Fue­go res­pe­tó a la Vir­gen­ci­ta

La Teja - - Sucesos - UNA CA­SA FUE CONSUMIDA POR LAS LLA­MAS EN ALAJUELA SIL­VIA CO­TO Y SHIRLEY VÁSQUEZ Pe­rio­dis­ta y Co­rres­pon­sal LT Una imagen

de la Vir­gen fue lo úni­co que se sal­vó en un in­cen­dio que con­su­mió por com­ple­to una ca­sa en el Invu Las Ca­ñas, en Alajuela, es­te miér­co­les.

Los ve­ci­nos fue­ron los que aler­ta­ron a las au­to­ri­da­des a las 6:30 de la ma­ña­na, el prin­ci­pal mie­do de los lu­ga­re­ños era que don Car­los Ovie­do y su es­po­sa do­ña Ce­ci­lia es­tu­vie­ran atra­pa­dos den­tro de la vi­vien­da.

El fuer­te olor a hu­mo fue lo que pu­so en aler­ta a los lu­ga­re­ños.

Don Ha­rold Cha­cón fue uno de los pri­me­ros ve­ci­nos en lle­gar al lu­gar y lo­gró abrir el por­tón pa­ra ver si ha­bía gen­te, pe­ro las lla­mas eran tan fuer­tes que so­lo sa­có la si­lla de rue­das del se­ñor y un bol­so.

Cuan­do los bom­be­ros lle­ga­ron, to­da la ca­sa es­ta­ba co­mo una an­tor- cha y una vez que lo­gra­ron con­tro­lar el fue­go, los ve­ci­nos es­ta­ban con la bo­ca abier­ta por el asom­bro al ver que so­lo la imagen de la vir­gen­ci­ta y el al­tar no se que­ma­ron, aun­que las lla­mas pa­sa­ron muy cer­qui­ta.

Los bom­be­ros con­fir­ma­ron que en la vi­vien­da no es­ta­ban ni la pa­re­ja ni su hi­jo. Al pa­re­cer, don Car­los es­ta hos­pi­ta­li­za­do, la se­ño­ra se que­dó en ca­sa de un fa­mi­liar y el hi­jo se ha­bía ido a tra­ba­jar.

La Cruz Ro­ja aten­dió a cin­co per­so­nas que re­sul­ta­ron afec­ta­das por cri­sis ner­vio­sas, ya que las ca­sas es­tán una ala­me­da y pen­sa­ron que to­das se iban a que­mar.

“Bueno fue al­go que nos asus­tó mu­cho, no sa­bía­mos si es­ta­ban den­tro de la ca­sa o qué, era una de­ses­pe­ra­ción te­rri­ble”, di­jo Ni­dia Co­ne­jo, ve­ci­na del lu­gar.

Los lu­ga­re­ños con­si­de­ra­ron, al ver la Vir­gen in­tac­ta, que ese fue un aviso de que to­do es­ta­ría bien.

Las cau­sas del in­cen­dio es­tán en investigación ya que, se­gún ver­sio­nes pre­li­mi­na­res, hay sos­pe­chas de que pu­do ser pro­vo­ca­do.

SHIRLEY VÁSQUEZ

La vir­gen­ci­ta fue lo úni­co que no se que­mó en la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.