Más en­con­tro­na­zo que en­cuen­tro

12 DE OC­TU­BRE SIEM­BRE TIE­NE HE­REN­CIA PO­LÉ­MI­CA

La Teja - - Nacionales - KAREN FER­NÁN­DEZ karen.fer­nan­dez@la­te­ja.cr

Es­te 12 deoc­tu­bre se fes­te­ja un año más del lla­ma­do “en­cuen­tro de las cul­tu­ras”, que se dio con la lle­ga­da de Cris­tó­bal Co­lón, en 1492, a una is­li­ta que es­ta­ba al es­te de las ac­tua­les Baha­mas. Se di­ce que Co­lón la lla­mó San Salvador.

Ese fue el ini­cio de una lar­ga his­to­ria, que pa­sa por la lle­ga­da de Co­lón a nues­tras cos­tas ca­ri­be­ñas, en se­tiem­bre de 1502, y que da ini­cio a la con­quis­ta del te­rri­to­rio don­de ya vi­vían in­dí­ge­nas.

Esa con­quis­ta fue a la bra­va, es de­cir, por la fuer­za. Por eso hay quie­nes ha­blan de en­con­tro­na­zo o cho­que en vez de en­cuen­tro.

No hay información que per­mi­ta afir­mar que con Co­lón ve­nían es­cla­vos afri­ca­nos, pe­rohay do­cu­men­tos que sí de­jan ver que en­tre 1522 y 1523 sí ve­nían negros, pe­ro co­mo es­cla­vos, con el con­quis­ta­dor Gil Gon­zá­lez Dá­vi­la.

El his­to­ria­dor Vla­di­mir de la Cruz de­ta­lla que la ma­yor par­te de los negros to­ma­dos de Áfri­ca pa­ra es­cla­vi­zar­los ve­nían de las tie­rras que aho­ra se co­no­cen co­mo An­go­la, Daho­mey, To­go, Gui­nea, Ni­ge­ria, Se­ne­gal y Cos­ta de Oro.

“Ahí es don­de real­men­te se da el pri­mer en­cuen­tro de cul­tu­ras (afri­ca­na, in­dí­ge­na y eu­ro­pea). Con los es­pa­ño­les ve­nían negros por­tea­do­res, que les car­ga­ban los su­mi­nis­tros a los eu­ro­peos”, ex­pli­có el his­to­ria­dor cartaginés Fran­co Fer­nán­dez.

“No­so­tros con­vi­vi­mos con los negros des­de la fun­da­ción de Car­ta­go. Es im­por­tan­te re­cor­dar que en nues­tros ge­nes te­ne­mos un por­cen­ta­je bas­tan­te al­to de negros por­que no éra­mos una ciu­dad blan­ca”, ex­pli­có el his­to­ria­dor.

Arrin­co­na­dos. Fer­nán­dez re­cuer­da lo difícil que era la vi­da pa­ra los pri­me­ros negros que lle­ga­ron a Ti­qui­cia.

Eran es­cla­vos y los negros bo­za­les (traí­dos de Áfri­ca y que no en­ten­dían el es­pa­ñol, las cos­tum­bres y las ór­de­nes que se les da­ba) no eran con­si­de­ra­dos hu­ma­nos.

Con­for­me se iban mez­clan­do con las in­dí­ge­nas y los eu­ro­peos iban ad­qui­rien­do san­gre “blan­ca” o in­dí­ge­na y ya con­se­guían al­gu­nos de­re­chos.

La po­bla­ción se di­vi­día por cas­tas y ha­bía más de 16, se­gún el por­cen­ta­je de san­gre es­pa­ño­la que tu­vie­ran. Por ejem­plo, en los re­gis­tros se po­día en­con­trar negros man­din­ga, de Gha­na, se­gún la re­gión de la que pro­ve­nían.

“Us­ted no po­día cam­biar de cas- ta, con la que na­cía, con esa mis­ma mo­ría, no ha­bía po­si­bi­li­da­des de as­cen­der o des­cen­der de gra­do. En­tre más san­gre 'blan­ca' tu­vie­ra, más al­to es­ta­ba en la es­ca­la de cas­tas. La de los negros bo­za­les era la más ba­ja de to­das”, re­cuer­da don Fran­co.

Esa di­fe­ren­cia­ción se no­ta­ba en la zo­na don­de vi­vía. La más se­lec­ta era en los al­re­de­do­res de la pla­za Ma­yor (de Car­ta­go), don­de es­ta­ban los hi­dal­gos (los na­ci­dos en Es­pa­ña y que te­nían al­gún fa­vor por su par­ti­ci­pa­ción en la Con­quis­ta); con­for­me se iba avan­zan­do en las cua­dras se iba ba­jan­do la cas­ta. Al es­te se ubi­ca­ban los par­dos (negros li­bres) y al oes­te los in­dí­ge­nas. En am­bos ca­sos te­nían prohi­bi­do ir a la mi­sa del cen­tro.

Es­ta dis­cri­mi­na­ción se man­tu­vo has­ta fi­na­les del si­glo XVIII, cuan­do los negros em­pe­za­ron a irse a Gua­na­cas­te y a Es­pí­ri­tu San­to (hoy Es­par­za), don­de si­guió el en­cuen­tro con otros pue­blos.

RAFAEL PA­CHE­CO

Ca­da 12 de oc­tu­bre, los es­tu­dian­tes de las es­cue­las y co­le­gios con­me­mo­ran lo ocu­rri­do en 1492.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.