Fa­ro­les le ilu­mi­na­ron la vi­da

DO­ÑA SHIRLEY CAR­MO­NA NOS MO­TI­VA PA­RA ES­TA PA­TRIÓ­TI­CA NO­CHE

La Teja - - Portada - BR­YAN CAS­TI­LLO br­yan.cas­ti­llo@la­te­ja.cr

Es­te 14 de se­tiem­bre mi­les de ni­ños des­fi­la­rán por las ca­lles con su fa­rol.

Pa­ra do­ña Shirley Car­mo­na, esos tra­di­cio­na­les ob­je­tos que ilu­mi­nan la no­che pre­via al Día de la In­de­pen­den­cia tie­nen un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. Gra­cias a los fa­ro­li­tos ella sa­có ade­lan­te a sus hi­jos y sa­lió de deu­das.

Ha­ce 20 años, es­ta ve­ci­na de Pa­vas pa­sa­ba la eta­pa más du­ra de su vi­da. No te­nía bre­te y de­bía mu­cha pla­ta de re­ci­bos.

Co­mo si es­to no fue­ra po­co, ca­da no­che dor­mía con la angustia de no sa­ber si al día si­guien­te iba a te­ner al­go de co­mer pa­ra ella y sus tres hi­jos, quie­nes ahora tie­nen 26, 24 y 19 años, la úl­ti­ma es una mu­jer.

Pa­sa­ban los días y las deu­das cre­cían más. La de­ses­pe­ra­ción la aho­ga­ba y la tris­te­za es­tu­vo a pun­to de con­su­mir­la. A pe­sar de las cir­cuns­tan­cias ne­ga­ti­vas y de po­ner­se tris­te es­ta va­lien­te mu­jer de 43 años no se echó a mo­rir. Más bien em­pe­zó a bus­car ideas pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos.

Se hi­zo le luz. La luz le vino de una ve­ci­na quien le di­jo que se ani­ma­ra a ha­cer fa­ro­les pa­ra la in­de­pen­den­cia del año 1997.

A co­mo pu­do, em­pe­zó a bus­car di­se­ños, ma­te­ria­les y se pu­so a pro­bar. Eso sí, de­ta­lla que al prin­ci­pio no le que­da­ban tan bo­ni­tos co­mo ahora.

Cuan­do le aga­rró el to­que se ti­ró a la ca­lle con un po­co de in­cer­ti­dum­bre, pe­ro, pa­ra su sor­pre­sa, los 20 fa­ro­li­tos con los que em­pe­zó se le fue­ron co­mo pan caliente.

To­dos en su ba­rrio que­rían uno, por su ori­gi- nal for­ma y el co­lo­ri­do. “Con esa pla­ta me al­can­zó pa­ra pa­gar mis deu­das. Yo es­ta­ba muy fe­liz por­que uno no sa­be có­mo le va a ir, pe­ro por di­cha me fue muy bien y en­ton­ces em­pe­cé a ha­cer otras ma­nua­li­da­des”, di­ce. “Yo siem­pre le di­go a la gen­te que es­to na­ció por ne­ce­si­dad, yo no an­da­ba bus­can­do ha­cer es­to, pe­ro co­mo te­nía que sa­car ami fa­mi­lia ade­lan­te lo hi­ce y ahora ten­go mu­chos clien­tes”, agre­gó. Pa­ra es­te 15 de se­tiem­bre ha ven­di­do un po­qui­to más de 100 fa­ro­les, la ma­yo­ría de clien­tes nue­vos, aun­que los vie­jos tam­bién le com­pran.

Los cam­pe­si­nos. Con mu­cha ale­gría ase­gu­ró que los­más­ven­di­dos son los que ella mis­ma bau­ti­zó co­mo “la mu­ñe­ca cam­pe­si­na” y el

“campesino”.

La ve­ci­na de Pa­vas ex­pli­có que am­bos fue­ron fru­to de su ins­pi­ra­ción y que la gen­te tam­bién los han vis­to co­mo un adorno.

En­tre los ma­te­ria­les que uti­li­za es­tán las bo­te­llas plás­ti­cas, bol­sas, car­tón y ca­jas de le­che, ca­si to­do se lo re­ga­lan sus ve­ci­nos.

Ca­be des­ta­car que to­dos los fa­ro­les son an­ti­can­de­las pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes con fue­go, ella les po­ne unas lu­ces pa­ra que alum­bren aún más. Los pre­cios van des­de los ¢1.000 y has­ta los cuatro ro­ji­tos.

Do­ña Shirley ahora se de­di­ca a ela­bo­rar ma­nua­li­da­des, in­clu­so, ha si­do con­tra­ta­da pa­ra or­ga­ni­zar tés de ca­nas­ti­llas, bo­das, quin­cea­ños, aniver­sa­rios y más.

Si us­ted al­go pue­de co­mu­ni­car­se al nú­me­ro 7107-4882.

CORTESÍA.

La cam­pe­si­na es el fa­rol que más le pi­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.