RO­BLE DE 117 MARZOS

VIER­NES SE­RÁ FIESTÓN PARA EL TI­CO MÁS VIEJITO

La Teja - - Nacionales - EVELYN AR­CE Q. evelyn.ar­ce@la­te­ja.co.cr

Es co­mo si los días, los me­ses o los años no pa­sa­ran por él. Co­mo que el tiem­po se hu­bie­ra con­ge­la­do en su vi­da.

Don Jo­sé Uriel Del­ga­do Co­rra­les, más co­no­ci­do co­mo Che­pi­to, cum­ple es­te vier­nes 10 de mar­zo 117 años de edad. Así co­mo lo es­tá le­yen­do.

Esa edad lo con­vier­te en la per­so­na más vie­ji­ta del país.

Es­te ‘ca­ra­ji­llo’ na­ció en el año 1900, se­gún cons­ta en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes.

Che­pi­to es un adul­to ma­yor que se dis­tin­gue por es­tar muy alen­ta­do, ser muy co­me­lón y un gran afi­cio­na­do al bai­le.

Don Juan Dio­ni­sio Si­ba­ja, pre­si­den­te de la jun­ta del Ho­gar de an­cia­nos de Pie­da­des de San­ta Ana, don­de vi­ve el se­ñor, cuen­ta que don Jo­sé es un hom­bre muy in­tro­ver­ti­do, que “si le ha­blan res­pon­de, si no, si­gue en lo su­yo”.

Del­ga­do pa­sa su día a día ha­cien­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca, mo­ti­vo que lo man­tie­ne con to­da la pa­ta.

“Cree­mos que se man­tie­ne tan bien por­que, an­tes de es­tar en el ho­gar, fue in­di­gen­te en San­ta Ana pe­ro us­ted lo veía siem­pre ca­mi­nan­do de un la­do para otro sin pro­ble­ma. Pa­sa­ba re­co­rrien­do las ca­lles, nun­ca le vi­mos sin es­tar­se mo­vien­do”, di­jo don Juan Dio­ni­sio.

Al mo­men­to que La Te­ja lle­gó para sa­ber có­mo es­ta­ba, to­ma­ba una sies­ta lue­go de ha­ber co­mi­do. Cuan­do las cui­da­do­ras le con­sul­ta­ron si que­ría que le to­ma­ran fo­tos para el pe­rió­di­co no lo pen­só mu­cho para de­cir que sí.

“Se le­van­tó de una vez, ni lo pen­só”, di­jo don Juan.

Se va­le so­lo. El úni­co pro­ble­ma que tie­ne es­te Ma­tu­sa­lén es que ya no ve y que para es­cu­char se le de­be ha­blar fuer­te y al pu­ro oí­do. Por lo de­más es­tá pu­ras te­jas. “Ca­mi­na y le­van­ta so­lo, se mu­da, va al ba­ño sin ayu­da y a pe­sar de que ya no ve, sa­be per­fec­ta­men­te dón­de es­tá su cuar­to y lle­ga sin ayu­da”, ex­pli­có Si­ba­ja.

Del­ga­do es el pri­me­ro en­po­ner­se en pie de los 23 adul­tos ma­yo­res que hay en el ho­gar.

Le gus­ta re­ci­bir te­ra­pia fí­si­ca y ca­mi­nar, pe­ro me­ter­le el dien­te a la jama es una de sus pasiones.

“Co­me de to­do y sin nin­gu­na ayu­da, aquí hay adul­tos ma­yo­res que tie­nen has­ta 40 años me­nos que él pe­ro ne­ce­si­tan esa asis­ten­cia. Che­pi­to no, lo ha­ce sin pro­ble­ma”, ex­pli­có el pre­si­den­te.

En el ho­gar tra­ta­ron de que el li­bro de Re­cords Guin­nes re­co­no­cie­ra que es el hom­bre más viejito del mun­do; sin em­bar­go, la úl­ti­ma vez que man­da­ron uno de tan­tos pa­pe­les que les­han­so­li­ci­ta­do, ni se­mo­les­ta­ron en con­tes­tar.

A fes­te­jar. A pe­sar de su edad tan avan­za­da, Che­pi­to no le ha­ce el feo al bai­le por­que le en­can­ta.

Es­pe­ra con an­sias el vier­nes, día en que el ho­gar se lle­na­rá de co­mi­da y mú­si­ca por­que le ce­le­bra­rán el cum­ple.

“Sa­be que vie­ne el que­que que le en­can­ta co­mer”, con­tó Si­ba­ja.

La fies­ta ten­drá bue­na co­mi­di­ta, ci­ma­rro­na y mas­ca­ra­das que se­rán do­na­das por gen­te que le tie­ne ca­ri­ño a Che­pi­to.

Una ita­lia­na, Em­ma Mo­rano, cum­plió 117 años en no­viem­bre pa­sa­do. Ella qui­zás sea la úni­ca per­so­na en el mun­do más vie­ja que Che­pi­to.

Don Jo­sé es un aman­te del bai­le, en ca­da uno de sus cum­plea­ños ni se acuer­da de la si­lla.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.