­bre 2020). En El Pan­ta­nal, Bra­sil - una lla­nu­ra ex­ten­sa de 156.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de bos­que fron­te­ri­zo con Bo­li­via, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay- la su­per­fi­cie que­ma­da des­de enero has­ta hoy es de 19.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, lo que re­pre­sen­ta el 10% del bos­que de la zo­na. Es­to sig­ni­fi­ca po­co me­nos de la mi­tad de nues­tro país.

El Pan­ta­nal de­pen­de del agua que vie­ne de los bos­ques del nor­te del es­ta­do de Mat­to Gros­so, en la re­gión ama­zó­ni­ca de Bra­sil, don­de llue­ve ca­da vez me­nos, a cau­sa de la de­fo­res­ta­ción y de la am­plia­ción de tie­rras agrí­co­las.

El hu­mo de es­tos in­cen­dios, re­la­cio­na­dos con la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña, el año pa­sa­do lle­vó a la hos­pi­ta­li­za­ción de más de 2.000 per­so­nas y pro­vo­có un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la sa­lud pú­bli­ca de la re­gión, de acuer­do con lo in­di­ca­do por in­ves­ti­ga­do­res.

An­te la fal­ta de llu­vias, la mi­tad de la geo­gra­fía na­cio­nal del cen­tro de Ar­gen­ti­na has­ta Pa­ra­guay, ar­dió en fue­gos en las úl­ti­mas se­ma­nas, que en al­gu­nos ca­sos se vol­vie­ron in­con­tro­la­bles.

El fo­co de la pro­vin­cia de Cór­do­ba, (10 ve­ces el ta­ma­ño de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res), en Ar­gen­ti­na, se su­ma a los in­cen­dios que as­fi­xian a me­dio país, con más de 150.000 hec­tá­reas

que­ma­das, ha in­for­ma­do El País

In­ter­na­cio­nal, del 27 de agos­to de 2020.

Des­pués, cuan­do al fin llue­va, el agua arras­tra­rá to­dos los ma­te­ria­les des­trui­dos por el fue­go ha­cia los ríos. Mo­ri­rá la vi­da en ellos tam­bién.

El hu­mo de los in­cen­dios fo­res­ta­les pue­de cau­sar mu­cho da­ño. Pue­de las­ti­mar los ojos, irri­tar el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio y agra­var las en­fer­me­da­des car­dia­cas y pul­mo­na­res cró­ni­cas.

Es­te pe­li­gro­so pa­no­ra­ma no cam­bia­rá ni de­ja­rá de au­men­tar si la ac­ti­vi­dad hu­ma­na se si­gue rea­li­zan­do co­mo has­ta aho­ra.

Es­to ya lo han ex­pli­ca­do los cien­tí­fi­cos que en el mun­do se han de­di­ca­do a es­tu­diar el pro­ble­ma. Pe­ro la ta­rea de ellos es esa: ex­pli­car las cau­sas del fe­nó­meno y sus con­se­cuen­cias. No pue­den, en ge­ne­ral, to­mar de­ci­sio­nes pa­ra un ur­gen­te cam­bio.

Ca­da país, de acuer­do con sus cir­cuns­tan­cias, pue­de adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra un sis­te­ma pro­duc­ti­vo efi­cien­te y lim­pio, que no des­tru­ya al pla­ne­ta y la vi­da en él.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica