“Tra­ba­ja­mos ame­na­za­dos”

CLÍ­NI­CA MAR­CIAL FA­LLAS EN DESAMPA

La Teja - - Portada - EDUAR­DO VE­GA eduar­do.ve­ga@la­te­ja.cr Cons­tan­tes agre­sio­nes. Bo­tón de pá­ni­co. Bue­nas se­ña­les

To­do el per­so­nal de emer­gen­cias del Cen­tro de Aten­ción In­te­gral en Sa­lud (CAIS) de Des­am­pa­ra­dos (co­no­ci­do co­mo clí­ni­ca Mar­cial Fa­llas), vi­ve aterrado por­que no se sa­be en qué­mo­men­to el pa­cien­te que atienden los va a agre­dir, sea ver­bal o fí­si­ca­men­te.

Dos doc­to­res han si­do va­pu­lea­dos por ase­gu­ra­dos, las en­fer­me­ras cons­tan­te­men­te son agre­di­das ver­bal­men­te y ha­ce me­nos de seis me­ses en­tró un pa­cien­te con una pis­to­la y ame­na­zó de muer­te a to­do el per­so­nal.

“Es­pe­re que sal­ga pa­ra que vea co­mo le va a ir”, es una fra­se que nor­mal­men­te es­cu­chan los mé­di- cos y los en­fer­me­ros. En mu­chas oca­sio­nes de­ben sa­lir es­col­ta­dos por al­guno de los guar­das pri­va­dos que vi­gi­lan el CAIS.

“Sí, tra­ba­ja­mos con mu­cho mie­do. No se pue­de ne­gar, he­mos si­do gol­pea­dos y ame­na­za­dos. Es­ta­mos lu­chan­do por­que to­do cam­bie y el ase­gu­ra­do y no­so­tros con­vi­va­mos en un me­jor am­bien­te, va­mos por buen ca­mino, pe­ro to­da­vía hay un te­mor ge­ne­ral en el per­so­nal”, con­fir­mó la doc­to­ra Ivan­nia Var­gas Mon­ge, coor­di­na­do­ra del ser­vi­cio de emer­gen­cias, jus­to don­de su­ce­den los ma­yo­res pro­ble­mas en­tre ase­gu­ra­dos y tra­ba­ja­do­res.

El CAIS de Desampa cu­bre una po­bla­ción cer­ca­na a los 600.000 ha­bi­tan­tes. Ade­más, la aten­ción dia­ria en Emer­gen­cias ron­da los 700 pa­cien­tes, can­ti­dad muy pa­re­ci­da a la de un hos­pi­tal co­mo el San Juan de Dios, de he­cho, tie­nen 9 ca­mas pa­ra pa­cien­tes del San Jua por­que les to­ca ser un CAIS que ayu­da a des­con­ges­tio­nar ese cen­tro mé­di­co.

Les to­ca aten­der gen­te de Des­am­pa­ra­dos, Ase­rrí, Co­rra­li­llo de Car­ta­go, San Rafael Arriba y San Rafael Aba­jo, y has­ta de Acos­ta.

¿Es cier­to que el es­po­so de una ase­gu­ra­da pe­gó con­tra la pa­red a un doc­tor y del gol­pe lo des­ma­yó y sin im­por­tar­le le si­guió pe­gan­do ya des­ma­ya­do? “Sí, es cier­to. ¿Es cier­to que a otro doc­tor tam­bién un ase­gu­ra­do lo va­pu­leó? “Sí, tam­bién es cier­to. La­men­ta­ble­men­te han su­ce­di­do co­sas du­ras aquí. ¿Es cier­to que un ase­gu­ra­do los ame­na­zó de muer­te con pis­to­la en mano? “Sí y en va­rias oca­sio­nes”, res­pon­dió Var­gas Mon­ge.

En­tre los mé­di­cos el am­bien­te es ten­so y amar­go al mis­mo tiem­po, por­que tra­ba­jan sin sa­ber en qué mo­men­to pue­den ser agre­di­dos. En to­dos los tur­nos se han da­do doc­to­res gol­pea­dos quie­nes tu­vie­ron que in­ca­pa­ci­tar­se.

La su­per­vi­so­ra de en­fer­me­ría, Sil­via Sa­la­zar Sán­chez, con dolor acep­tó que su gen­te (los en­fer­me­ros, au­xi­lia­res y asis­ten­tes de pa­cien­tes) re­ci­ben cons­tan­tes agre­sio­nes verbales. “Es­te CAIS con­cen­tra una po­bla­ción muy di­fí­cil, por eso no pue­do ne­gar que siem­pre an­da­mos con te­mor, los ase­gu­ra­dos aquí son muy agre­si­vos”, ex­pli­có Sa­la­zar Sán­chez.

Tan­to la doc­to­ra co­mo la en­fer­me­ra ex­pli­ca­ron que tan­ta agre­sión obli­gó a co­lo­car un bo­tón de pá­ni­co, o sea, un tim­bre con el bo­tón es­con­di­do en un lu­gar es­tra­té­gi­co que to­ca al­gún em­plea­do cuan­do se pre­sen­ta un mo­men­to di­fí­cil, se­ñal a la que de­ben actuar los en­car­ga­dos de se­gu­ri­dad.

En mar­zo la au­to­ri­da­des de la Ca­ja ti­ra­ron el ta­pón y me­tie­ron las ma­nos al com­pro­bar tre­men­dos pro­ble­mas en el ser­vi­cio de emer­gen­cias. Den­tro de lo que con­fir­mó la Jun­ta Di­rec­ti­va de la CCSS es­ta­ban lar­gas fi­las pa­ra la aten­ción de pa­cien­tes que lle­gan des­pués de las cuatro de la tar­de, doc­to­res que se ne­ga­ban a aten­der y pro­ble­mas de se­gu­ri­dad pa­ra pa­cien­tes y el per­so­nal, por eso, la Ca­ja se vo­ló de raíz las je­fa­tu­ras y pu­so nue­vo per­so­nal.

La doc­to­ra Var­gas tie­ne dos me­ses li­de­ran­do emer­gen­cias, es jus­to el tiem­po que tie­nen de es­tar ha­cien­do co­sas di­fe­ren­tes pa­ra ba­jar el tiem­po que el pa­cien­te de emer­gen­cias es­pe­ra.

“Yano aten­de­mos en or­den de lle­ga­da, ahora va­lo­ra­mos a ca­da per­so­na pa­ra sa­ber la reali­dad de su es­ta­do, una vez que en­ten­de­mos có­mo es­tá ese ase­gu­ra­do, le da­mos un co­lor. Azul (el más crí­ti­co), ro­jo, ama­ri­llo, ver­de y blan­co (pa­ra las per­so­nas que lle­gan a emer­gen­cias por una gri­pe).

“A par­tir de lo de­li­ca­do del pa­cien­te, así los va­mos aten­dien­do, nos ha da­do re­sul­ta­dos por­que los pa­cien­tes que no son ur­gen­tes los de­vol­ve­mos a uno de los on­ce Ebais que te­ne­mos, le ex­pli­ca­mos que su con­di­ción no es pa­ra es­tar emer­gen­cias”, acla­ró la doc­to­ra Var­gas.

Con es­tas me­di­das es­pe­ran dis­mi­nuir esa olla de pre­sión que tie­ne a to­dos pa­ra­dos de uñas.

EDUAR­DO VE­GA.

La coor­di­na­do­ra de emer­gen­cia, doc­to­ra Ivan­nia Var­gas y la coor­di­na­do­ra de en­fer­me­ría, Sil­via Sa­la­zar, con­fir­ma­ron las agre­sio­nes.

EDUAR­DO VE­GA

En la Mar­cial re­ci­ben 700 per­so­nas dia­rias en emer­gen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.