DE­TIE­NEN A CIN­CO PER­SO­NAS EN UPA­LA, IN­CLUI­DO UN PO­LI­CÍA

La Teja - - Sucesos - Ale­jan­dra.portuguez@la­te­ja.cr Una mu­jer Co­bra­ban ¢13 mil.

y su hi­ja di­ri­gían en Upa­la una red de ex­plo­ta­ción se­xual en la cual las víc­ti­mas eran ni­ca­ra­güen­ses que lle­ga­ban a Cos­ta Rica en­ga­ña­das con que tra­ba­ja­rían como sa­lo­ne­ras.

Así lo con­fir­mó Es­te­ban Oban­do, sub­di­rec­tor de la po­li­cía de Mi­gra­ción, lue­go de que es­te viernes en la no­che rea­li­za­ran un alla­na­mien­to jun­to a la fis­ca­lía, en el bar El Pino, en San­ta Cla­ra de Upa­la.

La ma­dre y la hi­ja son de ape­lli­dos Mar­tí­nez Laínez y Mu­ri­llo Mar­tí­nez y jun­to a ellas fue­ron de­te­ni­das otras tres per­so­nas de ape­lli­dos Pé­rez No­gue­ra, Ba­rrios Álvarez y Mon­to­ya Campos, es­te úl­ti­mo es po­li­cía.

Todos fi­gu­ran como sos­pe­cho- sos del de­li­to de tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual.

A la red le se­guían los pa­sos desde ha­cía seis meses, pe­ro has­ta aho­ra las au­to­ri­da­des con­si­guie­ron evi­den­cias para vin­cu­lar­la con el de­li­to.

Las au­to­ri­da­des afir­ma­ron que la mu­jer de ape­lli­do Mar­tí­nez era quien ad­mi­nis­tra­ba el bar, mien­tras­que­su hi­ja se en­car­ga­ba­de re­clu­tar a las mu­je­res con el en­ga­ño de una ofer­ta la­bo­ral para aten­der el bar.

“Cuan­do lle­ga­ban les qui­ta­ban el pa­sa­por­te y dos de los hom­bres las ame­na­za­ban con ar­mas de fue­go si in­ten­ta­ban es­ca­par”, ex­pli­có Oban­do.

Los hom­bres tam­bién se en­car­ga­ban de la cus­to­dia de las mu­je­res y lle­va­ban el con­trol del tiem­po que du­ra­ban con los clien­tes.

En­tre las fun­cio­nes de Ba­rrios es­ta­ba ocul­tar a las mu­je­res en zo­nas bos­co­sas cuan­do ha­bía ope­ra­ti­vos po­li­cia­les por­que ellas no te­nían do­cu­men­tos que les per­mi­tie­ran es­tar en el país.

En el bar res­ca­ta­ron a seis mu­je­res ni­ca­ra­güen­ses en­tre las cua­les ha­bía una me­nor de edad. A todas las man­te­nían en pé­si­mas con­di­cio­nes.

Las víc­ti­mas eran obli­ga­das a man­te­ner ac­ti­vi­da­des se­xua­les con los clien­tes, la red co­bra­ba ¢13 mil si la ac­ti­vi­dad se rea­li­za­ba den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to y ¢20 mil si el ser­vi­cio era afue­ra.

Para el alla­na­mien­to fue ne­ce­sa­rio con­tar con psi­có­lo­gos, per­so­nal del PA­NI y de la se­cre­ta­ría téc­ni­ca con­tra la tra­ta de per­so­nas para ayu­dar y pro­te­ger a las mu­je­res res­ca­ta­das.

Las au­to­ri­da­des afir­ma­ron que esta si­tua­ción se agra­va de­bi­do a que en­tre las afec­ta­das es­ta­ba una me­nor de edad. Por eso la pe­na a la que se ex­po­nen los sos­pe­cho­sos va de los 8 años has­ta los 16 años de pri­sión.

COR­TE­SÍA LA FIS­CA­LÍA

La red ope­ra­ba en el bar El Pino, en Upa­la, Ala­jue­la.

FIS­CA­LÍA

Las au­to­ri­da­des re­gis­tra­ron el bar y de­co­mi­sa­ron evi­den­cia im­por­tan­te que for­ta­le­ce la in­ves­ti­ga­ción.

MI­GRA­CIÓN

Las víc­ti­mas eran man­te­ni­das en con­di­cio­nes pé­si­mas.

MI­GRA­CIÓN

A las mu­je­res las traían a Cos­ta Rica me­dian­te el en­ga­ño de tra­ba­jar como sa­lo­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.